The House of Shattered Wings, de Aliette de Bodard

[Con esta reseña inauguro una nueva etapa del blog con la idea de prevenir su fallecimiento por inanición. Es posible que recupere la dinámica anterior, pero este año va a ser complicado y prefiero dar salida a reseñas breves e impresionistas que guardar en el cajón de las cosas no hechas las reseñas más elaboradas y extensas que he venido escribiendo hasta ahora (“Elaboradas” en relación con el tiempo que me lleva escribirlas, no en su calidad o falta de ella). Muchos ya conocéis mis gustos y esto pretende ser algo informal, así que voy a saltar directamente a conclusiones sin argumentar especialmente. Estaré encantado de explicarme en los comentarios, por supuesto. A ver cómo sale esto…]

Sinopsis

A superb murder mystery, on an epic scale, set against the fall out – literally – of a war in Heaven.

Paris has survived the Great Houses War – just. Its streets are lined with haunted ruins, Notre-Dame is a burnt-out shell, and the Seine runs black with ashes and rubble. Yet life continues among the wreckage. The citizens continue to live, love, fight and survive in their war-torn city, and The Great Houses still vie for dominion over the once grand capital.

House Silverspires, previously the leader of those power games, lies in disarray. Its magic is ailing; its founder, Morningstar, has been missing for decades; and now something from the shadows stalks its people inside their very own walls.

Within the House, three very different people must come together: a naive but powerful Fallen, a alchemist with a self-destructive addiction, and a resentful young man wielding spells from the Far East. They may be Silverspires’ salvation. They may be the architects of its last, irreversible fall…

Opinión

House of shattered wingsTengo sensaciones contradictorias con este libro, la verdad, y no puedo calificarlo de éxito absoluto. Por un lado, y más vale comenzar por esto, lo he leído muy a gusto y con ganas. Solo en su tramo final ha decaído algo mi interés, pero en cualquier caso creo que pasa la prueba del algodón e incluso me deja con ganas de leer su eventual secuela (que la habrá). No es poco. Las cosas que hace bien —muy bien, en realidad— son construir un mundo y evocar una atmósfera: el París post-apocalíptico poblado por Casas lideradas por ángeles caídos enfrentados entre sí es alucinante y puede dar mucho de sí… aunque no termine de hacerlo en este primer libro, centrado en una historia a la que el traje le viene grande.

Es un libro lento, muy basado en las conversaciones entre personajes, y eso condiciona la forma de leerlo, pero no puedo decir que me moleste o haga que me guste menos. Mis reparos tienen más que ver con cierto estancamiento progresivo de la trama y un componente de gratuidad que, sospecho, se reducirá progresivamente en posteriores entregas. Es un aporte significativo a la fantasía urbana “adulta”, un libro muy imaginativo y, me parece, muy personal. Es posible que gane con la relectura.

Me ha interesado mucho el contraste entre sistemas de creencias (sistemas mágicos, en la práctica) que propone De Bodard, e incluso creo que es un aspecto concreto al que le sienta bien la ambigüedad y la tendencia a dejar cabos sueltos. En ese sentido es un buen ejemplo de algo que a menudo hace la fantasía urbana: sacar partido del “equipaje” que arrastran las mitologías en las que basa sus historias. En este caso, folklore angelical y oriental. Algunos de mis pasajes favoritos tienen que ver con ese contraste.

Siempre me ha parecido un error valorar, en una novela, aquello que no está. Es algo que veo en muchas reseñas y creo que es una costumbre que dice más del que reseña que de lo reseñado, pero voy a ceder a la tentación. La propuesta de de Bodard recuerda en algunos casos un sistema feudal transpuesto a un entorno urbano, con unos poderosos (aunque en decadencia) con autoridad absoluta sobre la población “vulgar”. Pues bien: me hubiera encantado saber más de ese vulgo o del ecosistema social de ese París inventado.

Lo he puntuado con tres puntos sobre cinco porque creo que su ambición formal, o estética, está mucho mejor satisfecha que la argumental.

Descarga este artículo como un epub

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *