Lexicon, de Max Barry: El Sistema Operativo de la Mente

lexicon_usa_hb_big¿Habéis leído “El Predicador”, de Garth Ennis y Steve Dillon? Tremendo cómic. En él Jesse Custer, el predicador que da título a la serie, es parasitado por una entidad de naturaleza divina que le otorga el don de hablar con La Voz de Dios: con ella, su autoridad es absoluta y resulta imposible desobedecer sus deseos. A una premisa similar, sin los aspectos religiosos y con un planteamiento más cercano al thriller y a la ciencia ficción que a la fantasía urbana gamberra de Ennis y Dillon, recurre Max Barry en “Lexicon”, donde también se detectan trazas de historia secreta o novela de conspiraciones. Es una propuesta un tanto fallida pero interesante y creo que puede interesar tanto a lectores familiarizados con el género fantástico como a otros no especialmente interesados en él. Yo la he disfrutado de principio a fin, pero resulta imposible pasar por alto algunas aristas importantes que, para mi, impiden que se aleje de la convencionalidad: el forzamiento de ciertas casualidades necesarias, la aparente violación de algunas de sus propias reglas —por más que se pueda justificar con pequeño ejercicio de gimnasia mental— y la incapacidad del autor para evitar la confusión en la relativamente compleja estructura de la novela. A pesar de estos problemas es una novela original, emocionante, bien planteada e incluso escrita con cierta voluntad de estilo. Me ha gustado lo que hace Max Barry y sin duda leeré “Jennifer Government”, la otra novela suya que me llama la atención. Tanto esta como “Lexicon” han sido publicadas en castellano (“Jennifer Gobierno” por la editorial Tropismos y “Lexicón” dentro de la colección Nova de Ediciones B).

 

“Words aren’t just sounds or shapes. They’re meaning. That’s what language is: a protocol for transferring meaning. When you learn English, you train your brain to react in a particular way to particular sounds. As it turns out, the protocol can be hacked.”

 

“—Las palabras no son solo sonidos o formas. Son significado. Eso es lo que es el lenguaje: un protocolo para transferir significado. Cuando aprendes inglés, entrenas tu cerebro para que reaccione de un modo particular a sonidos particulares. Eso demuestra que el protocolo puede ser saboteado.”

 

lexicon_uk_hb_bigBarry propone la existencia de una organización mundial capaz de usar el lenguaje para acceder al “sistema operativo” de la mente y conseguir el control de la voluntad de las personas. Se trata, sugiere la novela, de una evolución natural de los brujos y brujas de la Edad Media, organizados para sobrevivir a los desmanes de la inquisición y habiendo alcanzado un grado de eficiencia muy alto gracias al dominio de la neurociencia y las tecnologías de la información. Esta organización, cuyos miembros (“Poetas”) viven bajo una disciplina mental y emocional absoluta, es uno principal atractivos del libro. El otro, para mí, tiene más que ver con una cuestión de fondo: cómo todos los personajes pueden ser considerados narradores (es una forma de hablar, en el fondo la figura del narrador es prácticamente inexistente) no fiables (“unreliable narrators”) porque siempre existe la posibilidad de que hayan sido manipulados (“comprometidos”, en el lenguaje de la novela) sin saberlo. Algún atisbo de eso hay, pero me parece que el interés de Barry y su habilidad como narrador van por otro lado. Se conforma, por decirlo de alguna manera, con recurrir a un macguffin y escribir un thriller a su alrededor. Aúnque le salga bien, también le resta originalidad.

Más allá del mundo inventado por el autor, ese mundo contemporáneo con una historia secreta subyacente en la que el inconsciente colectivo está controlado por una conspiración de brujos venidos a más, Barry recurre a un artificio formal para aumentar el interés, o la intriga, de su novela: introducir y mezclar varias líneas temporales. El recurso funciona pero a menudo es efectista (que es una forma políticamente correcta de decir “tramposo”), muchas veces confuso, plagado de casualidades, y pierde fuerza cuando, con más de media novela por delante, se adivina hacia donde se dirige la historia. A pesar de ello, convertir la novela en un puzzle me parece un acierto.

Los protagonistas de la novela, aunque existe al menos un personaje secundario potente, son Emily y Wil. Es difícil hablar de ellos sin entrar de lleno en el terreno del spoiler, por lo que me limitaré a destacar cómo el proceso de aprendizaje de Emily sirve para presentarnos el mundo de los Poetas. En esto, a poco que seas culturalmente disperso, es difícil no pensar en la Escuela Charles Xavier para Jóvenes Talentos, Hogwarts o la escuela de adiestramiento a la que acudió el pobre Ender Wiggins. Eso, pero en versión light. De nuevo, el apresuramiento perjudica a la construcción del personaje haciéndole dar unos saltos un tanto forzados en su adquisición de habilidades, pero al mismo tiempo convierte a Emily en un personaje ambiguo y uno de los más carismáticos del libro.

Ya lo veis, es una novela de claroscuros. En la valoración final me sale un resultado positivo: es un libro con lo que pasarlo bien, pero no creo que nadie lo vaya a incluir en su lista de libros que llevarse a una isla desierta. Hay que reconocer, eso sí, que el subtexto de denuncia o advertencia (¡desconfía de los medios de comunicación!) le da cierto valor añadido al libro, aunque no parezca esta intención su principal meta.

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , , , , ,

4 thoughts on “Lexicon, de Max Barry: El Sistema Operativo de la Mente

  1. Carlex dice:

    Interesante, creo que voy a añadirlo a mis lecturas pendientes.

    ¡Gracias!

  2. Jean Mallart dice:

    Ya me avisó un amigo de que era un technothriller conspiranoico a la moda, bastante ramplón, sobre todo comparado con “Jennifer Gobierno”, con la que no tiene nada que ver ni en estilo ni en intenciones ni en resultados, por lo que me cuentan. Mi consejo es que no afrontes la lectura de “Jennifer Gobierno” con esta en mente; olvídala e imagínate que el autor es otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *