Los mejores libros de género de 2014 (según gente que sabe y un servidor, que sabe menos pero manda en el blog)

Ahora que acabamos el año se lleva eso de hacer los rankings personales, algo que me parece poco interesante y, aún peor, ABURRIDO. Yo he preferido elegir a un elenco de ilustres blogueros y, por aquello de la discriminación positiva, a un par de escritores —todos ellos comparten la desgracia de tenerme como amigo— y les he pedido que recomienden un, y solo un, libro de género publicado en 2014. El mejor según ellos. Y como el blog es mío también me he permitido opinar porque es sabido que me gusta más opinar que a un tonto un lápiz… La lista ha salido más bien ecléctica, cómo esperaba, y aunque es difícil que alguien se adhiera a su totalidad, tengo claro que hay algo para cada uno. Algunos de los libros están en inglés, otros son traducciones, otros escritos originalmente en castellano, y a nivel temático presentan una variedad notable. Me parece, de verdad, que vale la pena echarle un vistazo al resultado como ejemplo de la calidad y la diversidad que puede ofrecer la literatura fantástica en sentido amplio.

¡Y que se acercan Reyes, caramba!

Sin más preámbulos: La Lista.


Alexander Páez (Donde Acaba el Infinito y videopodcaster en The Spoiler Club)

jagannath nevskyEs complicado escoger una lectura que destaque sobre el resto, cada libro tiene una peculiaridad que lo convierte en imprescindible, y quizá esa cualidad no la tienen los demás. De las obras publicadas durante el 2014 he leído novelas fantásticas como Aniquilación de Vandermeer, Broken Monsters de Lauren Beukes, Tejedora de Nina Allan o Jagannath de Karin Tidbeck. ¿Qué tienen en común estas obras? Aparenetemente, poco. Pasamos del weird a la novela negra con toques fantásticos. Los matices son muchos. Además siempre se nos quedan novelas en el tintero que podrían estar perfectamente en este post como Legión y El Alma del Emperador de Sanderson, Arcana Mundi de Elizabeth Bear o El ciclo de Xuya de Aliette de Bodard. Por lo tanto decidir uno sobre el resto es ser injusto, pues estaría escogiendo unas cualidades sobre otras, cuando personalmente me interesan todas ellas. Pero como Miquel me ha pedido una y solo una probablemente diré Jagannath por diferentes motivos: sus ideas transgresoras, su originalidad y atrevimiento, su impresionante prosa, su sentido de la maravilla y sobre todo, ese despertar a otros mundos que proporciona la lectura de los relatos de Tidbeck y creo que todavía estamos por ver lo mejor de esta autora.

(Aquí tenéis el enlace a la reseña de Jagannath que hizo Álex y, ya que el blog es mío, a la que hice yo. También os invito a ver el episodio que le dedicamos en The Spoiler Club).


Leticia Lara (Fantástica Ficción y Los VerdHugos)

abyssNo me ha sido fácil decidir cuál es el mejor libro publicado en el 2014 dentro del género. En primer lugar, por que me he dado cuenta de que no he leído apenas novedades este año. Y en segundo lugar, porque hay varios libros que me han parecido muy buenos. Sin embargo, al final mi especial afinidad con la space opera ha inclinado la balanza hacia The Abyss Beyond Dreams, de Peter F. Hamilton. Con un primer capítulo sencillamente espectacular y una trama de intrigas políticas entremezcladas con un lugar donde las leyes físicas no se cumplen, el autor británico nos brinda una lectura entretenidísima que no se resiente por su gran extensión. Si hubiera que buscar una pega, sería que falta por salir la segunda parte que completará la historia.


Pedro Román (Leemaslibros y Los VerdHugos)

musicaLa lista de títulos entre los que elegir es, en mi caso, bastante limitada. Este 2014 apenas he leído novedades; quince, si Goodreads no está mal informado. Sin embargo, de entre todas ellas tengo claro cuál destacar: La música del silencio, de Patrick Rothfuss. Un libro corto y sencillo en el que no sucede nada. No existe una trama enrevesada ni un ejército de personajes. Tan sólo pisa la escena una niña, cuya única preocupación estriba en hallar un regalo para su amigo Kvothe.

Palpita en esta historia un enorme amor por la palabra exacta, pero, sobre todo, rebosa de la despreocupación infinita de quien, sin nada que demostrar, puede dedicar su talento y esfuerzo a lo que le convence, a escribir lo que verdaderamente le apetece, sin guardar consideraciones acerca de la comercialidad del texto o su volumen de ventas. Lo que sucede es que, por poco comercial que se pretenda, un autor tan popular arrastra mareas: si son ciertas las cifras que he leído en los últimos días, los editores de Rothfuss han de preocuparse más por la velocidad de reedición que por las pérdidas.

Los seguidores de Kvothe, por nuestra parte, no tenemos que preocuparnos de nada: quien abra La música del silencio —un «spin-off» que se escinde de los volúmenes de la crónica del asesino de reyes, muy diferente a éstos—, quien lea, reitero, esta narración limpia y algo barroca, se encontrará como en su propia casa. Y tanto en estas fechas como el resto del año, creo que ése es el mejor regalo que un libro puede conceder.


Elías Combarro (Sense of Wonder y Los VerdHugos)

3bodyproblemNo creo que sorprenda a nadie que mi libro favorito del año sea The Three-Body Problem, de Liu Cixin. El autor chino ya me había conquistado con sus relatos, pero es que la trilogía que se inicia con esta novela es, simplemente, sublime.

The Three-Body Problem tiene todos los elementos que me hacen ser un enamorado de la ciencia ficción por encima de cualquier otro género: especulación del más alto nivel, ideas que hacen que te explote la cabeza y sentido de la maravilla a raudales. Todo ello en una trama con un primer contacto que se sale de lo habitual, con mundos virtuales que Neal Stephenson habría matado por imaginar y con muchos e interesantes elementos de la historia y cultura chinas.

En este sentido, es interesante apreciar la mezcla entre una notable influencia de la ciencia ficción americana de la edad de oro (nombres como Asimov o Clarke se vienen a la mente en más de una ocasión al leer a Liu Cixin) con una sensibilidad y unas preocupaciones claramente diferentes. A ello ayuda mucho la excelente traducción de Ken Liu, que consigue hacer sumamente accesibles tanto la historia como muchas referencias culturales que podrían resultarnos ajenas.

El estilo de Liu Cixin, muy en la tradición de los escritores de CF hard, puede que no sea del gusto de todos los paladares, pero quien aprecie la buena ciencia ficción de ideas va a disfrutar como nunca. Yo, desde luego, lo he hecho.


Josep Maria Oriol (El Voracilector y Los VerdHugos)

amanliesdreamingMi elección de entre las novedades de este 2014, es la novela de Lavie Tidhar, A Man Lies Dreaming. Hitler nunca ha llegado al poder en Alemania. Los comunistas se hicieron con el control de la nación y él salió por piernas y se ha instalado en Inglaterra como detective privado de tercera, con el nombre de Wolf. Una ucronía en la que Hitler continúa siendo un antisemita acérrimo que se ve obligado a trabajar para una mujer judía.

A partir de esta premisa, Tidhar construye una estructura precisa, que nos permite disfrutar de la ucronía hitleriana, sin dejar de proporcionarnos una perspectiva de lo que fue el holocausto real. Homenajeando a las novelas negras americanas de Raymond Chandler, con un humor negro retorcido y mucha perversión sexual, Tidhar reflexiona sobre la situación actual en Europa. El auge de los movimientos populistas anti-inmigración en Hungría, Grecia y otros países europeos. Una situación parecida a la que tenía la Alemania de los años 30.

Y esto es lo que me gusta de la ciencia ficción, que a través de sus obras te permite reflexionar sobre la situación actual del mundo.


Cristina Jurado (Escritora y Más Ficción que Ciencia)

14manerasEn 14 maneras de describir la lluvia de Daniel Pérez Navarro los elementos ciencia-ficcioneros desaparecen para dar mayor protagonismo al terror y a la fantasía. La novela toma prestado el nombre de la obra homónima del compositor austríaco Hanns Eisler, demostrando la vena mitómana de Pérez Navarro. La prosa de Pérez Navarro está mucho más depurada que en Mobymelville, contando pesadillas, crímenes o acciones cotidianas con las palabras justas. “Mínimo de palabras, máximo de contenido son las dos reglas básicas”, dice el cordobés. Se nota, además que ha logrado mayor soltura en los diálogos, consiguiendo dotar de una voz propia a los personajes juveniles, aunque los adultos sigan a veces sonando demasiado parecido, para mi gusto. Es muy complicado dar una voz distintiva a cada uno, lo sé, se trata de una de las labores más difíciles del oficio, pero en lo que se refiere a los jóvenes, Pérez Navarro lo consigue.


Félix Garcia (El Almohadón de Plumas)

Ana kai tangataHace falta ser malaje (como diría Jesús Cañadas) para que a uno le pidan que recomiende un libro y acabe recomendando uno que no sólo no está traducido al español, sino que por no tener, no tiene ni versión electrónica. Lo que sí tiene es edición en tapa dura y bellamante ilustrada, a cargo de Fedogan and Bremer, que pueden adquirir ustedes en Amazon a un precio no precisamente barato. Naturalmente, tengo buenas razones para proceder así.

Es corriente afirmar que la literatura extraña (del inglés WEIRD) vive un momento dulce, lo que habitualmente se vincula con el creciente interés por Lovecraft, el éxito internacional de la trilogía Southern Reach de VanderMeer e, incluso, la aparición en nuestro idioma de la mano de la editorial Valdemar de obras de autores emblemáticos como Caitlín Kiernan, Thomas Ligotti y Laird Barron.

Ana Kai Tangata, cuyo título remite a un sistema de cuevas de la isla de Pascua y no a algún abstruso concepto japonés, como se podría sospechar, es el debut de Scott Nicolay, y representa como ninguna otra  este zeitgeist del que estamos hablando. Ninguna otra ha suscitado tanto entusiasmo en blogs y foros especializados, diría polémica, incluso, de no ser que, con la excepción de S.T. Joshi, todo el mundo parece estar de acuerdo sobre las excelencias del producto. No es para menos. El volumen se abre con Alligators una alucinante y traviesa versión con dientes del Genius Loci de Clack Ashton Smith y se cierra con Tuckahoe que ofrece a los fans de True Detective aquello que creyeron intuir en su serie favorita, pero que luego Pizzolato se negó a proporcionarles. Entre una cosa y otra, pueden ustedes encontrar maravillas como “The bad outer space”, donde tira del arriesgado recurso al narrador infantil, Eyes Exhange Bank, o mi pieza favorita, Geschäfte, de la que no diré nada porque no quiero y, seguramente, porque no sé.

El propio Nicolay ha aclarado los presupuestos básicos de esta estética en su propio manifiesto dogma, y en esta colección se ciñe a estas limitaciones autoimpuestas con espectaculares resultados… excepto en la nouvelle final, donde se las salta casi todas  para obtener resultados aún más demoledores.


Yolanda Espiñeira (Escritora y El Almohadón de Plumas)

newmyndMe pide Miquel que recomiende un libro No resulta tarea fácil hablar de él, pero la novela de género que más me gustó este año fue New Mynd de Colectivo Juan de Madre. No es una novela orientada al fandom –esa entelequia múltiple a la que nadie, ni siquiera los organizadores de hispacones admiten pertenecer-; pero, a veces a todos conviene salir de nuestra zona de confort. El novum que actúa como premisa es el de los universos paralalelos, a los que se puede acceder a partir de un sencillo implante. Es decir, nada que no hayamos visto cien veces. Lo nuevo son el tratamiento estructural por el lado de la posmodernidad, las múltiples referencias culturales por parte del costumbrismo hipster, y, sobre todo, – y esto ya no os lo puedo referir- es el efecto que consiguen todos estos elementos modificándose unos a otros de tal forma que el efecto emocional sobre el lector es notable.


Jesús Cañadas (Escritor y videopodcaster en The Spoiler Club)

ritoCuando escribes ficción, llega un punto en el que eres incapaz de disfrutar de una historia porque sí. No puedes simplemente sentarte en el sofá, abrir un libro y pasar páginas. Una vocecita en la trastienda de tu cabeza empieza a darle vueltas a las ideas, a diseccionar frases y párrafos, a hacerse preguntas, a decir “qué hijo de puta, ¿cómo lo ha hecho?” “¿Cómo ha conseguido transmitirme esta sensación?” “¿Por qué ha elegido este camino y no otro?” “¿Qué pasaría si yo hago lo mismo pero cambio este detalle?” “¿En qué momento me he enamorado de este personaje?”

A veces es un coñazo no poder desconectar, pero yo prefiero tomármelo como otro nivel de lectura. Disfruto los libros por su historia, por su estilo o porque me hacen crecer como autor. Porque me enseñan.

En 2014 ha habido tres libros que han alcanzado altas cotas en los tres niveles. Uno es El Mapa del Caos, de Félix Palma. El segundo es La ciudad y la ciudad, de China Mieville, que no se ha publicado este año, pero me da igual. Aquí no quiero dejar pasar la oportunidad de alabar la labor de Silvia Schettin, cuya traducción tiene una naturalidad y un ritmo que te hacen pensar – como todos los grandes – lo fácil que debe de ser traducir.

Pero número uno se lo lleva Laird Barron y El Rito. Hacía años que una novela no me clavaba imágenes y frases en el cerebro con tanta intensidad. El Rito es un recital, una clase magistral de cómo se escribe terror a fuego lento. Muchas veces he dicho que no conozco mejor definición de magia que la capacidad de provocar sentimientos en otra persona a través del tiempo y del espacio usando “solo” palabras. En este sentido Laird Barron se revela como un mago de primera clase. Barron planta semillas a lo largo de una narración que parece anodina, una trama que avanza a ralentí para explotarte en la cara en el momento que a él le sale de los cojones. Los dos últimos párrafos del libro son el equivalente a un martillazo en medio de la frente, y encima consiguen que esa vocecita en la trastienda de tu cabeza reconozca cómo te la ha ido colando poco a poco, cómo te ha ido moldeando hasta tenerte en el estado mental justo para aterrorizarte con apenas cien palabras. Si eso no es magia, yo no sé qué es.

Así que, sin la menor duda, el mejor libro de género que he leído este año ha sido El Rito. Mi enhorabuena a Laird Barron y a la Editorial Valdemar. Qué hijos de puta.


Miquel Codony (Yo. Mismamente)

broken monstersYo estoy un poco como Alexander y me cuesta mucho decidir un único libro. Dándole vueltas, y haciendo la misma trampa que Álex, mis finalistas son el Broken Monsters de Lauren Beukes (reseña aquí), el El Libro de Ivo de Juan Cuadra (reseña aquí), el A Man Lies Dreaming de Lavie Tidhar (reseña aquí), el Bête de Adam Roberts (reseña próximamente) y el Iris de Edmundo Paz Soldán (reseña aquí y The Spoiler Club aquí). Todas ellas son magníficas novelas por razones distintas, pero mi ganadora es… Broken Monsters, de Lauren Beukes. Me entusiasma su entrada gradual en el terreno de lo fantástico y cómo combina la ambición literaria con la comercialidad, sin renunciar absolutamente a nada en ninguno de los dos terrenos. El ámbito al que más se acerca es el terror y llega a él desde el terreno adyacente del thriller. Tiene estilo, tiene atmósfera, tiene grandes personajes, tiene reportaje social, tiene historia… es, teniendo en cuenta lo que consigue en relación a lo que se propone, simplemente perfecta. Si con Las Luminosas me sedujo, con Broken Monsters Beukes me ha deslumbrado. Lamentablemente sigue sin traducir al español, pero el esfuerzo de disfrutarla en su versión original merece la pena.

 

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , ,

One thought on “Los mejores libros de género de 2014 (según gente que sabe y un servidor, que sabe menos pero manda en el blog)

  1. […] The abyss beyond dreams, como ya recomendé en La Biblioteca de Ilium. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *