Embassytown, de China Miéville

Embassytown by China Miéville

“We speak now or I do, and others do. You’ve never spoken before. You will. You’ll be able to say how the city is a pit and a hill and a standard and an animal that hunts and a vessel on the sea and the sea and how we are fish in it, not like the man who swims weekly with fish but the fish with which he swims, the water, the pool. I love you, you light me, warm me, you are suns.
You have never spoken before.”

Me ha llevado bastante escribir esta reseña y aún en el momento de sentarme a escribirla no tengo del todo claro como enfocarla. Si que os puedo decir que este ha sido uno de los libros leídos en 2011 que más me ha gustado y, sin duda, es mi candidato preferido de cara a los Premios Hugo 2012 (aunque tampoco me importaría que ganase el Among Others de Jo Walton). En lo que a mi respecta, la incursión de China Miéville en la ciencia ficción representa un éxito rotundo y le confirma como un escritor contemporáneo de género fantástico a seguir. Vamos a por esa reseña.

Después de un inicio relativamente arduo y opaco que exige cierto grado de persistencia y de fe en que el autor sabe lo que tiene entre manos, Embassytown se convierte en una novela de ciencia ficción perfecta a la que no le se ver ningún defecto. Es probable, mejor decirlo ya, que se trate de uno de esos libros que solo se pueden amar u odiar, sin términos medios (aunque visto desde la distancia el desconcierto puede ser una tercera opción).

El libro transcurre en Arieka, un planeta situado al límite del cosmos conocido y habitado sobretodo por los Ariekei, una especie muy hermética y extraordinariamente dotada para la tecnología (business, business…). En Arieka solo existe una ciudad (Embassytown) preparada para la supervivencia de los humanos, que además es el único lugar del universo en el que existen los Embajadores, humanos modificados con el objetivo de hablar el lenguaje Arieka y comunicarse con la especie dominante del planeta. El único lugar, esto es, hasta que se publica esta novela y… y no quiero hablar más del argumento.

La narradora del libro es Avice Benner Cho, una de las pocas habitantes de Embassytown que ha tenido la oportunidad de visitar otros planetas gracias a su condición de Immerser (navegante del Immer, una especie de subrealidad de difícil navegación que en el universo propuesto por Miéville hace las veces de hiperespacio). Es un personaje que tiende a la indolencia y su resistencia a convertirse en protagonista dificulta un poco empatizar con ella, aunque las circunstancias la meten de lleno (de una forma más literal de lo que quiero expresar aqui para respetar la sensación de maravilla que supone ir desentrañando la madeja de esta historia) en el meollo de la cultura Arieka y no le quedará más remedio que convertirse en nuestra embajadora en el mundo alienígena de Miéville a lo largo de una aventura que reflexiona acerca del lenguaje y de como este influye sobre nosotros y sobre nuestra percepción del mundo.

El libro no está libre de problemas pero estos se acumulan en su primer tercio. El enfoque que tiene Miéville de la literatura fantástica parece ser la inmersión total, sin paracaídas, consejos ni guía de viajes, y eso convierte el primer tramo de la novela en un ejercicio de aprendizaje un tanto arduo que nos exige la asimilación de un nuevo vocabulario y de las normas de comportamiento de una sociedad realmente… extraña. Es un inicio interesante pero poco motivador a lo largo del cual el lector empieza a plantearse la posibilidad de que el libro no esté a la altura de las expectativas y es justo en ese momento en que el impulso de leer flaquea cuando la novela despliega sus alas y nos arrastra a un vuelo de la imaginación que no querremos que termine. Este esfuerzo inicial proporciona el bagaje necesario para embarcar al lector en un nudo y un desenlace de la novela que me parecen magistrales y dignos de contarse entre las mejores páginas que ha proporcionado el genero. ¿Que qué es ciencia ficción, Embassytown? Ciencia ficción eres tuuuuuuuuu…

La atmosfera y la ambientación de la novela son muy característicos de su autor, que no en vano está considerado como uno de los adalides del new weird. Su estilo es barroco y organicista y las imágenes que evoca parecen salidas de la obra de H.R. Giger. Miéville es un estilista con un gran dominio del lenguaje y de las riendas de una imaginación portentosa, que se deleita en lo extraño y en la manipulación de la percepción del mundo. En la práctica eso le convierte en un escritor exigente que tiende a la inaccesibilidad. Su prosa es inteligente y sin concesiones, pero puede resultar irritante si no se entra en su dinámica. No menos importante, la obra de Miéville (y Embassytown especialmente) rebosa ideas sugerentes e imaginativas, y este es una característica menos frecuente de lo que sería de suponer en un género como la ciencia ficción, descrita tantas veces como una “literatura de ideas”. La propuesta que hace China Miéville en Embassytown es tan cautivadora como la de los clásicos más transgresores del género y su calidad literaria es superior a muchos de ellos.

Mi opinión de China Miéville, de quien he leído Perdido Street Station y sus tres últimos libros (The City and The City, Kraken, Embassytown), no puede ser mejor. Le considero, con diferencia, el escritor vivo de ciencia ficción más prometedor y es al que sigo con mayor interés. Ninguna de sus obras que conozco está libre de problemas pero todas ellas merecen contarse entre las mejores novelas del género en sentido amplio y, de hecho, a menudo lo trascienden. El hecho de que casi ninguna de sus novelas se haya traducido al español suscita mi más absoluta estupefacción. Es posible que Embassytown sea su mejor novela hasta la fecha y no puedo sino animaros a leerla. Fue uno de mis libros preferidos en 2011 y es mi candidato ganador para los Hugo 2012.

Matrícula de Honor.

 

Edición reseñada

Embassytown
China Miéville
Macmillan (6 de mayo de 2011)
Versión Kindle

[Una versión en catalán de esta reseña apareció originalmente en la Biblioteca de Ilium en Tumblr. El motivo por el que la vuelvo a publicar traducida es su nominación en los premios Hugo 2012]

P.D. En el blog Pat’s Fantasy Hotlist se publicó una reseña con una visión diametralmente opuesta a la mía, por bien que compartimos algunas apreciaciones. Pat defencía una valoración global negativa y la idea de que la parte realmente interesante de la novela se encuentra en el primer tercio. Aunque está en inglés, la enlazo a título de curiosidad y para proporcionar un punto de vista diferente.

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , , , ,

15 thoughts on “Embassytown, de China Miéville

  1. Tamara dice:

    Muy interesante reseña!! Yo lo tengo pendiente, lo compré hace siglos y aún no he podido ponerme con él. Un amigo que no lee literatura de género, pero al que le he pasado City and the City y Embassytown, opina que China pincha en los diálogos. Para mí su punto fuerte es la generosidad con la que apunta ideas muy locas en cada página, aunque no tenga tiempo en la historia de desarrollarlas. Mi favorito es ‘La Cicatriz’ 🙂

    • qdony dice:

      Hola Tamara, bienvenida!

      Es posible que pinche en los diálogos… aunque la verdad es que no me ha llamado la atención en ninguno de esos dos libros. De hecho, The City and The City me parece un libro muy legible y muy, muy curioso. Estoy seguro de que Embassytown te gustará, ya me dirás. ¿Has leído Kraken? Como combinación de weird y fantasía urbana es difícilmente superable. No es el mejor de sus libros pero le tengo un cariño inmenso.

      Me apunto lo de “La Cicatriz”. De hecho, de los que tengo pendientes por leer de Miéville es el que más me llamaba la atención. A ver si lo hago caer rápido 🙂

      ¡Nos leemos!

      • Muy buena reseña, y comparto también la recomendación de La Cicatriz.

      • alberto dice:

        La ciudad y la ciudad es una novela curiosa y original, tan original que el autor no supo cómo concluirla…. Casi prefiero leer cosas más tipicas y mejor terminadas, porque está claro que la originalidad en la literatura fantástica de ciencia- ficción o de fantasía de los últimos años se cobra su precio….. Si tengo que destacar alguna tengo que decir que La chica mecánica de Bacigalupi es la mejor novela de ciencia-ficcion de este siglo, porque aunque no es original pero si sabe sacarle provecho a todos sus detalles, e incluso el autor sabe cómo desarrollar y terminar la historia de manera que parezca original….

        • qdony dice:

          Hola Alberto,

          bienvenido al blog y gracias por comentar.

          Estoy de acuerdo en que en La Ciudad y La Ciudad tropieza un poco en el desenlace, cosa que por otra parte le pasa a veces a Méville, por lo que he leído suyo. A pesar de todo, para mi el balance es tremendamente positivo. De todas formas, para mi hay veces en las que la explicación de determinadas cosas es lo de menos. En La Ciudad y La Ciudad me pasa eso: me da absolutamente igual el porqué aparecieron las ciudades. Lo tomo como metáfora de un tipo de atención selectiva muy frecuente en nuestra sociedad y me parece suficiente. Te diré más: a veces explicarlo todo es un error (otras no). Vaya, que para mi el tropiezo al final no es tanto que no sepa acabarla (creo que sí sabe) como que el desenlace no está a la altura del planteamiento. La naturaleza de la especulación, en este libro, va por otro lado. Me gustan los cabos sueltos porque la vida los tiene. Y para mi The City&The City no es cifi, es fantasía.

          En cuanto a La Chica Mecánica (perdona que mezcle los comentarios) estoy de acuerdo, sino en que es LA mejor novela de cifi del siglo (que lleva poco de vida), si que en que es una de ellas, y en una posición de honor. Personalmente me parece que Embassytown es mejor en todos los sentidos, por más que no estoy seguro de si a ti te parecerá bien concluida (¡y por favor no dejes de pasarte a comentar que te ha parecido!).

          • Alberto dice:

            Estoy deseando leer Embassytown pero aquí en España para que traduzcan una novela interesante del género es casi cuestión de milagro. Los editores cada vez se arriesgan menos y continúan con su mentalidad de rebaño. Un buen ejemplo son las novelas de Canción de hielo y fuego, la saga fantástica más sobrevalorada de la historia junto con El señor de los anillos, cuyo autor ya se ha decidido a escribir siete partes… Todo para ganar más dinero, y lo único que consiguen es devaluar la calidad de la historia, que ya en un principio no tenía mucho nivel… Con esto quiero decir que, seguramente esperaremos mucho tiempo antes de que traduzcan Embassytown, y eso si la traducen, porque el año pasado el premio Hugo nos demostró por segundo año consecutivo cómo galardonar novelas que nos quieren hacer creer que son de ciencia-ficción o de fantasía y luego resulta que no… Que ganara Entre extraños de Jo Walton me pareció cómico, ridículo, de absoluta vergüenza, cuando estoy seguro que la novela de China Mieville no sólo es infinitamente mejor, sino que además se sabe que es de ciencia-ficción mientras que la de Jo Walton, no se sabe lo que es…. pero estos de los premios Hugo cada vez van más a lo suyo y cada vez se alejan más de aquello que es su objetivo implícito: galardonar novelas del género….

          • qdony dice:

            Hola Alberto,

            gracias por tu comentario. Lo cierto es que discrepo contigo en algunos puntos, pero vamos por partes:

            No tengo claro que los editores cada vez se arriesguen menos, aunque está claro que la saga de la Canción de Hielo y Fuego no es un buen ejemplo para defenderlo. Lo cierto es que cualquier editor necesita poder publicar bombazos si quiere arriesgarse con otros títulos, porque los títulos arriesgados, casi por definición, venden poco. Esto es intuición, ojo. Lo de la decisión de GRRM de escribir siete partes, por lo que sé fue una decisión tomada antes del éxito masivo de la saga. Estoy seguro de que se le fue de las manos, consideró que necesitaba más espacio para explicar la historia y mira, resulta que arrasó en el mercado. Mejor para él, aunque estoy seguro de que la serie ahora ya se le atraganta (y se nota un poco). ¿Sobrevalorada? Tal vez, aunque sí significó una manera diferente de enfocar la fantasía épica y su importancia (no me refiero exactamentea su calidad) está fuera de toda duda. A mi me gusta mucho la saga, aunque no creo que sea la obra maestra que algunos dicen. Es notable, sin embargo. ¿El Señor de los Anillos? Hombre, tienes que situarte en el momento en el que fue escrito. Probablemente haya sido superado, aunque en su género lo cierto es que no lo tengo tan claro.

            Tu comentario a los premios Hugo (“estos de los premios Hugo cada vez van más a lo suyo”, etc, etc) creo que parte de un planteamiento equivocado, pues los premios Hugo son un premio popular, sin jurado. Todo el proceso, desde la selección de finalistas hasta la votación de ganadores, se produce por votación de cualquiera que se inscriba (Muy bien explicado aqui y en otras entradas de Sense of Wonder. Es decir: es un premio de popularidad que por su naturaleza no puede tener agenda oculta. Ni siquiera puede equivocarse, pues no vota las “mejores” obras sino las “más populares”. Y no de ciencia ficción, sino de literatura fantástica en general. Es fácil interpretarlo a la inversa, sin embargo, y yo también tiendo a hacerlo. ¿Es “Entre Extraños” una novela de género? Para mí sí, o tal vez no… juega con una ambigüedad que hace difícil responder a esa pregunta. Yo voté en los Hugo del año pasado y volveré a hacerlo este año. Mi primera opción fue Embassytown (creo que era la mejor novela y que se convertirá en un clásico), pero diría que mi segunda opción fue, precisamente, Entre Extraños (creo que no me equivoco). Creo que es una novela sobre el género que tiene que estar necesariamente dentro de él. Puede leerse como novela de género o como novela de otro tipo, pero no puede sacarse. Y que caramba, es una magnífica novela. Fuí el primer sorprendido de que ganara, pero el hecho de que tantos lectores fueran capaces de votar como novela más popular una obra de sus características me hizo pensar que el fandom, como colectivo, era más sofisticado de lo que podía esperarse. Ya te digo, creo que Embassytown es mejor novela, pero me consta que no es muy popular, con lo cual era complicado que se llevara un Hugo. Siento que no te gustara Entre Extraños, de verdad. Yo creo que es una pequeña obra de arte (por razones literarias que para mi tienen mucho valor) y también se convertirá en un clásico. Por el blog corre mi reseña de la novela de antes de que recibiera el premio. Por cierto, vale que luego ha sido muy premiada pero en el momento que salió Entre Extraños es un ejemplo paradigmático de novela de género arriesgada. Es un desafío para los lectores.

            Embassytown: una maravilla (aunque no le guste a Christopher Priest…), sin duda. Diría… que no es imposible que salga en español, ni que vaya a tardar mucho, pero ahí sí que hablo de rumores y es fácil que me equivoque. Lo que está claro es que es una de mis novelas preferidas de ciencia ficción.

            ¡Gracias de nuevo por comentar!

  2. alberto dice:

    Yo he leído hace poco la ciudad y la ciudad y aunque no me disgustó del todo, pienso que Mieville fue un poco cobarde y conservador al no resolver dos de las incógnitas más importantes, que son el porqué y el origen de las dos ciudades juntas y en qué consistían los artefactos que se encontraban en las excavaciones y para qué servían. Creo sinceramente que cualquier escritor puede atreverse a plantearte en sus novelas ideas diferentes pero si luego no las resuelves en mi opinión no tiene ningún mérito especial. Lo puede hacer cualquiera.

  3. alberto dice:

    Yo sólo espero que Embassytown cuando la traduzcan y tenga la oportunidad de leerla sea realmente tan redonda como dicen y que no pinche al final de la novela y que al menos las cosas importantes de la novela las resuelva….. Estoy un poco cansado de leer novelas de ciencia-ficción en las que se especula mucho pero no se resuelve casi nada…. y eso es un insulto al lector que se gasta entre quince y veinte euros en adquririrla…. Pienso que ningún autor debería escribir algo que no sepa cómo terminarlo….. Ya le ocurrió a David Brin con Marea estelar, qué decepcionante, y a otros muchos que tienen mucha imaginación para abrir vertientes pero no para cerrarlas.

  4. […] me gustaría hacerlo por primera vez con este libro del que tantas cosas buenas he leído [1], [2] , tanto en blogs tan reputados como los anteriores como en conversaciones en Twitter bajo uno de […]

  5. […] me gustaría hacerlo por primera vez con este libro del que tantas cosas buenas he leído [1], [2] , tanto en blogs tan reputados como los anteriores como en conversaciones en Twitter bajo uno de […]

  6. […] sujeto de estudio inmejorable para este capítulo. Además de poder leer mi reseña de Embassytown aquí, también ha sido publicado recientemente, traducido al español, en la nueva colección de […]

  7. […] De Miquel Codony en La Biblioteca de Illium […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *