Tag Archives: 4 estrellas

Reseña-entrevista de Cenital, de Emilio Bueso: el caleidoscopio del fin de los días

Uno de los libros de ciencia ficción española de los que más he oído hablar últimamente ha sido Cenital, la novela postapocalíptica de Emilio Bueso y la primera novela que leo del autor. No será la última. Lo he devorado en poco más de dos días y me hace mucha ilusión reseñarlo, más ahora que ha ganado el Premio Celsius 2012 en La Semana Negra de Gijón. Tiene virtudes, defectos, y todo aquello que me hace disfrutar cuando me siento a escribir una reseña. En este caso, además, la ilusión es doble porque Emilio Bueso ha accedido a responder algunas preguntas sobre el libro, así que más que una reseña esto es una entrevista/reseña. A ver cómo sale. Ya adelanto que mi reseña tiende claramente a lo positivo pero parece que los astros se han confabulado y Pedro, a.k.a Leemaslibros, ha sacado al mismo tiempo una reseña que parece un reflejo especular negativo de la mía. Podéis leer aquí. Qué puedo decir… él se equivoca y yo no 😉

Cenital

La premisa de Cenital es tan sencilla como aterradora: en 2014 se agotan las reservas de combustibles fósiles del mundo y con ello se derrumba de forma catastrófica el dominio de la cultura humana sobre el planeta. Es aterradora por la proximidad del fin, por la intensidad del planteamiento de Bueso y por el barniz de verosimilitud que consigue darle al sembrar el texto de referencias a autores y documentos, publicados en nuestra realidad, que ya hoy predicen un fin muy similar al de la novela. Me parece que “conspiranoico” describe bien el tono de Cenital, por más que Bueso confiese no compartir esa manera de ver la realidad:

Yo no creo en las teorías de la conspiración. Entre otras cosas porque si lo del cenit del petróleo fuera una de ellas a mí no me habrían permitido acercarme a una tercera edición de Cenital.

Yo, personalmente, y aunque haga entre poco y nada para prepararme, creo que Cenital habla de una crisis que acabará por llegar… aunque espero que las consecuencias sean algo menos dramáticas, o mucho menos, que en la novela. Bueso, ante la pregunta de si cree que estamos cerca de la situación que describe en Cenital, nos dice:

Las existencias de hidrocarburos disponibles son un activo estratégico para todos y cada uno de los principales exportadores. Hablo de países como Irán  Venezuela, Rusia, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos… Unos estados criminales y/o criminalizados, nada transparentes, a menudo considerados como poco democráticos y cuya solvencia y fuentes de financiación a futuros dependen de las reservas declaradas.

Con todo resulta imposible saber cuánto petróleo queda a ciencia cierta, incluso para los hombres más poderosos del mundo. Algunos analistas dicen que ya casi no queda petróleo barato, que tanto secretismo es en parte debido a que la mayor parte de los pozos han superado su cénit de producción. Y el hecho parece ser que los principales yacimientos, como Campo Ghawar, que es de donde ARAMCO obtiene el 65% de sus exportaciones, están ya más secos que un Martini.

Continue reading

Tagged , , ,

Her Fingers, by Tamara Romero. A New Weird novel

(Disclaimer: English is my second language, so I want to apologize in advance for any possible mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I’d really appreciate it.)

The New Weird – A Controversial Label

The New Weird is an odd trend among speculative fiction genres. As it’s often the case with subgenres -fortunately, if you ask me-, it’s almost impossible to come up with a perfect definition that allows the unambiguous classification of a given story. As I understand it, the concept of genre -and please, feel free to add as many subs- as you want- serves little purpose beyond that of allowing to group a set of aesthetic, thematic or formal concerns that may contribute, more or less deliberately, to the interpretation of a particular work in a context populated with several other works that, allegedly, share something with it. I agree with China Miéville when he states about genre that “a label is only a tool, and only as useful as its ability to generate debate and assist understanding”. When dogmatically adhered to, those values linked to the genre labels are damaging to a work in as much a degree as thoughtlessly is the author conforming to them. Nobody receives more help from labels than those in charge of arranging the shelves in the libraries or programming recommendation algorithms for online retailers. That is not to say that the concepts of genre and subgenre are meaningless, but that the unquestioned application of their parameters leads to the stagnation of the imagination and to the riskless conservatism so often observed in mainstream fantastika.

The Etched City

The New Weird has been charged, in fact, with a certain degree of vagueness and with claiming for itself peculiarities that were not really its invention nor belong exclusively to it. It’s advocates claim that its origins go back to pulp fiction authors such as H.P. Lovecraft and Clark Ashton Smith, while the consolidation of its aesthetic values owe much to Michael Moorcock’s New Worlds magazine, but even that has been called into question by its detractors. When M. John Harrison, who has himself been considered a New Weird author by other parties, posed his questions, controversy arose:

«The New Weird. Who does it? What is it? Is it even anything? Is it even New? Is it, as some think, not only a better slogan than The Next Wave, but also incalculably more fun to do? Should we just call it Pick’n’Mix instead?»

M. John Harrison, April 29, 2003

While Tim Maughan discredited the genre in one fell swoop:

«The only problem with The Weird is that nobody actually knows what the fuck it is, apart from perhaps a handful of writers and critics who don’t want their more literary colleagues to think they like sci-fi.»

-Tim Maughan, July 30, 2012

What, then, is The New Weird according to its advocates? In the introduction to the anthology The New Weird, its coeditors Jeff and Ann Vandermeer proposed the following definition:

 «Type of urban, secondary-world fiction that subverts the romanticized ideas about place found in traditional fantasy, largely by choosing realistic, complex real-world models as the jumping-off point for creation of settings that may combine elements of both science fiction and fantasy.»

-The New Weird, Tachyon Publications, 2008

Steph Swainton, author of The Year of the War, considered one of the main texts of the New Weird, answered Harrison’s questions by describing this subgenre as being “vivid”, “clever”, “eclectic”, “secular, and very politically informed”. More important, she declared that:

 “Its most important theme [is] detail. The details are jewel-bright, hallucinatory, carefully described…These details…are what makes New Weird worlds so much like ours, as recognizable and as well-described. It is visual, and every scene is packed with baroque detail”

Steph Swainston, April 29, 2003

pse These definitions are sort of vague, indeed, but the truth is that when I think back to those few New Weird key novels I have read, like China Miéville’s Perdido Street Station, K.J. Bishop’s The Etched City or the aforementioned anthology The New Weird, I can’t help to perceive how they share a baroque aesthetic and some values that, in turn, are reflected at different levels, from the excessive nature of their texts to their twisted characters or an effort to distort scenarios and scenes that sometimes gets to oust the plot as key element of the narrative. Self-declared New Weird authors (very active in their defense of the subgenre) share a taste for the grotesque, provocation and a willingness to incite political or social reflection. That may not be new; it may not be weirder that a multitude of previous or contemporary works; it may be an unnecessary label (more so than others? More so than cyberpunk? Space opera? Zombie genre!?) as posturing as arrogant when claiming merits whose invention lays elsewhere. Be that as it may, it is hard to argue that behind the New Weird a real movement exists with a sufficiently grounded tradition as to unite around it a clique of authors with highly fertile imaginations who, challenged by the conventionalism of mainstream fantastika, are producing a body of work which would be a mistake to ignore. One of the last additions to this group comes from Barcelona, Spain: Tamara Romero and her novel Her Fingers.

Her Fingers, by Tamara Romero. A review

Her Fingers With its scant sixty pages, Her Fingers endeavors to stretch the constraints imposed by its brevity by densely packing so many good ideas as to pay tribute to the fertility of the imagination of its author. Such richness of imagination is both the main virtue and the main risk of the text, that manages not to drown in shallowness by adopting a non-linear approach to world building, a perfect control of its pace and a touch of social criticism that greatly benefit the novel. In the pages of Her Fingers metaphors abound dealing with gender issues, the disintegration of personality caused by drugs, a denunciation of state control over the individual and a warning of the risks of acritically accepting labels and giving up control over the own life. While its length hinders the ability of the novel of exploring in depth some of the questions it raises, which perhaps are excessive in number given its shortness. Romero, though, is successful in using the weird as an echo chamber that elicits situations that remind us of our world and increase the relevance of the text without the need to go into precise details, such as those adolescents hinted at in the novel that use cybernetic implants as a form of rebellion against their parents, who, in turn, pay for their tattoos in a hollow attempt to quell their wish for transgression. While several passages in Her Fingers can be read as a sort of manifesto of the New Weird or a defense of the love of the strange for its own sake, none of the elements in the narrative is gratuitous; all of them serving a story that tastes like a nightmare and leads to a dazzling awakening.

I would love to read a novel by Tamara Romero with more room to leisurely develop her ideas, her premises and her characters. Her Fingers works like a charm because her author manages to turn its brevity to virtue and has the skill to chose wise shortcuts to resolve her ambitious world building. I have no qualms about anything the story shows, but I long for all the things it doesn’t unfold. This book, incidentally, was originally written in Spanish and then translated to English by the author herself. I can’t help attributing some lack of fluidity to that, but it’s a really minor issue and it may rather be in the eye of this beholder than in the text itself.

This is a highly recommended novel and I strongly suspect that Her Fingers is not the last that we will hear from her.

[Tamara Romero was kind enough to send me a Review Copy of Her Finger. I thank her this opportunity to get acquainted with her work]
Tagged , , , ,

Her Fingers, de Tamara Romero. Una novela New Weird

El New Weird, un subgénero polémico

El new weird es una corriente peculiar dentro de la literatura fantástica. Como todos los subgéneros (afortunadamente, en mi opinión), resulta casi imposible adjudicarle una definición estanca que permita clasificar clasificar, sin lugar a dudas, un relato determinado dentro de esa categoría. Tal y como yo lo entiendo, el concepto de género (añadidle los subs- que queráis) sirve para poco más que para agrupar un conjunto de inquietudes estéticas, temáticas o formales  que, de forma más o menos explícita, o incluso más o menos consciente por parte del autor, ayudan a interpretar una obra concreta en el contexto de otras con las que comparte ese algo a partir del cual se define la etiqueta. Estoy de acuerdo con China Miéville, uno de los autores insignia del new weird, cuando hablando del concepto de género afirma que “una etiqueta no es más que una herramienta, y solo es útil en la medida que hace posible el debate y facilita la comprensión”. Una adhesión acrítica de la propia obra a una serie de valores de este tipo es tanto más negativa cuanto más seriamente se la tome el escritor y a nadie ayuda tanto como a los encargados de las estanterías de las librerías o a sus algoritmos de recomendaciones. Eso quiere decir que el concepto de género/subgénero no está desprovisto de significado, pero una utilización dogmática de sus parámetros conlleva, entre otros, el peligro del estancamiento de la imaginación y el conservadurismo tan frecuente en la literatura fantástica más mainstream.

The Etched City

Al new weird (no me consta que exista una traducción consensuada de la etiqueta y rechazo con horror la traducción literal «nuevo extraño». Antes me quedaría con el “nuevo chungo” propuesto solo medio en broma en los círculos tuiteros que frecuento) se le ha acusado, precisamente, de cierta indefinición de sus características y de atribuirse unas particularidades que ni ha inventado ni son exclusivas suyas. Incluso su origen, que según los defensores de la etiqueta se remonta a autores pulp como H.P. Lovecraft o Clark Ashton Smith como precursores y tuvo como padrino a Michael Moorcock con su revista New Worlds como plataforma a través de la cual se consolidaron sus valores estéticos, ha sido puesto en duda por sus detractores. En su momento, las dudas de M. John Harrison, un autor frecuentemente considerado New Weird, dieron pie a un gran debate:

«El New Weird. ¿Quién lo escribe? ¿Qué es? ¿Existe de verdad? ¿Es siquiera nuevo? ¿Es, como sugieren algunos, no solo un eslogan mejor que «La Nueva Ola» sino algo incalculablemente más divertido de escribir? ¿No sería mejor referirnos a él como Surtido Variado?»

M. John Harrison, 29 de abril de 2003

 Mientras que Tim Maughan lo descartaba de un contundente plumazo en un artículo reciente:

 «El único problema que tiene el Weird es que nadie sabe qué cojones es en realidad, aparte, tal vez, de un puñado de escritores y críticos que no quieren que sus colegas más literarios piensen que les gusta la ci-fi.»

-Tim Maughan, 12 de diciembre de 2012

 ¿Qué es el New Weird, entonces, para sus principales defensores? En la introducción a la antología The New Weird, coeditada por Jeff y Ann Vandermeer, se propone la siguiente definición:

 «Un tipo de ficción urbana, situada en un mundo secundaria, que subvierte los escenarios idealizados habituales en la fantasía tradicional, especialmente eligiendo modelos realistas y complejos basados en el mundo real como puntos de partida para la creación de escenarios que pueden combinar elementos característicos tanto de la ciencia ficción como de la fantasía».

– The New Weird, Tachyon Publications, 2008

 Antes, Steph Swainston, autora de The Year of the War (El Año de Nuestra Guerra, Bibliopolis 2004), considerado uno de los textos centrales del New Weird, trató de responder a Harrison refiriéndose a este subgénero como un “avance maravilloso de la fantasía literaria”, al que describió com “vívido”, “inteligente”, “ecléctico”, “laico y con fuertes connotaciones políticas”. Más importante, afirmó que:

 “Su tema principal es el detalle. Los destalles brillan como joyas, son alucinatorios, descritos meticulosamente… son estos detalles… los que hacen que los mundos del New Weird se parezcan tanto a los nuestros, que sean tan reconocibles y estén tan bien descritos. Es visual, y cada escena está empaquetada con detalles barrocos”

Steph Swainston, 29 de abril de 2003

pseCiertamente, como definiciones son algo vagas pero si pienso en las pocas obras fundacionales del New Weird que he leído, como Perdido Street Station (La Estación de la Calle Perdido, La Factoría de Ideas 2000) de China Miéville, The Etched City (La Ciudad del Grabado, Bibliopolis 2003) de K.J. Bishop, o la ya mencionada antología The New Weird, me caben pocas dudas de que todas ellas comparten una estética barroca y unos valores comunes que se reflejan en varios niveles, tanto en los excesos del texto como en lo retorcido de sus personajes y en unos esfuerzos por distorsionar escenarios y situaciones que pueden llegar a desplazar la trama como elemento principal de la narración. Si algo une a los autores que declaran (y suelen ser activistas al respecto) su adhesión al New Weird es su gusto por lo grotesco, la provocación y su voluntad de demoler (quizás ignorar sea más adecuado) las barreras entre los géneros y provocar una reflexión o reacción política. Tal vez no sea nuevo; tal vez no sea más extraño que multitud de otras obras anteriores o paralelas; tal vez sea una etiqueta innecesaria (¿más que otras? ¿Más que ciberpunk? ¿Space opera? ¿¡Género Z!?) y que se atribuye con tanta pose como arrogancia unos méritos cuya invención no le corresponden. Es difícil, sin embargo, discutir que detrás del New Weird existe un movimiento real con una tradición suficientemente amplia como para reunir a su alrededor a una serie de autores de imaginación fértil que están produciendo, en respuesta al adocenamiento del género fantástico más comercial, un conjunto de obras a las que sería un error no prestar atención. Una de las últimas adiciones a este grupo es la barcelonesa Tamara Romero con su primera novela: Her Fingers.

Reseña de Her Fingers, de Tamara Romero

Her FingersCon sesenta páginas escasas, Her Fingers tensa al máximo los límites que le impone su brevedad al empaquetar densamente una cantidad de ideas que son un homenaje a la imaginación fértil de su autora. Esta riqueza imaginativa es a la vez la mayor virtud y el principal problema del texto, que solo gracias a su enfoque no lineal de la construcción del mundo, al ritmo de la narración y a su voluntad de crítica social evita ahogarse en la superficialidad. En las páginas repletas de metáforas de Her Fingers puede encontrarse una crítica a la lucha entre sexos, una descripción de la destrucción de la personalidad que pueden provocar las drogas, una denuncia del control del individuo por parte del estado y una advertencia del peligro de las etiquetas cuando se dan por sentado y llevan a renunciar al control de la propia vida. Aunque la extensión del libro impide que la historia profundice en todos los temas que apunta, tal vez excesivos en número, Romero consigue utilizar lo extraño como una cámara de resonancia que evoca situaciones propias de nuestro mundo y aumenta el calado del texto sin necesidad de entrar en detalles, como por ejemplo esos adolescentes de la novela que se injertan implantes biónicos como forma de rebelión contra sus padres que, a su vez, les pagan tatuajes en un intento inane de satisfacer sus ansias de transgresión. Aunque algunos de los pasajes de Her Fingers pueden ser leídos como una declaración de principios del propio New Weird o de amor hacia lo extraño por lo extraño, ningún elemento de la narración es gratuito y todos cumplen alguna función que sirve a una historia que sabe a pesadilla y acaba como un despertar arrebatador.

 Me gustaría leer un libro de Tamara Romero en el que pudiera dedicar más espacio a desarrollar sus ideas, sus premisas y sus personajes. Her Fingers funciona perfectamente porque su autora sabe convertir su brevedad en virtud y soluciona con atajos la justificación del mundo que ha construido. No tengo quejas sobre lo que el cuento incluye, pero me queda el anhelo de leer todo lo que deja fuera. Una curiosidad del libro es que Tamara Romero lo escribió en español y luego lo tradujo al inglés (una de las recomendaciones para escritores noveles, por cierto, de Pedro Román). A eso le atribuyo, quizás, la tendencia a repetir determinadas estructuras sintácticas («I…«, «I…«, «I…«) que interfieren ligeramente con el flujo de la prosa, pero es un problema muy menor que puede estar más en el eye of the beholder que en el texto en si mismo.

 Una historia muy recomendable y una nueva autora de la que estar pendiente.

[Le agradezco a Tamara Romero su amabilidad al enviarme una copia de cortesía de su novela para reseñarla]
Tagged , , , ,

The Whitefire Crossing, by Courtney Schafer

(As I followed the lead of Sense of Wonder in posting some of my reviews in english, it’s only fair that I borrow Odo‘s disclaimer: English is my second language, so I want to apologize in advance for there may be mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I’d really appreciate it. Thanks.)

[Courtney Schafer was kind enough to send me the first two books in her trilogy The Shattered Sigil. I thank her this opportunity to review the first novel in the series]The Whitefire Crossing (Shattered Sigil, #1)

«I regret-so many things. What do you do, when a mistake cannot be undone?«

Within the rather monotonous landscape of new fantasy novels, The Whitefire Crossing (Courtney Schafer‘s literary debut and the first installment of The Shattered Sigil trilogy) has enough interesting elements to make it a good choice when compared to a lot of his companions in the bookshop shelves. However, despite its strengths, the book does not fly as high as it could have done it because of it being too predictable, without managing to escape the comfort zone that seems to act as a gravity well for the imagination of many genre authors.

The plot is tight and simple. Dev is an outrider working for commercial caravans traveling the mountain route that goes from Ninavel to Alathia. This work allows him to smuggle magical charms to Alathia, a country in which magic is strictly legislated. His latest smuggling assignment, though, is somewhat different: he is asked to help young Kiran to reach Alathia posing as his apprentice, but the journey will get complicated when Dev discovers that Kiran has lied about his true identity.

The first half of the novel is devoted to Dev and Kiran’s flight through the mountains and the Whitefire crossing, trying to reach the Alathian border while pursued by a virtually omnipotent foe. The relationship between Dev and Kiran is built by continuously jumping from the point of view of Dev to Kiran’s, allowing the reader to stay one step ahead of both characters and getting him to enjoy their mistakes and hesitations. The author has chosen to shift from a first-person narrative when Dev is the main character to third-person in Kiran’s point-of-view. While I’m not totally convinced of this being the more elegant strategy from a narrative standpoint, it certainly leads to an interesting dynamic and stresses contrast between the voices of both protagonists. One of the best executed aspects in the relationship between Dev and Kiran is their gradual discovery of those things they have in common and how these things challenge their prejudices. The part of the novel devoted to the journey through the mountain comes to life thanks to the ability of the writer to convey her passion for mountaineering and climbing and making it into the fabric of the story. This, added to the sense of impending doom from the enemy that persecutes the protagonists from far away and the resulting suspense lead to a first section of the novel that works like a clockwork and oozes personality, owing more to the interaction between the characters and their environment than to the specifics of the plot.

The Tainted City (Shattered Sigil, #2)In the second half, however, the story takes a not completely unexpected turn and shifts its tone from that of a «road movie in the mountain» to a rather mainstream fantasy adventure set in the city of Alathia, losing much of its uniqueness. Where the enemy pursuing Dev and Kiran in the mountains was immense because of his remoteness, their new nemesis in Alathia is like a caricature of a cartoon villain; where the mountain and the Whitefire Crossing were lively and attractive scenarios that challenged the skills of the protagonists, Alathia is a medieval city poorly drawn. Overall, the Alathian arc lacks uncertainty and the reader never begins to doubt the ability of the protagonists to overcome the situation, although some surprises at the end lead to an interesting starting situation for the second novel in the series, The Tainted City.

The Whitefire Crossing is a good debut novel and a good start for an attractive series with some good characters and intriguing elements. The author’s prose is perfectly adequate and does not stand between the reader and the story. Courtney Schaffer does not delve in some of the many interesting ideas raised while worldbuilding (The idea that children in Ninavel are able to practice a kind of magic that goes away when they reach adolescence is a favorite of mine) but they remain as seeds for the next installment of the series. I, for one, am determined to read The Tainted City sooner rather than later.

Tagged , , , , , , ,

The Whitefire Crossing, de Courtney Schafer

[Muy amablemente, Courtney Schafer me envió los dos primeros libros de la trilogía The Shattered Sigil para que pudiera reseñarlos. Desde aquí le agradezco su cortesía]The Whitefire Crossing (Shattered Sigil, #1)

«I regret-so many things. What do you do, when a mistake cannot be undone?«

Dentro del panorama más bien monótono de las novedades de literatura fantástica, The Whitefire Crossing (debut literario de Courtney Schafer y primera entrega de la trilogía The Shattered Sigil) tiene suficientes elementos como para que valga la pena elegirlo frente a muchos de sus compañeros de estantería. Sin embargo, a pesar de sus virtudes, el libro no acaba de alzar el vuelo por culpa de un exceso de predictibilidad y de la caída en una Zona de Confort que parece actuar como un pozo de gravedad para la imaginación de muchos de los autores del género.

El argumento es sencillo. Dev trabaja como guía de caravanas de mercaderías en la ruta de montaña que va de Ninavel y Alathia y eso le permite sacarse un sobresueldo como contrabandista de amuletos mágicos, prohibidos en Alathia por su estricta ley contra el uso de la magia. Su último encargo consiste en ayudar a Kiran a llegar a Alathia haciéndose pasar por su aprendiz, pero el viaje se complicará cuando Dev descubra que Kiran le ha ocultado su auténtica identidad.

Toda la primera parte de la novela consiste en la huída montaña a través de Dev y Alathia, perseguidos por una figura prácticamente todopoderosa. La relación entre Dev y Kiran está acentuada por el continuo cambio de punto de vista de la novela entre el uno y el otro, con lo que el lector se mantiene un paso por delante de los dos personajes y llega a disfrutar de sus errores o dudas. No estoy convencido de la elegancia de la estrategia elegida por la autora, que oscila entre la narración en primera persona cuando nos pone tras los ojos de Dev y la tercera persona cuando el protagonista es Kiran, pero sin duda da lugar a una dinámica interesante y a un contraste muy marcado entre las voces de ambos. Uno de los aspectos mejor ejecutados de la relación entre ambos es como van descubriendo, progresivamente, las cosas que tienen en común, chocando con sus respectivos prejuicios. Toda la parte del libro dedicada a la travesía por la montaña cobra vida gracias a la capacidad de la escritora para transmitir su pasión por el montañismo y la escalada. Sumado a la sensación de peligro inminente y suspense que provoca la distancia desde la que actúa el perseguidor de los protagonistas, todo el primer tramo de la novela da pie a una historia que funciona a la perfección y rebosa una personalidad propia que le debe más a la interacción entre los personajes y su entorno que a los detalles concretos de la trama.

The Tainted City (Shattered Sigil, #2)En su segunda mitad, sin embargo, la historia da un giro poco inesperado y abandona la «road movie» montañera para convertirse en una aventura de fantasía más convencional ambientada en la ciudad de Alathia y, con ese cambio de tono, pierde buena parte de lo que la hacía especial. Si el enemigo que les perseguía en la montaña era inmenso en su distancia, su nuevo rival en Alathia parece la caricatura de un malvado de dibujo animado; si la montaña y el paso de Whitefire dibujaban un escenario vivaz y atractivo que ponía a prueba las habilidades de los protagonistas, Alathia es una ciudad medieval más insuficientemente dibujada. En general, la incertidumbre de la historia en Alathia es escasa y no llegamos a dudar de la capacidad de los protagonistas de sobreponerse a la situación, aunque algunas sorpresas al final plantean una situación de partida interesante para la segunda novela de la serie, The Tainted City.

The Whitefire Crossing es una buena novela de debut y un buen principio para una serie atractiva con buenos personajes y algunos rasgos intrigantes. La prosa de la autora es perfectamente competente sin llamar la atención ni interponerse entre el lector y la historia. En la construcción de su mundo de fantasía, Courtney Schafer no profundiza en algunas de las muchas ideas interesantes que plantea (personalmente me encanta la idea de que, en Ninavel, los niños pueden practicar un tipo de magia que pierden al llegar la adolescencia) pero ahí quedan como semillas para las próximas entregas de la serie. Yo no me las perderé.

Tagged , , , , , ,

Una Edad Difícil, de Anna Starobinets

Una edad difícil


[Le agradezco a la editorial Nevsky Prospects la cortesía de enviarme un ejemplar del libro para reseñarlo en el blog]

Al final del trasbordo había una señora de edad indefinida con un viejo abrigo rojo de plumón y botas de fieltro que sostenía tres ramilletes de campanillas de invierno.

Enfrente de ella, en un taburete plegable, mendigaba una viejecita encogida de cara demacrada y cetrina. Su nariz larga y afilada como una flecha de hueso apuntaba hacia abajo, a un cartón de leche cortado groseramente. En el fondo del cartón distinguí algunas monedas de un rublo y un par de cinco.

Arrojé al cartón de leche un billete de diez y oí claramente: «Z-zorra».

-¿Qué ha dicho? -No daba crédito a mis oídos.

-Que Dio-os la be-endiga -siseó con odio la vieja -, que be-endiga a to-odos lo-os vivo-os.

El relato corto es una de las áreas en las que la narrativa en general, y la literatura fantástica en particular, puede brillar con mayor intensidad. Los autores más dotados para este formato consiguen convertir el lenguaje en un bisturí que les permite diseccionar ideas que inmersas en la mayor complejidad de una novela quedarían relegadas a poco más que atrezzo. A veces me parece que los mejores virtuosos (o, en el caso que nos ocupa, virtuosas) del relato corto nos arrebatan el aliento con una contundencia raramente al alcance de la novela. Me tienta sugerir que la conexión con la imaginación es más directa en el caso del relato breve que en otros formatos, dando lugar a un terreno más fértil desde el cual contribuir a la exploración de las fronteras del género. La autora rusa Starobinets saca partido de las herramientas del cuento con gran habilidad, creando un conjunto de relatos con conexiones claras con el horror, en los que el surrealismo, la crueldad y un sentido del humor bastante retorcido forman el entramado en el que desarrollar las ideas de su poderosa imaginación.

Los parámetros de una imaginación rusa

Los cuentos recogidos en Una edad difícil comparten un tono sarcástico y escéptico, una ambientación contemporánea o situada en futuros alternativos cercanos y un trasfondo absurdo con frecuentes incursiones en el terreno de los sueños. Sus personajes son personas alienadas, desencantadas, ajenas a si mismas, que solo saben interaccionar para hacerse daño. Si el libro resulta triste lo es sólo en segunda instancia, de una manera cerebral, pues la primera reacción depende humor negrísimo de la autora. El imaginario del volumen saca partido de algunos temas habituales en la literatura de ciencia ficción, como los androides, la inmortalidad o los universos paralelos, o del horror, como el miedo a los insectos o la locura, pero el objetivo final siempre es la construcción de unos personajes y el estudio de sus reacciones.

La escritura de Starobinets

La traducción del ruso sale del buen hacer de Raquel Marqués García, que consigue transmitir un texto fluido que refleja perfectamente la sensación de extrañeza de la propuesta de la autora. La mayoría de los cuentos están estructurados en dos fases, ya sean estas los dos tiempos intercalados de una historia explicada desde un presente narrativo sembrado de flashbacks, el cambio gradual de punto de vista en la magnífica Una Edad Difícil que da título al libro, o el cambio de tono que obliga a releer el cuento en la original La Agencia. Starobinets es tan eficaz en primera como en tercera persona aunque es en el primer caso cuando resulta más tentador identificar a la autora con sus personajes.

Ni King, ni Dick: Starobinets

Desde que llamó mi atención hace unas semanas he ido encontrando diversos artículos, reseñas o vídeos sobre Anna Starobinets y su Una Edad Difícil que la comparan con autores tan alejados entre si como Stephen King y Philip K. Dick. Lo cierto es que, después de leer esta antología, no me parece que Starobinets necesite ser descrita a través de ninguna comparación. Su voz como autora es suficientemente personal como para tener entidad propia y sus cuentos son sofisticados e imaginativos. Es difícil detectar defectos importantes en sus relatos más allá de su insistencia por evocar siempre el mismo tipo de visión del ser humano, limitando la paleta de la autora, o cierta falta de objetivo en algunos de los cuentos que se dejan llevar por la seducción de la narración para llegar a una conclusión que no hace justicia a su desarrollo, por lo demás siempre impecable. La valoración de los cuentos individuales nunca es menos que notable y en general sobresaliente.

Anna Starobinets me ha parecido una autora extremadamente interesante a la que seguir el rumbo con mucha atención. Además de ser una muestra excelente de la producción de literatura fantástica rusa, Una Edad Difícil es una antología absolutamente recomendable para cualquier aficionado a la literatura fantástica en particular y a la literatura en general, tanto por su originalidad como por la calidad de su escritura.

Tagged , , , , , , ,

Zendegi, de Greg Egan

Zendegi

If we spend all our time gazing at the wonders ahead without remembering where we’re standing right now, we’re going to trip and fall flat on our face, over and over again.

Zendegi es el segundo intento de Greg Egan de cambiar de registro después del fracaso que supuso Teranesia en este sentido. Aunque en este caso solo podamos hablar de éxito parcial no cabe duda de que supone un paso en la buena dirección y el resultado es una novela fallida pero interesante. Egan situa Zendegi en un futuro tan cercano que para nosotros ya es presente y hunde sus raíces firmemente tanto en la actualidad política del Oriente Medio del 2012 imaginado por su autor como en la situación emocional de sus protagonistas: Martin Seymour, periodista australiano enviado como corresponsal a Irán para cubrir unas elecciones especialmente conflictivas; y Nasim Golestani, joven científica iraní exiliada a los Estados Unidos tras la ejecución por disidente de su padre. Ambos protagonistas compartiran el peso de toda la primera parte del libro sin saber el uno del otro, sin más vínculo que su relación con la situación en Irán. El la segunda mitad del libro, sin embargo, las dos historias se entrelazan y el argumento saca buen partido del impulso almacenado hasta entonces sin demasiado virtuosismo, dando pie a un segundo comienzo del libro que se antoja más real que el primero. El principal problema de la novela radica precisamente en esa primera parte que se arrastra sin seducir para establecer las bases de los personajes y del contexto. Egan necesita recurrir a la tragedia para conseguir dar color a sus personajes y cambiar radicalmente el tono de su novela, hasta el punto de que el escritor de la segunda mitad parece otro. Resulta, o eso me parece, que el problema de Egan no es su incapacidad de retratar las emociones, sino su dificultad para integrarlas en la trama de la historia de forma homogénea; cuando se suelta, no obstante, es capaz de hacer saltar las lágrimas. Cuando se adueña del terreno emocional el libro se convierte, casi, en fábula moral y permite que el autor explore una serie de ideas, en un estilo muy propio de él, relacionadas con el duelo, la pérdida, la naturaleza de la identidad y los determinantes de la condición humana. Casi nada. El prisma emocional a través del cual se exploran estas ideas les confiere un “suplemento de realismo” que hace difícil (si conseguimos llegar a este punto) abandonar la lectura.

El punto fuerte de Greg Egan siempre ha sido su capacidad para integrar en sus historias las descripciones y explicaciones tecnológicas más complejas sin perder por eso la capacidad de seducción o, incluso, la belleza de sus textos. Es un escritor inimitable cuando se trata de desafiar o estimular al intelecto dando vida a las teorías científicas más complicadas. Egan siempre se ha esforzado, en muchas ocasiones con éxito, en ilustrar el impacto de la ciencia y la tecnología sobre nuestra percepción de la realidad y, en definitiva, sobre nuestra conciencia. En esta novela, situada en un futuro mucho más próximo de lo que es habitual en su autor, el conficto fundamental es el del padre que sabe que su fecha de caducidad está próxima y decide construir para su hijo (ya huérfano de madre) una especie de ángel guardián tecnológico, basado en la personalidad paterna, que le sirva de apoyo durante los años que le quedan hasta llegar a la edad adulta. La situación de la historia en el futuro cercano de un país com Irán es un recurso dirigido, sin duda, al lector occidental, al que aporta una distancia cultural adicional sobre la que reflexionar acerca de las implicaciones más espirituales de la tecnología propuesta por Egan en la novela.

Siempre he disfrutado con las novelas de Greg Egan y creo que sabe sacar muco partido de sus (notables) limitaciones como escritor, pero esta es la primera vez que he tenido la sensación de que a la obra le faltaba “tiempo de cocina” para consolidar la atmosfera y el argumento de la historia. Aunque esta situación se resuelve por completo en la segunda parte de la novela (y afortunadamente es la más extensa), la necesidad de conseguir que los protagonistas alcancen una situación emocional e histórica concreta desde la cual solucionar sus conflictos está ejecutada de forma más bien pedestre, y lastra el ritmo y la solidez del libro. Los personajes se hubieran entendido igual de bien, quizás con mayor interés, en una novela más breve que comenzara directamente en la segunda parte, al nivel de lo mejor de su autor. Como acostumbra, Egan siembra la historia de pequeñas simetrías y juegos de espejos que aumentan su atractivo. El desenlace, más radical de lo que pueda parece en un primer momento, tiene connotaciones humanistas que no suelen estar presentes en las obras de este autor, que en sus últimas novelas ha tendido a la abstracción. Más allá del mero papel de la tecnología, lo que Zendegi oculta en su interior es una hermosa reflexión sobre la aceptación de la muerte y el deseo de dejar tras nuestro algo que persista, desde un punto de vista ateo y racional que a mi me resulta muy atractivo.
Aunque se trata de un libro recomendable independientemente de la afinidad del lector hacia la ciencia ficción, los lectores que no conozcan a este interesante autor harán mejor acercándose a Permutation City (“Ciudad Permutación”) o Quarantine (“Cuarentena”). Ambos son libros asequibles que despejan cualquier duda acerca de la importancia de Greg Egan como rompedor de fronteras dentro del género. O aún mejor, buscad sus espectaculares antologías de relatos cortos Axiomatic (“Axiomático”) o Luminous (“Luminoso”) y experimentad la maravilla ante lo que es capaz de conseguir este autor. No obstante, este libro, rara avis dentro de la producción de Greg Egan, es una muy buena lectura en la que el autor demuestra que todavía tiene muchas historias que explicar y la inquietud de explorar nuevos territorios, aunque el resultado sea mejor en otras de sus obras.

PS. Esta reseña apareció originalmente en catalán en La Ludoteca de Ilium. La publicación de Zendegi en español gracias a Bibliópolis, sumada a la propuesta de Elías en Sense of Wonder de sacar nuestras reseñas simultáneamente, me ha llevado a traducirla (casi os diría adaptarla) al español para vuestro disfrute. Para leer la reseña de Elías haced clic aqui.

Tagged , , , , ,

The Atrocity Archives, de Charles Stross

The Atrocity Archives (Laundry Files, #1)

«Imagine a world where speaking or writing words can literally and direclty make things happen, where getting one of those words wrong can wreck unbelievable havoc, where with the right spell you can summon immensely powerful agencies to work your will. Imagine further that that in this world there is an administered division of labour, among the magicians them selves and those who coordinate their activities. It’s bureaucratic and also (therefore) chaotic, and it’s full of people at desks muttering curses and writing invocations, all beavering away at a small part of the big picture. The coordinators, because they don’t understand what’s going on , demand easy prey for smooth talking preachers of bizarre cults that demand arbitrary sacrifices and vanish with large amounts of money. Welcome to the IT department»

Este es un libro al que posiblemente no hubiera llegado si no hubiera sido por esta recomendable entrada en Sense of Wonder escrita por Odo. Os emplazo a leerla y a resistir la tentación de empezar a leer la serie. Si lo conseguís es que sois más fuertes que yo. Parte de la responsabilidad, sin embargo, le corresponde a la generosidad de Jm_oriol por regalarme el libro. Gracias a los dos. Ahora no tendréis que saber lo que podría haberos pasado si no me hubiera gustado el libro…

The Atrocity Archives parte de una idea tan simple como potente: las matemáticas (y por extensión la informática) pueden influir directamente en la realidad (esta y el infinito número de realidades adyacentes) a través del plano de las ideas descrito por Platón, dando lugar al fenómeno conocido vulgarmente como magia. En el universo de la novela esto es reconocido oficialmente al menos desde que Alan Turing completó su teorema sobre “gramáticas de fase conjugada para la invocación extradimensional”, dando lugar al rápido desarrollo de un área de la informática denominado computación matemática esotérica. Como tantas otras áreas de la ingenieria este conocimiento tiene muchas posibilidades de aplicación directa en el campo de la industria armamentística y, obviamente, implicaciones muy serias en términos de la escalada bélica entre las diversas potencias mundials o grupos terroristas/revolucionarios variopintos. De ahí, y de las brasas de una de las ramas de la inteligencia británica casi extintas después de la 2ª Guerra Mundial, nace The Laundry (La Lavandería), la agencia encargada de velar por la seguridad de los súbditos de Su Majestad ante las múltiples amenazas sobrenaturales y extradimensionales que ponen en peligro la seguridad del mundo ante el desconocimiento de la práctica totalidad de la especie humana. Es precisamente en The Laundry donde trabaja Bob Howard, experto en demonología computacional que es ¿ascendido? a agente de campo al principio de la novela y nos explica sus peripecias en primera persona con grandes dosis de ironía y sarcasmo.

La clave del éxito de The Atrocity Archives, desde mi punto de vista, es su habilidad para dotar a una historia de fantasía urbana con toques Lovecraftianos de una personalidad más propia de la ciencia-ficción dura, con densas explicaciones matemáticas del funcionamiento del mundo y de la magia que resultan sorprendentemente convincentes, sobretodo para un ignorante matemático como yo. Bueno, eso y muchas otras cosas como el retorcido sentido del humor de Charles Stross y su invención de un personaje tan carismático como Bob Howard, siempre en precario equilibrio entre la necesidad de sobrevivir a los peligros a los que le exponen sus misiones y la de superar los obstáculos, no menos dramáticos, que le plantea la absurda (y realista) burocracia que impera en The Laundry.

En esta serie Charles Stross, que tiene fama de irregular, escribe con una prosa densa y sobreadjetivada que refleja la personalidad irónica e hiperactiva de su protagonista. En manos de un escritor menos hábil esto daría lugar a un ritmo lleno de obstáculos que dificultarían el fluir de la historia pero Stross consigue una escritura que se lee a la velocidad del rayo y se presta al tipo de historia que está explicando y al universo plagado de secretos que subyacen bajo su superficie. Los únicos obstáculos a la lectura que yo he encontrado, pero me consta que en este caso eso depende más del lector que del libro, son los fenomenales info-dumps intercalados a lo largo de la narración repletos de términos derivados del mundo de la matemática y de la informática.

The Atrocity Archives contiene dos novelitas relativamente breves con sendas historias más o menos independientes y no son más que las primeras entregas de una saga que ya cuenta con cuatro entregas (y de nuevo os remito al artículo en Sense of Wonder). Si las continuaciones mantienen el nivel de este inicio no hay duda de que se trata de una de las lecturas imprescindibles del género. Le pongo 4 de las 5 estrellas posibles.

Tagged , , , , ,

Railsea, de China Miéville

Railsea

The railsea. Long straights, tight curves; metal runs on wooden ties; overlapping, spiralling, crossing at metalwork junctions; splitting off temporary sidings that abutted & rejoined main lines. Here the train tracks spread out to leave yards of unbroken earth between them; there they came close enough together that Sham could have jumped from one to the next, though that idea shivered him worse than the cold. Where they cleaved, at twenty thousand angles of track-meets-track, were mechanisms, points of every kind: wye switches; interlaced turnouts; stubs; crossovers; single & double slips. & on the approaches to them all were signals, switches, receivers, or ground frames.

Railsea, el último libro publicado por China Miéville, refuerza mi impresión de que sus novelas, en mayor medida que las de otros escritores, son una propuesta que va más allá del ejercicio puramente narrativo. En sus libros el contexto es, no ya un protagonista, sino el protagonista principal, por lo que el éxito de sus textos depende en buena medida del grado de aceptación de las reglas implícitas en el tipo de juego que propone. Es una consideración que va más allá de lo literario y que puede llegar a interferir con la narración pero que, por otro lado, puede amplificar el disfrute de sus historias. Y eso me ha pasado a mi con Railsea.

Railsea (¿víamar? ¿mar de vías?) es un mar de tierra densamente cubierto por una madeja de vías puestas por no se sabe quién y mantenidas no se sabe exactamente como por trenes-ángel vistos por muy pocos. La tierra sobre la que se apoyan estas vías está plagada de criaturas subterráneas que la surcan en busca de presas que llevarse a la boca y poner pie en tierra es una receta segura para morir en cuestión de minutos, ya sea devorado por un topo gigante o hecho pedazos por las pinzas de un escarabajo elefantiásico. Asi pués, los trenes y sus tripulaciones ocupan el lugar de los barcos en nuestra realidad y, de hecho, el muchacho que protagoniza la historia la empieza como aprendiz de médico en un tren cazador de topos cuyo capitán, última encarnación de Ahab, está obsesionado por dar caza al topo gigantesco que le derrotó en el pasado. De estos capitanes se dice que “tienen una filosofía” y son considerados estudiosos que persiguen a un animal que encarna un concepto concreto como “la tenacidad”, “el engaño” o, en realidad, casi cualquier otro que se os ocurra.

How many of these philosophies were out there? Not every captain of the Streggeye Lands had one, but a fair proportion grew into a close antipathy-cum-connection with one particular animal, which they came to realise or decide—to decidalise—embodied meanings, potentialities, ways of looking at the world. At a certain point, & it was hard to be exact but you knew it when you saw it, the usual cunning thinking about professional prey switched onto a new rail & became something else—a faithfulness to an animal that was now a worldview.

Asi, Railsea es enormemente denso en símbolos y metáforas. La primera que se me ocurre es la naturaleza dual de las vías, que permiten viajar y explorar a la vez que limitan severamente la posibilidad de salir del camino marcado, precisamente uno de los temas principales del libro. Sham, el protagonista de la novela, se pasa buena parte del libro buscando su identidad y su propósito en la vida solo para descubrir que este consiste en to boldly go where no man has gone before. Si en algo se acerca Railsea al género de la novela juvenil al que se viene atribuyendo desde antes de su publicación es en este espíritu de aventura y descubrimiento.

Otra de las imágenes constantes del libro, la que me resulta más sugerente, es la de la geología de despojos humanos (pero no solo) acumulada capa a capa a traves de las eras, repartida a lo largo y a través del mar de vías. El mundo de Railsea es sucio y claustrofóbico, con una humanidad emparedada entre un suelo mortal y una atmosfera tóxica surcada por sus propios leviathanes. No sabemos demasiado del origen de esta situación, no hay una voluntad de descripción exhaustiva del tipo de mundo en el que transcurre la historia, pero sí que los humanos se ha adaptado convirtiéndose en carroñeros de despojos, arqueólogos del desperdicio que atraviesan la tierra en sub¿marinos? o sub¿perforadores? en busca de riquezas a las que dar usos muchas veces lejanos del original. Es un collage de objetos de mil épocas que van desde lo más prosaico (una montaña de lavadoras es un buen ejemplo) hasta tecnología tan sofisticada que incluso a nosotros nos parececería magia.

Our minds we salvage from history’s rubbish, & they are machines to make chaos into story.

El narrador de Railsea es un ente omnisciente que enfatiza constantemente la naturaleza ficticia de la historia y la convierte en un interesante ejercicio de metanarración que, por si fuera poco, funciona. El mundo del Mar de Vías es tremendamente artificial y se adapta a la perfección al formato de la metanarración. La estrategia de Miéville consiste en intercalar capítulos brevísimos en los que interrumpe el flujo de la narración para llamar la atención sobre determinados mecanismos de la estructura de la historia, como un cambio de punto de vista:

What should the story do when the primary window through which we view it is shuttered? we might say: It should look through another window.

O el uso de un recurso lingüístico concreto:

THERE WAS A TIME when we did not form all words as now we do, in writing on a page. There was a time when the word “&” was written with several distinct & separate letters. It seems madness now. But there it is, & there is nothing we can do about it.

Porque si algo destaca en Railsea es su uso del idioma. No es raro encontrar, en reseñas o comentarios a reseñas de libros suyos, la idea de que Miéville es mejor formador de frases que constructor de historias y se dice que cuando el río suena agua lleva. ¿Que pienso yo? Es una de las cosas que amo de este autor. Eso y su imaginación portentosa. Como muchos otros escritores con talento, Miéville tiene tics que en ocasiones se vuelven excesivos (y excesivo es un adjetivo que le cuadra como anillo al dedo). La tendencia al barroquismo o su incapacidad casi infantil para dejar de inventar neologismos son buenos ejemplos de estos amaneramientos de estilo y, de hecho, la novela en la que más controla sus riendas (The City and The City) es doblemente interesante por ello. Railsea es barroca, amanerada, llena de neologismos y de dobles negaciones y de escritura densa y apretada, pero el lenguaje es maravilloso. Resulta sorprendente como Miéville ha conseguido poblar su prosa de imágenes que denotan una psicología vinculada a un mundo de trenes y vías. También se nota que su barroquismo no es sinónimo de descontrol y la atención a la sonoridad y al buen fluir de las palabras convierte su lectura en un placer, obstaculizado un poco por su empeño tipográfico en apadrinar toda & que se acercara a sus dedos. La textura de la prosa de Miévilles, cercana en este libro a la técnica del flujo de la conciencia, es uno de sus rasgos más distintivos. En este caso da pie a unas imágenes que invaden el cerebro y que no podía de dejar de imaginar plasmadas a través del arte de un Miyazaki o del equipo formado por los franceses Jeunet y Caro.

Al igual que sucedía con Embassytown, a Railsea le cuesta un tercio de libro encontrar un ritmo que encarrile la atención del lector como un tren con rumbo (¡Ja!). Aún y asi el libro nunca se libra de una serie de problemas relacionados, casi siempre, con la naturaleza demasiado esquemática de la psicología de los personajes y de la esencia de la trama. Es un libro extraño que por la complejidad de su prosa se aleja del género juvenil que se le atribuye pero que por las connotaciones de la historia que explica se enmarca de lleno en él, sobre todo cuando entendemos “juvenil” como esas novelas clásicas de búsquedas de tesoros y aventuras en alta mar en la que el grumete se convertía en héroe y tenía un mono en el hombro que siempre le acompañaba. Incluso se le puede acusar de infantil en algunas de sus soluciones, como la escena inmediatamente anterior, insuficientemente desarrollada, a un final que retrospectivamente era el únicamente posible. Por esas y otras razones es un libro que dista de ser perfecto pero se convierte en una propuesta única.

Es un libro de cuatro estrellas y lo despido con esta declaración de intenciones de la propia novela:

PEOPLE HAVE WANTED TO narrate since first we banged rocks together & wondered about fire. There’ll be tellings as long as there are any of us here, until the stars disappear one by one like turned-out lights.

 

Edición reseñada

Railsea
China Miéville
MacMillan (24 de mayo de 2012)
448 páginas

Tagged , , , , ,

The Postmortal, de Drew Magary

The Postmortal

Bajo una u otra forma, la inmortalidad forma parte del repertorio habitual de la ciencia ficción pero no recuerdo ningún título en el que sea el tema principal de una novela o, al menos, no con el enfoque de Drew Magary.

El punto de partida de The Postmortal (publicado en español con el título Eterna Juventud por Minotauro) es simple: de forma casi accidental la humanidad descubre un tratamiento que interrumpe el proceso de envejecimiento convirtiendo a todos aquellos con acceso a él en post-mortales de facto. La muerte sigue siendo una posibilidad, pero morir de viejo deja de ser inevitable y el impacto de esa nueva realidad, cada vez al alcance de más gente, lo cambia todo.

La propuesta de Drew Magary es una lectura absorbente, sugerente y… deprimente. A partir de una idea a la que pocos le haríamos ascos (¿o no os habéis planteado nunca las ventajas de la inmortalidad?) Magary advierte del peligro de conseguir nuestros deseos, al menos bajo las particulares condiciones en las que la inmortalidad irrumpe en este libro. En el mundo post-mortal de Magary la falta de fecha de caducidad de la especie parece más una prórroga que una auténtica eliminación. Ningún área de la existencia humana, psicológica, sociológica o ecológica, escapa a las consecuencias de la cura del envejecimiento y del ciclo de muerte y renovación que nos vincula al planeta y a nuestros semejantes. No pretendo estropear el placer (la angustia) que supone ir descubriendo esta sociedad post-mortal pero tratad de imaginar, por un momento, que podría significar para el mercado laboral la desaparición de la necesidad de jubilación, o la irrelevancia del concepto de más allá para las religiones o de algo tan preocupante hoy en día como la superpoblación si el flujo de nacimientos no se ve compensado, al menos en parte, por la desaparición de parte de la población. Por no hablar de la fuente de desigualdades que puede provocar la falta de acceso al tratamiento de las clases más desfavorecidas. La inmortalidad como algo al alcance la sociedad no es algo nuevo en el imaginario de la ciencia-ficción pero suele darse en contextos en los que la falta de espacio o recursos vitales no son un problema, ya sea a través de la colonización de otros planetas (como sucede en algunas novelas de Alastair Reynolds o Peter F. Hamilton) o por el traslado de la conciencia a soportes no biológicos autosuficientes (los ejemplos son innumerables pero sólo mencionaré a mi apreciado Greg Egan). Suele ser, en definitiva, una ventaja indudable. La novedad del libro de Magary es convertir el planeta post-mortal en una olla a presión. La cura del envejecimiento llega demasiado pronto y la bendición se torna maldición, desviando la utopía hacia una distopía sorprendentemente descorazonadora.

La estructura de la novela responde a un artificio que para mí no acaba de funcionar, aunque mi valoración general del libro es muy positiva: el descubrimiento, once años después del fin del libro, de la tableta personal de John Farrell en la que escribió sus pensamientos durante los últimos 60 años de su vida, los 60 años posteriores al descubrimiento de la cura del envejecimiento. El prólogo explica que Farrell era una persona muy meticulosa que utilizó una aplicación llamada LifeRecorder para registrar todas sus interacciones personales, editadas luego para darles la forma de libro con la que ha llegado a nuestras manos. Me imagino que el objetivo de este pretexto es aumentar la ilusión de realismo de la narración pero para mi es un esfuerzo innecesario y lo que consigue es todo lo contrario. Por mucho que el propio texto justifica la meticulosidad con la que se han consignado los diálogos y los pensamientos de Farrell, a medida que avanza el libro se vuelve más y más difícil imaginar que este perdiera un solo momento en elaborar su archivo. Pecata minuta que no va más allá del prólogo y que no afecta para nada al funcionamiento del resto de la historia. De hecho, aunque el interés de lo que explica se mantiene a lo largo del conjunto del texto, la acumulación inicial de textos más o menos inconexos dedicados a explicar la difusión y el impacto de la cura va ganando en potencia a medida que la narración de John Farrell se vuelve más personal. Para mi, a pesar de que me han llegado opiniones opuestas, la historia va de menos a más hasta alcanzar un clímax final fenomenal. Hay aspectos concretos del argumento que no estoy seguro de creerme del todo, especialmente en relación con su vida sentimental hacia el final del libro, pero que aumentan la complejidad del libro en el plano emocional y energizan el desenlace. El estilo de escritura de Drew Magary es transparente y funcional, sin aspavientos pero sin problemas evidentes. La concatenación de capítulos muy breves le da al libro un ritmo ágil que seduce y aumenta la sensación de cambio vertiginoso que sufre la sociedad a partir de la aparición de la cura. Me ha parecido un debut muy interesante y sin duda estaré pendiente de su próximo libro.

¿Os ha pasado alguna vez, al hablar de un libro o una película, que os dáis cuenta de que el libro ha dejado una huella mayor de lo que pensábais mientras lo leíais? Es lo que me ha ido pasando a lo largo de la semana que he tardado en ordenar mis ideas e ir escribiendo esta reseña. No es algo que suceda siempre (incluso puede darse el caso contrario, como me pasa a mi con los libros de Patrick Rothfuss) y en mi experiencia significa que el libro es más de lo que parece en primera instancia, que explica algo que merece ser explicado y por ello merece ser leído. The Postmortal cala. Hace pensar seriamente en cosas que, por otro lado, no estan tan lejos del alcance de la ciencia. Es una lectura ágil que no requiere más de 3 o 4 tardes pero que acompañará a nuestra imaginación durante largo tiempo. Le caen 4 de las 5 estrellas posibles de Goodreads y recomiendo vivamente su lectura.

 

Edición reseñada

The Postmortal
Drew Magary
Penguin Books (30 de agosto de 2011)
369 páginas

 

Edición en español

Eterna Juventud
Drew Magary (Traducción de José Elías Álamo Gómez)
Minotauro (10 de abril de 2012)
368 páginas

Tagged , , , ,