Tag Archives: 4 estrellas

Leviathan Wakes, de James S.A. Corey

Leviathan Wakes (Expanse, #1)

“A hundred and fifty years before, when the parochial disagreements between Earth and Mars had been on the verge of war, the Belt had been a far horizon of tremendous mineral wealth beyond viable economic reach, and the outer planets had been beyond even the most unrealistic corporate dream. Then Solomon Epstein had built his little modified fusion drive, popped it on the back of his three-man yacht, and turned it on. With a good scope, you could still see his ship going at a marginal percentage of the speed of light, heading out into the big empty. The best, longest funeral in the history of mankind. Fortunately, he’d left the plans on his home computer. The Epstein Drive hadn’t given humanity the stars, but it had delivered the planets.”

Leviathan Wakes es la primera entrega de la trilogía de ciencia ficción que escriben, a cuatro manos y bajo el seudónimo de James S.A. Corey, Daniel Abraham y Ty Frank. Antes de entrar en detalles, os adelanto que es uno de los libros más entretenidos que leí en 2011 y que espero con ganas la publicación de Caliban’s War, su secuela prevista para junio de 2012. Algunos de entre vosotros también recordaréis que este libro fue objeto de polémica en el primer episodio del podcast de ciencia ficción que grabamos los VerdHugos antes de la nominación de los cinco finalistas a los premios Hugo de 2012, entre los que se cuenta, y los que no lo supieráis… bien… como suelen decir, a la oportunidad la pintan calva (por alguna razón que se me escapa) y ahora es una magnífica ocasión para que descarguéis y escuchéis el susodicho episodio. Razón aqui. Prosigamos.

La novela sigue las peripecias de Jim Holden, minero espacial obligado por las circunstancias a convertirse en una especie de Han Solo amateur, y del Detective Miller, agente de un cuerpo de policía privado en uno de los satélites del extrarradio del sistema solar al que ponen a cargo de un turbio caso de desaparación en el que acaba descubriendo cosas que nadie esperaba ni deseaba. El libro está estructurado en capítulos breves que alternan la historia de los dos personajes hasta alcanzar un inevitable punto de encuentro, y cada uno de los brazos del argumento tiene un carácter bastante diferente. Así, mientras el espíritu de la historia de Jim Holden se encuentra cercano a la space opera con tintes de comedia, las desventuras de Miller parecen más bien una novela negra que funciona sorprendentemente bien en el contexto claustrofóbico de los túneles del satélite en el que inicia su investigación. Las diferencias entre las dos partes de la historia responden, claro, a las de las personalidades de sus protagonistas, complementarios e incompatibles a partes iguales. La amargura y la tozudez del Detective Miller, resuelto a llegar al final de su investigación independientemente del precio, contrasta con el idealismo heroico, naïve y desprovisto por completo de sentido común de Jim Holden, con una capacidad para meterse en berenjenales de dimensiones galácticas (literalmente galácticas… ya veréis, ya…) que hace que el lector se lleve las manos a la cabeza una y otra vez.  Los personajes secundarios también están bien construidos pero si la novela tiene un alma, esta está en la dinámica entre sus dos protagonistas. El argumento, por otra parte, recicla un  montón de elementos que hemos visto bajo uno u otro disfraz en otras historias pero está escrito con humor y con un enfoque dinámico y emocionante que engancha desde el principio y sumerje en la historia hasta el final.

Uno de los aspectos que más me ha gustado del libro es la atención con la que se ha construido el contexto en el que transcurre la historia. En el futuro de la novela la humanidad ha comenzado su expansión por el sistema solar (y ese es precisamente el título general de la trilogía: The Expanse, La Expansión). Marte ha sido terraformado y en el cinturón de asteroides se ha construido una serie de pequeñas colonias mineras que para su abastecimiento dependen por completo de los planetas interiores. Los largos meses de viaje que separan a los planetas del cinturón de asterorides y la progresiva modificación de la fisiología y el aspecto de las sucesivas generaciones de belters (los habitantes del cinturón), nacidas y criadas en un entorno artificial de baja gravedad, han fomentado un sentimiento de diferencia que ha dado pie a una situación de gran tensión social. Esta tensión se ve complicada por la rivalidad que existe entre la Tierra (el viejo mundo) y Marte (relativamente joven y tecnológicamente muy superior) y por la actividad desestabilizante de la Alianza de Planetas Exteriores (Outer Planets Alliance), una organización militar que busca la independencia entre el cinturón de asteroides y los planetas anteriores y que es percibida como revolucionaria por los habitantes de los asteroides y como terrorista por los de los planetas. El delicado equilibrio entre todos estos poderes, descrito con cierta dosis de ingenuidad, se va a ir modificando a lo largo de la novela y proporcionará un contexto a las acciones de los protagonistas y amplificará sus consecuencias como una caja de resonancia. La mayor parte de la acción se situa en el espacio o en el cinturón de asteroides, que debido a su pobreza relativa en comparación con los planetas interiores dispone de un nivel de tecnología avanzado pero descrito como si hubiera salido de un bazar chino del futuro. Es esa “tecnología sucia” que tan bien han reflejado obras como la moderna Battlestar Galactica o el western espacial Firefly, y que para mi le da parte de su entrada a Leviathan Wakes.

Más que la falta de sofisticación (que reconozco) del retrato social que plantea la novela, lo que me resulta atractivo es su carácter de pre-space opera. És decir, su descripción de un punto de transición en el que ha comenzado la expansión de la humanidad por el sistema solar pero el salto hacia las estrellas sigue siendo encontrándose a… je je… años luz de distancia… ¿o tal vez no tanto? Desde fuera del género sería fácil referirse a este libro como “el típico libro de ciencia ficción” porqué en muchos sentidos lo es: espacio exterior. Naves. Monstruos del espacio. Meteoritos. Pero lo cierto es, tristemente, que el típico libro de ciencia ficción no suele ser una aventura tan estimulante y bien elaborada como esta. Le pongo 4 de las 5 estrellas y me parece un digno nominado a los premios Hugo de 2012, por más que no me parecería un campeón suficientemente bueno.

 

Edición reseñada

Leviathan Wakes: Book One of the Expanse series (Expanse 1)
James S.A. Corey
Hachette Digital (2 de junio de 2011)
Versión Kindle

 

[Una versión en catalán de esta reseña apareció originalmente en la Biblioteca de Ilium en Tumblr. El motivo por el que la vuelvo a publicar traducida es su nominación en los premios Hugo 2012]

P.D. Os recomiendo visitar Sense of Wonder para leer una reseña negativa del libro. Odo razona muy bien su crítica y tiene a su favor que sabe mucho más de Space Opera yo, por lo que su visión del libro parte de un punto de vista diferente al mío y puede resultaros interesante. Eso no quita que os recomiendo leer el libro y, ya puestos, dejar vuestro comentario en nuestros blogs.

Tagged , , , , ,

Nobody Move, de Denis Johnson

Nobody Move

La novela negra no es el género en el que más leído estoy. Dicho eso, Nobody Move representa el paradigma de lo que para mi significa «novela negra». Es una novela repleta de perdedores abocados a una tragedia desprovista de épica y moralejas, explicada con una voz tensa y ansiosa que puede ser muy evocativa y en ocasiones lírica. Los personajes están perfectamente dibujados gracias a unos diálogos alucinantes e inmejorables, que consiguen dotarlos de personalidad y vida con cada palabra.

Me ha gustado mucho el estilo de Denis Johnson, pero no tanto la elección de narrador en la edición de audiolibro que he escuchado, perfecto en los pasajes descriptivos pero excesivamente enfático en los diálogos. No se puede decir que la novela sea original, ni en su argumento ni en sus personajes (con excepciones), pero su factura es impecable. Le pongo 4 de 5 estrellas y me apunto al autor como imprescindible.

P.D. Este libro fue una recomendación de Aramys Romero, a quién podréis encontrar viajando alrededor de una mesa. Para mi ha sido su primera recomendación, pero os aseguro que no será la última. Gracias, Aramys. ¿Más recomendaciones?

 

Edición reseñada:
Nobody Move
Denis Johnson (narrado por Will Patton)
4 hrs y 23 mins (unabridged)
Macmillan Audio

Edición en Español:
Que Nadie Se Mueva
Denis Johnson
Ed Roja y Negra (Mondadori) 2012

Tagged , , ,

Unpossible and Other Stories, de Daryl Gregory

Unpossible and Other Stories

Después de Raising Stony Mayhall este es el segundo libro de Daryl Gregory que leo. Aunque mi opinión sobre el escritor sigue siendo estupenda, personalmente le prefiero en distancias largas. Como suele suceder con muchas antologías el interés del conjunto es dispar, aunque el nivel general es elevado. Entre los catorce relatos que contiene el libro ninguno es malo, solo uno es regular (“Free, and clear”), la mayoría son notables o sobresalientes e incluso he encontrado uno digno de matrícula de honor (“Dead Horse Point”). En absoluto un mal resultado neto.

El libro tiene un horizonte temático amplio, con ideas y temas repetidos en varios relatos como la figura de los superhéroes (con un enfoque que recuerda al Astro City de Kurt Busiek) o los relatos basados en conceptos extraídos directamente de la neurociencia. Es en estos últimos donde se encuentran los mejores momentos de la antología, como el sutil y triste “Second Person, Present Tense”, los tres brevísimos “Petit Mal #1: Glass” (inquietante), “Petit Mal #2: Digital “ (hilarante) y “Petit Mal #3. Persistence” (conmovedor), que podrían haber sido escritos por Oliver Sacks si se dedicara a la ciencia-ficción, o, sobretodo, el hermosamente manipulador “Dead Horse Point”.

Otros relatos muy recomendables son “Damascus” (la religión como enfermedad transmisible), “Gardening at Night” (Inteligencia artificial, robots y selección natural. ¿Prometedor? El relato es plenamente satisfactorio pero pide a gritos un desarrollo más extenso o, al menos, una secuela), el sofocante relato de ciencia-ficción rural “What We Take When We Take What We Need”. Otros relatos que acompañan al lector largo tiempo después de haberlos terminado son “In The Wheels”, un coctel que combina una ambientación estilo Mad Max con carreras de coches poseídos por demonios .

Daryl Gregory es un escritor interesante y muy competente que con este libro demuestra, de nuevo, tener una visión bastante personal y amplia de la literatura fantástica que combina elementos del horror, la ciencia ficción y la fantasía urbana, que en su caso es más rural. De hecho, esta ambientación rural y la incorporación de la religión en sus historias es algo bastante característico de las historias de Gregory, sacado directamente de su juventud por lo que explica en el epílogo del libro. Es un libro de 4 estrellas, muy recomendable e imprescindible para los aficionados al autor.

 

Edición reseñada:

Unpossible and Other Stories
Daryl Gregory
Fairwood Press (2011)

Tagged , , , , ,

Slaughterhouse 5, de Kurt Vonnegut

Slaughterhouse Five

“People aren’t supposed to look back. I’m certainly not going to do it anymore.”

He aquí un libro que me va a costar reseñar. Slaughterhouse 5 es una novela dentro de otra novela. No es una novela al uso, que siga un esquema lineal de planteamiento, nudo y desenlace. De hecho la falta de linealidad es uno de los temas de la novela, que recurre a recursos cercanos a la ciencia ficción para explorar cuestiones como la libre voluntad, la guerra o la estupidez humana.

Después de sobrevir a un accidente de avión, Billy Pilgrim, el protagonista de Slaughterhouse 5, descubre que su conciencia se ha separado de la corriente temporal y empieza a saltar, sin orden aparente, entre algunos de los acontecimientos más significativos de su vida (extraídos en muchas ocasiones, leo, de la biografía del mismo Vonnegut). Estas experiencias van desde lo cotidiano,como la (tibia) luna de miel de Billy, hasta lo extremo, como el bombardeo de Dresden durante su estancia en un campo de concentración de la segunda Guerra Mundial o los años vividos en otro planeta tras ser abducido por una especie extraterrestre.

A lo largo de todo el libro, Vonnegut adopta un tono distanciado e irónico que mantiene independientemente de la intensidad de las vivencias que describe. La actitud de Billy ante sus experiencias es de resignación, a medio camino entre lo patético y lo absurdo, y desprovista de todo sentido de la trascendencia, como si se resistiera a ser protagonista de su propia vida. La estupidez humana, especialmente evidente en todas las escenas relacionadas con la guerra y el bombardeo de Dresden, es una de las principales protagonistas del libro, aunque el enfoque que utiliza para describirla resulta extrañamente compasivo. O no tan extrañamente, pues en el fondo la visión profundamente determinista de la vida que defiende Vonnegut en esta novela disculpa totalmente a la especie humana de cualquier salvajada que pueda cometer o haya cometido. Me deja con mal sabor de boca, pero no es en absoluto un defecto del libro. So it goes.

El estilo de Vonnegut es limpio y casi telegráfico, con pocos adjetivos y el recurso a la repetición frecuente de expresiones concretas que funcionan como claves para enfatizar determinadas ideas o acontecimientos (determinados colores para señalar lo trascendente o algunas coincidencias contraintuitivas, “so it goes” [“asi es la vida”, quizás] para indicar que algo muere o termina, etc). Estas repeticiones terminan por darle un ritmo propio y un carácter marcadamente onírico, casi lírico, a la narración. Buscar y anticipar la aparición de determinada expresión llega a convertirse en un juego que te implica aún más en el libro.

Este es el primer libro que leo de Kurt Vonnegut, y a pesar de que tiene algunas aristas comprendo su condición de escritor de culto. No será la última novela suya que lea [de hecho, en el momento de leer esto ya he leído otro:Cat’s Cradle]. La novela está repleta de frases perfectas y los lectores dados a subrayar acabarán con un libro lleno de citas destacadas. Es evidente la atención prestada al lenguaje. Debo decir que una parte de esta excelencia se diluye al considerar la novela en conjunto. Para mi, la novela pierde fuerza en los momentos en los que se vuelve más surrealista y rozaría la perfección si no fuera por el bache “extraterrestre” de la historia. Aún y asi, es una novela que hace pensar, emociona, hace reir (para no llorar) y se lee en un suspiro. Me ha costado asignarle una puntuación a este libro, pero prefiero escatimarle la quinta estrella porque sospecho Vonnegut puede dar más de si [avance:efectivamente. Cat’s Cradle lo demuestra]. Cuatro estrellas, pues. ¿Que más puedo decir? Leedla.

Tagged , , ,

The War of the Worlds, de H.G. Wells

War of the Worlds

“Yet across the gulf of space, minds that are to our minds as ours are to those of the beasts that perish, intellects vast and cool and unsympathetic, regarded this earth with envious eyes, and slowly and surely drew their plans against us.”

El argumento de The War of the Worlds es sencillo y conocido por todos: un mal día los marcianos intentan invadir la tierra. Fue publicado inicialmente por entregas en 1897 y después de haberlo leído no puedo menos que imaginar el impacto que debía tener en el momento de su publicación. Lo mismo debió pensar Orson Welles 40 años después cuando hizo su famosa adaptación radiofónica de la novela y sembró el pánico entre los neoyorquinos, en el que posiblemente sea el mayor hoax de la historia.

The War of the Worlds es un libro que todavía engancha. En muchos aspectos (en los que más importan) no ha acusado el paso del tiempo, aunque en otros se notan más sus más de 100 años de edad. Donde el libro ha envejecido peor, en lo que al parecer es uno de los rasgos distintivos de la literatura de Wells, es en la descripción de la psicología individual de los personajes y en el uso poco realista de los diálogos, al menos para un lector actual. En cambio, la progresión del argumento, la descripción de la destrucción de la sociedad inglesa y el reflejo de la histeria colectiva y de sus consecuencias son impecables, al nivel de las mejores historias post-apocalípticas. ¿Será, tal vez, The War of the Worlds el primer libro de catástrofes después del Antiguo Testamento?

Me ha parecido una novela sorprendentemente moderna. Con la excepción de los diálogos, poco numerosos, y algunos momentos de exposición o disgresión moral, nada en el estilo del libro lleva a pensar que fue escrito hace más de cien años. Incluso los datos revelados como imposibles por la ciencia (la existencia de los marcianos, su verniano modo de transporte a través del espacio sideral, etc.) están explicados de tal manera que no resulta difícil rendirse a su encanto y disfrutarlos sin oir los chirrídos horripilantes de la inverosimilitud. El libro prescinde de cualquier tipo de suspense, pues ya desde las primeras páginas deja claro el fracaso de la invasión marciana, aunque eso no impide disfrutar, si disfrutar es la palabra, de la tensión del argumento. El desenlace es tan repentino que corta el aliento y todavía no estoy seguro de que pensar de él, aúnque si pienso en la superioridad tecnológica de los marcianos me cuesta imaginar una alternativa que no acabara con el sometimiento de la especie humana. En cualquier caso es un final satisfactorio y las últimas descripciones de Londres desolado son uno de los puntos álgidos del libro, por lo que no es un mal lugar para el comienzo del final de la historia.

Me quito el sombrero ante HG Wells. Es un libro perfectamente recomendable para cualquier aficionado a la ciencia ficción. Le caen cuatro de las cinco estrellas de Goodreads.

Tagged , , ,