Broken Monsters, de Lauren Beukes: decadente y vital

“Shakespeare would have it wrong these days. It’s not the world that’s the stage – it’s social media, where you’re trying to put on a show. The rest of your life is rehearsals, prepping in the wings to be fabulous online”

broken monstersÚltimamente he tenido la suerte de disfrutar con muchos de los libros que he leído, pero si tuviera que destacar uno por encima de todos ellos sería Broken Monsters, de Lauren Beukes. Mi libro del verano.

Si The Shining Girls (Las Luminosas) me gustó (y lo hizo), Broken Monsters me ha parecido una mejora sustancial en casi cualquier aspecto. Hablo de mejora porque BM supone un paso más en la línea iniciada con TSG: novela negra o thriller con un elemento fantástico —mejor implementado, en este caso—, más cercano al terror que a la ciencia ficción. A parte de haber perfeccionado su estilo y de haber escrito una historia más compacta, tengo la sensación de que BM es mejor novela, en parte, porque prescinde de una voluntad de convertirse en bestseller que, en cierta manera, lastraba a TSG. Sospecho que era esa voluntad la que hacía que la novela se sometiera a una serie de convenciones —sobre todo a la historia de amor, cursi y postiza, entre dos de sus personajes principales— que le impedían alcanzar todo su potencial, sin poner en cuestión el  memorable resultado final del libro. No sé, es perfectamente posible que todo esto sea una paja mental del que esto escribe, pero en retrospectiva parece que Beukes hubiera asimilado todo lo que aprendió escribiendo TSG y hubiera dicho “venga va, ahora en serio”. Y le ha salido bien.

A riesgo de escribir una reseña descompensada, prefiero reconocer de antemano que no se me ocurre nada negativo que decir de la novela. No tocaría ni una coma. Tengo una idea de lo que creo que persigue Beukes con el libro y me parece que el resultado es, simplemente, perfecto. Pocas veces he podido decir algo así en La Biblioteca referido a libros de actualidad. En definitiva, Broken Monsters da de lleno en mi sweet spot.

Beukes elige una estructura con múltiples puntos de vista y utiliza un narrador en tercera persona, en presente y estilo indirecto libre, focalizado en el protagonista del arco argumental correspondiente. Con ello construye una historia urbana en la que es tan importante el argumento como la exploración de temas que realiza en torno al mismo y que me resisto a llamar secundarios: desde el conflicto generacional entre una madre —policía, divorciada— y su hija adolescente —magnífica y atípica nerd empollona alejada del tópico del friki inseguro— hasta la pornografía infantil, pasando por el efecto de la gentrification (¿aburguesamiento?) del paisaje urbano sobre la sociedad o el modo en que la redes sociales (“What hope does he have?”, nos dicen de un periodista fracasado que intenta triunfar en el mundo del 2.0, “The world is condensing, attention spans narrowing to tiny screens, and there are people who are wittier and smarter, who know how to write for those nanospaces. He wants to sink into despair, but the cocaine won’t let him”) ha modificado nuestra forma de interaccionar con el mundo. El resultado es un libro con muchas facetas al que Beukes le da una solidez y una fluidez que combina a la perfección el tono de reportaje —herencia, supongo, de los antecedentes periodísticos de la autora— con el puro gozo, por más que sea perverso, de la mejor narrativa de ficción. Durante la lectura pensé que el tono de BM me recordaba un poco al de True Detective, pero ahora creo que la comparación más adecuada sería con The Wire.

¿Y quienes son los monstruos rotos del título? Hay una respuesta evidente, más o menos literal e inmediata y, por tanto, poco interesante. Pero también hay una respuesta menos evidente que remite a las heridas emocionales, a veces autoinfligidas, de los distintos personajes que van a ir apareciendo por la novela. Aunque la autora nunca oculta la simpatía o antipatía que siente por sus creaciones, lo cierto es que nadie en el libro está libre de defectos y de la capacidad de ser cruel. Desde Layla la adolescente hasta Clayton el artista alienado, el elenco de Beukes representa el abanico de la posibilidad de resiliencia de las personas y, de hecho, de las ciudades: Beukes consigue reflejar en la geografía de su Detroit literario una extraña combinación de decadencia y viveza, casi convirtiéndolo en la metáfora de la conciencia colectiva de la sociedad urbana moderna.

En el aspecto formal, además de la prosa elegante y potente —¿cómo describirla mejor? Me traiciona la ignorancia—, me ha entusiasmado el uso de las elipsis y la alternancia entre puntos de vista para construir una estructura “en espiral” en la que los acontecimientos se aceleran vertiginosamente a medida que se aproxima el desenlace. Si al principio de la historia (la parte externa de la espiral) se prioriza la exploración de los personajes, la ciudad y las primeras claves del misterio central, con grandes elipsis entre capítulos, conforme nos acercamos al clímax se reduce el tiempo entre capítulos y cobra importancia —lógico, por otra parte— la historia principal. La imagen mental que ni podía ni  puedo apartar de mi cabeza cuando pienso en la estructura y el ritmo del libro, para dejar claro que no soy un poeta, es la del desagüe por el que se vacía el agua de una bañera. Toma ya.

Y luego está el tratamiento del componente fantástico en la novela, que navega en un territorio a caballo entre la novela negra y el terror. No quiero entrar en muchos detalles porque me parece que, en este caso, la incertidumbre es una fuente de placer en una primera lectura y no quiero robársela a nadie, pero sí diré que está planteado con gracia y con una integración mucho mejor ejecutada que en TSG. En parte es por esto por lo que he empezado diciendo que, después de leer BM, TSG podría leerse como ensayo previo. BM apela a un público amplio y juega con habilidad con los protocolos de lectura del (de los) género (géneros).

Se trata de una novela sofisticada de una autora sofisticada con una voz propia muy interesante. Queda mucho por decir, pero sólo añadiré que la recomiendo, sin reservas.

 

Booktrailer

 

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , , , ,

2 thoughts on “Broken Monsters, de Lauren Beukes: decadente y vital

  1. Hola Miquel, leyendo la reseña de los mejores libros de género de 2014 he llegado hasta esta recomendación, que me ha parecido especialmente interesante. Así que he enviado el fragmento de prueba a mi Kindle, a ver qué tal. No conocía a esta autora y siempre es interesante darle una oportunidad a las nuevas voces, sobre todo si la reseña la pone así de bien. Felicidades por el post y ya te contaré qué me ha parecido. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *