Iris, de Edmundo Paz Soldán: buena ciencia ficción indid

«Estaba parada sobre una fosa común. Todo Iris era una fosa común. El planeta entero una fosa común.»

iris

El pasado viernes tuve el privilegio de mantener una larga e interesante conversación telefónica con Edmundo Paz Soldán, autor (entre otras) de la novela de ciencia ficción Iris, publicada por Alfaguara. De esa conversación ha surgido una entrevista que tengo muchas ganas de compartir con vosotros, pero prefiero esperar hasta mañana y sacar antes la reseña. La novela me ha parecido fascinante, arriesgada y uno de los mejores títulos de ciencia ficción que he leído últimamente, en el idioma que sea.

Si sois lectores de este blog ya habréis notado que no soy muy amigo de escribir sinopsis. ¿Para qué, si sale en la contraportada y en cualquier ficha en internet? En Iris lo importante es el entorno, la isla que da título al libro gobernada de forma dictatorial por una corporación interesada en los recursos mineros de la zona. En un momento indeterminado del pasado, la zona fue atacada con algún tipo de arma química que afectó a la población y obligó a crear una zona de cuarentena que aísla de facto a los irisinos y a los soldados (shanz en la novela) allí enviados para controlar la actividad de un movimiento insurgente cada vez más activo.

La novela, en definitiva, tiene un mensaje crítico hacia el imperialismo y el colonialismo, pero huye de respuestas simplistas y se muestra más interesada en explorar la cuestión que en denunciarla. Uno de los reflejos de este espíritu de cronista es, tal vez, la decisión de centrarse —si bien con una excepción notable— en el punto de vista de los colonizadores antes que en el de los colonizados, algo consistente con la fuente de inspiración de la novela. Es una novela, pues, con intención, pero planteada con suficiente amplitud de miras como para no eclipsar otros aspectos, más relacionados con la forma que con la trama, que la convierten en una obra memorable y una aportación relevante a la ciencia ficción en español.

Los aspectos de la novela que más me han llamado la atención, y espero saber explicarme, son el virtuosismo de su prosa y su capacidad para trabajar entre líneas. De hecho, intuyo que lo que hace de Iris una buena novela de ciencia ficción es más cómo utiliza el lenguaje que el hecho de recurrir a imágenes y convenciones del género o a una ambientación futurista. Si el lector se mete en la historia y en la psicología de los personajes es a través del español aderezado que inventa su autor, que recuerda al spanglish pero bebe de varias otras fuentes, y del preciso retorcimiento al que Paz Soldán somete a sintaxis y gramática. En la entrevista tendréis ocasión de leer cómo el autor pretendía escribir desde una posición de visceralidad y, ciertamente, es difícil negarle a la historia su intensidad; pero eso no quiere decir que el texto no sea estilísticamente meticuloso y riguroso. No me atrevo a aventurar si es un texto fruto de muchas reescrituras o nacido de la intuición, pero sí a admirar su fluidez y su ritmo bajo unas condiciones que pocos escritores hubieran sabido llevar a buen puerto. Vale más un ejemplo que mil palabras, y este lo he extraído del dossier de prensa con el que se ha promocionado la novela:

«Habíamos notado que cada vez sabíamos menos de lo que ocurría Afuera. Que siempre había excusas pa que las conexiones no fueran fáciles. Que por eso ya no llamábamos tanto. Que a veces recibíamos noticias con meses de atraso. Q’esas noticias eran como la luz que llegaba de las estrellas. Una luz ocurrida mucho tiempo atrás. Que neste momento algún conocido moría mas no podíamos emocionarnos deso hasta que lo supiéramos mucho tiempo después, si llegábamos a saberlo. Vivíamos nun permanente desfase. Por eso era mejor preocuparse de lo que teníamos al frente. De Reynolds y sus instintos asesinos. De Prith y sus boxelders. De Lazarte y su nuevo evangelio. De Gibson y su decepción. No era fácil, vivir.»

Y otro, anterior:

«Había swits legales y swits prohibidos. Los swits podían convertir un lonche aburrido con los amigos nun delirio. Un psicopicnic. Algunos mejoraban el ánimo y nos hacían sentir en paz, mas ésos nos quitaban el espíritu luchador y los jefes no querían que nos excediéramos con ellos. Otros nos volvían incansables y agresivos, dotaban los músculos duna fuerza que no solían tener. Energía pura, una bomba nel cerebro, subían subían chas chas bum y bajaban tan rápido como habían subido.»

En estos fragmentos se pueden ver algunos de los elementos más aparentes de la prosa de Paz Soldán —la oralidad, los neologismos, las onomatopeyas, los préstamos lingüísticos— y otros más sutiles, como el ritmo, la elegancia o la diferente forma de hablar de los distintos personajes o, incluso, como cambia a medida que estos evolucionan. Es un lenguaje que me parece brillante y, por si solo, ya me habría hecho disfrutar del libro. Pero tiene mucho más, claro. La novela está construida en base a cinco secciones con personalidades diferentes, vinculadas entre si mediante determinados personajes y acontecimientos. Entre todas, la trama se va desarrollando de una forma más bien indirecta y, como he apuntado antes, entre líneas. Paz Soldán sabe jugar muy bien con el punto de vista y crear un mosaico narrativo que saca partido de elementos del folklore latinoamericano,especialmente del folklore minero. En ese sentido es una novela muy antropológica y con rasgos formales que la emparentan con la Nueva Ola. Eso podría ser malo… pero no lo es… y ya que nos encontramos frente a una novela que abunda en neologismos, voy a recurrir a uno y diré que Iris rezuma cienciaficcionalidad por todas sus páginas. De hecho, y eso es algo que no siempre ocurre, en este libro la ciencia ficción se encuentra al servicio de la historia y no al revés.

Alguna vez, hablando del libro con amigos, me he referido a él como “elusivo” y “recursivo”. Es elusivo porque tiende marcadamente a la despersonalización, incluso en las secciones en las que el personaje protagonista es claro —en una de ellas, una de mis favoritas, se nos oculta con efecto deslumbrante quien es el narrador en primera persona—, todo en la narración tiende a reflejar los problemas de los personajes para ubicarse en su entorno. Paz Soldán recurre a varios recursos para lograrlo, desde el uso extraño del lenguaje hasta el papel que desempeña el uso de sustancias psicotrópicas diversas a lo largo de la novela. Al final, lo que logra con ello es, de alguna manera, convertir su historia en un texto universal que  sirve de lente deformante a través de la cual explorar nuestra realidad. Combinado con la fluidez de su lenguaje, la lectura se convierte en una experiencia inmersiva muy peculiar. Parte de ello se debe a la “recursividad”, el uso de una paleta limitada de palabras y conceptos que se repiten constantemente a modo de motivos, algo que siempre me hace pensar en mi apreciado Vonnegut, pero la otra parte viene de la habilidad del autor para ponernos en la piel de sus personajes.

¿Qué puedo decir? A mi me ha entusiasmado, pero pienso que puede ser uno de esos libros que o se ama o se odia, con pocos puntos intermedios. Lo cierto es que la trama es lo de menos o, mejor dicho, el autor se muestra más interesado en explorar situaciones y crear un espacio narrativo que en desarrollar un argumento convencional, y eso es algo que tal vez aleje a algunos lectores. También es cierto que, estando lejos de ser árido, el texto no se caracteriza por su sencillez y requiere un esfuerzo por parte del lector, tanto de imaginación como de extrapolación de lo que oculta entre líneas. El esfuerzo vale la pena. Aquellos de vosotros que os dejéis introducir en el mundo de Iris, que en muchos sentidos es el nuestro, descubriréis una de las novelas de la temporada.

Recordad: mañana podréis encontrar aquí la entrevista al autor.

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , , ,

10 thoughts on “Iris, de Edmundo Paz Soldán: buena ciencia ficción indid

  1. Hey Miquel
    interesante obra nos presentas; he disfrutado la entrada. Un saludo y a esperar la entrevista.

  2. Sergio dice:

    Me fijé en el libro cuando salió hace tres o cuatro semanas, pero no me llamó nada la atención. Ahora, después de leer esta reseña, ya no sé qué decirte. Me tendré que replantear si al final me lo leo.

    • qdony dice:

      ¡Hola Sergio!

      Pues mira, como ya doy a entender en la reseña, se trata de un libro del que me cuesta mucho predecir si va o no a gustar. Yo te diría que le des una oportunidad, que si entras en él te va a entusiasmar. Y si no… declino toda responsabilidad 😉

  3. Saruman dice:

    He leido la novela y a pesar de ser un aficionado a la ciencia ficción no me gustó nada. Es un pastiche de referencias del cine y literatura de ciencia ficción que no engancha. se hace difícil de leer y no por el lenguaje inventado, que se entiende enseguida, sino por la forma de construir la historia o quizás por la falta de esta. Tiene algunas buenas ideas, pero solo son esos, retazos dentro de una historia aburrida llena de topicazos. Lo intenté pero me costó mucho acabarla y eso lo dice todo.

    • qdony dice:

      Hola Saruman,

      Antes que nada, muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.

      En cuanto a lo que explicas, ya digo en alguna parte de la reseña que sospecho que se trata de un libro que o se ama o se odia. Tu valoración me lleva a pensar que no iba muy desencaminado 🙂

      Estoy de acuerdo en que “historia” no es lo que más tiene, sin embargo sí que desarrolla un tema y lo explora de una forma que, para mí, es interesante y virtuosa. No veo tanto ese pastiche al aire te refieres y no estoy de acuerdo con la acusación de los topicazos, sobre todo porque me parece que el esfuerzo por reconstruir, desde fuera o desde dentro, la psicología de la personajes se aleja de lo fácil y esta lleno de sutileza y áreas grises.

      Pero sí, no eres el primer buen lector que me dice cosas así de Iris.

  4. July Aspur dice:

    Me ha gustado la reseña y por los comentarios, no sé cual de los extremos caeré, si me animo a leerla.

    • qdony dice:

      Pues no dejes de dejar tu comentario explicando tu impresión final. Yo creo que vale la pena leerlo.

      ¡Un abrazo y gracias por la visita!

  5. jorge dice:

    Muy bueno, imaginar las escenas, las tramas, las emociones que describe, leer esta obra te lleva a explorar un mundo casi desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *