Tag Archives: 5 estrellas

Reflexiones en torno a “James Tiptree Jr., the Double Life of Alice B. Sheldon” de Julie Phillips.

portada bioEn el momento de escribir estas líneas, a 19 de mayo de 2014, si me preguntan cual es el mejor libro que he leído durante el año no me cabe duda alguna de la respuesta: James Tiptree Jr., the Double Life of Alice B. Sheldon, de Julie Phillips. En este libro, ganador del Premio Nacional de la Crítica de los EE.UU. de 2006 en la categoría de biografía, Phillips explica la vida de una de las figuras más enigmáticas de la historia de la ciencia ficción, además de una de las principales autoras de relatos del género y, para muchos, del conjunto de la literatura. Durante veinte años, hasta su muerte, Alice B. Sheldon escribió usando el seudónimo de James Tiptree Jr. y durante la mitad de este período se hizo pasar por hombre ante prácticamente todas las (numerosas) amistades que mantuvo por correspondencia. En medio construyó una de las carreras más sólidas de la ciencia ficción y vivió una vida, incluyendo la sexualidad, llena de complejidades y contradicciones. Phillips la explica con la habilidad de hacer del libro un diálogo con la vida del propio lector y lo convierte en una de las lecturas más sugerentes y estimulantes que he leído en mucho tiempo.

En el siguiente artículo hablaré de esta biografía y opinaré sobre ella, pero me gustaría dejar muy claro, de entrada y en aras de la transparencia, que este libro y las búsquedas que he ido haciendo durante su lectura son todo lo que sé de la autora. Todavía no he leído sus relatos, algo que me ha limitado considerablemente mientras escribía esta reseña.

Continue reading

Tagged , , , , , , ,

The Spoiler Club #2 – Jagannath, de Karin Tidbeck

Aquí tenéis, con cierto retraso desde que lo emitimos, el segundo episodio de The Spoiler Club, el videopodcast en el que Jesús Cañadas, Alexander Páez y un servidor destripamos uno o más libros. Esta vez la víctima es Jagannath, la magnífica antología de Karin Tidbeck que reseñé en la entrada anterior, publicada en español por Nevsky Prospects. También hacemos referencia a otros libros de relatos muy recomendables: el Todos los Cuentos de Cristina Fernández Cubas (podéis leer aquí la entrevista que pude hacerle durante el Festival MOT) y el Los Demonios del Lugar de Ángel Olgoso, que para mi ha representado todo un descubrimiento.

Espero que disfrutéis del programa.

Tagged , , , , , , , , , ,

Jagannath: el abanico de la fantasía del norte

Este es uno de los pocos libros que he releído últimamente y le debo el empujón para la segunda lectura al próximo episodio de The Spoiler Club, en el que aprovecharemos la traducción al castellano de Nevsky Prospects para comentar este libro y ponerlo en relación con algunos autores de relatos en castellano como Cristina Fernández Cubas y Ángel Olgoso. Antes de eso quiero reseñarlo, en parte para ordenar mis ideas antes del programa.

Continue reading

Tagged , , , , ,

The Spoiler Club #1 – Iris, de Edmundo Paz Soldán

Con todos vosotros, recién salido del horno: The Spoiler Club, con Jesús Cañadas, Alexander Páez y un servidor.

)

Tagged , , ,

Iris, de Edmundo Paz Soldán: buena ciencia ficción indid

«Estaba parada sobre una fosa común. Todo Iris era una fosa común. El planeta entero una fosa común.»

iris

El pasado viernes tuve el privilegio de mantener una larga e interesante conversación telefónica con Edmundo Paz Soldán, autor (entre otras) de la novela de ciencia ficción Iris, publicada por Alfaguara. De esa conversación ha surgido una entrevista que tengo muchas ganas de compartir con vosotros, pero prefiero esperar hasta mañana y sacar antes la reseña. La novela me ha parecido fascinante, arriesgada y uno de los mejores títulos de ciencia ficción que he leído últimamente, en el idioma que sea.

Continue reading

Tagged , , , ,

Recordando a Iain Banks: The Player of Games

BanksBanner

Desde El Fantascopio, a propuesta de Leti de Fantástica Ficción, hemos iniciado una lectura compartida de los libros de Iain Banks con motivo de su fallecimiento el pasado junio. Así, desde ayer y hasta el día de navidad podréis leer las reseñas y artículos que le hemos dedicado al autor escocés y a sus libros, incluyendo muchas de sus novelas de La Cultura. Para mi, más que de recordatorio, esto ha sido un descubrimiento, pues The Player of Games (1988; El Jugador, 1992) es la primera novela de Banks que he tenido el placer de leer. Continue reading

Tagged , , , , ,

Entrevista de lectura: Odo nos habla de Las Luminosas

Tal vez recordéis que hace unos meses publiqué en La Biblioteca de Ilium una entrevista a Elías Combarro, a quién podéis invocar en twitter con el nick @odo, preguntándole por su experiencia leyendo Las Furias de Alera, la primera entrega de la serie de fantasía del popular autor Jim Butcher. Él, a su vez, publicó en el imprescindible Sense of Wonder una entrevista similar en la que el entrevistado era yo. El caso es que nos sentimos tan cómodos en este formato que hemos decidido repetir la experiencia con un libro que nos ha gustado muchísimo a ambos y que saldrá publicado en español en setiembre en la colección Literatura Fantástica RBA: Las Luminosas (The Shining Girls), de Lauren Beukes. Aquí podréis leer las respuestas de Elías a mis preguntas y en este enlace las mías a las suyas. Siempre es un placer visitar los cómodos y aireados salones de Sense of Wonder y hablar de libros con un buen amigo.

Antes de cederle la palabra a Elías me gustaría mostraros la portada que acompañará a la edición española de Las Luminosas, ilustrada por el siempre magnífico Alejandro Colucci. Le agradezco a Literatura Fantástica RBA que nos haya permitido presentar la ilustración en primicia. No me digáis que no es una pasada.

Las luminosas (1)

Y sin más, os dejo con Elías:

1. Las Luminosas es una novela a caballo entre varios géneros, especialmente la ciencia ficción (hay quien dice que más bien sería fantasía urbana) y la novela negra. ¿Como valoras el componente fantástico de la novela?

El elemento fantástico, principalmente a través de los viajes en el tiempo, está muy bien dosificado. Por un lado, es un elemento central de la trama, porque todo el misterio que rodea al asesino está basado precisamente en su capacidad de desaparecer sin dejar rastro. Pero, al mismo tiempo, Lauren Beukes no se recrea en el “mecanismo” de esos desplazamientos temporales, sino que se centra en el desarrollo de los personajes y de su historia.

Me parece que es una decisión sumamente acertada, porque la potencia de la obra no proviene de un par de detalles llamativos, sino de su solidez en todos los aspectos: personajes, trama, descripciones… El elemento fantástico está al servicio de todos ellos y no al revés.

2. ¿A qué tipo de lector crees que le podría gustar esta novela?

Creo que puede gustar a casi cualquier tipo de lector. Tanto los viajes en el tiempo como los “serial killers” son dos temas que están muy presentes en todo tipo de obras (novelas, películas, series de TV…) y con los que casi todo el mundo está familiarizado, por lo que no creo que supongan una “barrera” de entrada para nadie. Yo diría que puede ser una novela muy apropiada tanto para seguidores habituales de literatura de género (ya sea novela negra, de misterio, fantástica o de ciencia ficción), como para lectores de narrativa contemporánea o incluso personas que habitualmente no leen demasiado. Si la comparo, por ejemplo, con Los hombres que no amaban a las mujeres, creo que The Shining Girls tiene todas las virtudes que hicieron del libro Stieg Larsson un auténtico fenómeno editorial pero ninguno de sus (muchos) defectos. Y, además, infinidad de estupendas características propias. Me parece que va a ser uno de los grandes libros del año a todos los niveles.

3. Tú también has leído Zoo City, de la misma autora. ¿Qué es lo que más te gusta de su estilo y en qué crees que ha cambiado —para bien o para mal— desde su anterior novela?

He notado una clara evolución en muchos aspectos. Principalmente, el estilo es más maduro y el ritmo está mucho mejor controlado. Podría decir que Zoo City era una novela que mostraba un gran potencial y que ese potencial se ha desarrollado casi por completo en The Shining Girls, una novela casi perfecta.

shiningUK4. ¿Cuáles te parecen que son los puntos fuertes (y débiles) de Lauren Beukes como autora?

Con sólo tres novelas (de las que nada más he leído dos, aunque le tengo muchas ganas a Moxyland) y algunos relatos publicados, es difícil responder a esta pregunta. Pero voy a arriesgarme diciendo que Beukes tiene un talento especial para varias cosas: Por un lado, crear una ambientación muy llamativa con unas pocas pinceladas; esto es cierto en The Shining Girls (hablábamos antes de como el elemento fantástico es leve pero impregna toda la novela) y aún más en Zoo City, en mi opinión. Por otro lado, sabe mezclar géneros dispares de una manera asombrosa. Y, finalmente, es capaz de crear personajes femeninos fuertes y con mucho carácter pero que, a la vez, se alejan de los estereotipos. En The Shining Girls no lo hace sólo con la protagonista principal sino con TODOS los personajes secundarios (y en apenas unas pocas páginas).

En cuanto a sus puntos débiles, fijándome sólo en Zoo City quizá podría decir que descuida un poco la trama en favor de otros elementos, pero es que en The Shining Girls no pasa eso ¡ni mucho menos!

5. ¿Qué te parece la estructura de la novela? ¿Podrías describirla y valorar su contribución a la calidad de la novela?

La estructura de la novela es, al mismo tiempo, simple y compleja. Simple porque es muy, muy sencillo seguir todos los sucesos a pesar de que pasan muchas cosas en distintos momentos temporales. Compleja porque todos los hilos se van entretejiendo hasta llegar al espectacular desenlace final. En este sentido, la narración es engañosamente sencilla. No es fácil llevar al lector a través de tantos saltos temporales, tantos personajes, tantas escenas diferentes y que no sólo no se pierda sino que cada vez esté más enganchado al libro. Beukes lo consigue con un éxito total y esto contribuye decisivamente a la calidad de la novela.

6. ¿Cuales son tus personajes preferidos? ¿Hay alguno que te haya gustado menos?

Esa es una pregunta muy difícil. Todos los personajes de The Shining Girls están perfectamente construidos, aunque algunos de ellos aparecen en un solo capítulo (o incluso menos). Quizá el que me ha convencido un poco menos es el periodista (¡¡¡no me acuerdo cómo se llama!!!) que ayuda a Kirby, la protagonista principal, que me parece un poco estereotipado. Pero es que el resto son casi perfectos: Kirby, Las Luminosas… y, por supuesto, y por encima de todos, Harper Curtis, un personaje por el que se siente a la vez repulsión, rechazo y hasta compasión.

7. ¿Qué es lo que más te ha gustado y lo que menos te ha gustado de la novela?

Me ha gustado todo: la prosa de Beukes, que por momentos es bellísima; la caracterización de los personajes, que es magistral; el final, que es brillante… Es una novela a la que es muy difícil sacarle un pero. Quizá en algunos momentos el ritmo es ligeramente lento, pero es un detalle muy, muy menor ante las muchas cualidades de este libro. Lo he dicho y lo repito: va a ser uno de los libros del año.

MurderWall

Lauren Beukes nos muestra como realizó el seguimiento de las diferentes líneas temporales de la novela en su famosa “murder wall”.

Tagged , , , ,

Reseña de Prospectivas, Antología del Cuento de Ciencia Ficción Española Actual

Prospectivas

Uno de objetivos lectores que me planteé para 2013 fue prestarle más atención a la literatura fantástica escrita originalmente en español. Empecé a leer en inglés para (a) mejorar mi nivel del mismo, (b) ahorrar (mucho) dinero y (c) estar más al día de las novedades y… al final me acostumbré tanto que ahora tiendo a huir de traducciones  —Pido disculpas a mis amigos traductores: No son ellos, soy yo— y he acabado sabiendo muy poco de lo que se escribe en español, ya sea desde España o desde Latinoamérica. Tengo algo más claro lo que se escribe en catalán, pero eso me resulta menos difícil porque la cantidad de novedades es más reducida. En resumen, que me parece una situación un poco perversa y —a pesar de los quebraderos de cabeza que me provoca la gestión de mi Pila de libros pendientes— decidí ponerle remedio. Un poco.

Y así llegué a Perturbaciones y a Prospectivas, los volúmenes que Salto de Página ha dedicado a los relatos de literatura fantástica y ciencia ficción, respectivamente, escrita en nuestro país (También han publicado Aquelarre, un volumen similar dedicado al relato de terror). Salto de Página tuvo a bien enviarme los dos primeros volúmenes y, leído Prospectivas y a falta de hacer lo mismo con Perturbaciones, me apetece mucho hacer una pequeña valoración que ya acumula un retraso mucho mayor de lo que me hubiera gustado. Vamos con Prospectivas, pues. Prescindiré del suspense y adelantaré que me ha dejado un regusto un tanto agridulce.

La introducción de Prospectivas

Prospectivas recoge una selección de dieciocho relatos presentados sin orden cronológico, con un prólogo de Fernando Ángel Moreno y una pequeña introducción para cada relato. Con la excepción de dos de ellos, inéditos hasta su aparición en el presente volumen, todos ellos habían sido publicados anteriormente entre 1981 y 2012 y existe un curioso hiato temporal entre el cuento más antiguo (Mein Führer, de Rafa Marín, publicado en 1981) y el siguiente (La Carretera, de Rodolfo Martínez publicado en en 1990) —¿qué le paso a la ciencia ficción española en esos nueve años? ¿Hay una generación perdida?—. Las 432 páginas del libro contienen relatos de autores que le resultarán familiares a cualquier lector que haya tenido al menos medio ojo puesto en la evolución del género en nuestro país, como César Mallorquí, Elia Barceló, León Arsenal, Rafa Marín, Juan Miguel Aguilera, Rodolfo Martínez, Eduardo Vaquerizo, Julián Díez, Santiago Eximeno… y otros que a mí (ya he mencionado mi falta de conocimiento de la actualidad del género en nuestro país, ¿verdad? Pues sirva como disculpa para cualquier susceptibilidad herida) me resultan menos familiares, como Manuel Vilas, Daniel Mares, Joaquín Revuelta, Juan Antonio Fernández Madrigal, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Carlos Pavón, Roberto Bartual, Matías Candeira y José Ramón Vázquez. Sangre vieja y sangre nueva en una combinación interesante que se refleja en la enorme variedad de estilo y de temas que recogen los relatos seleccionados. En mi repaso al contenido del libro agruparé las narraciones en torno a una serie de características, pero ni son las únicas posibles, ni son excluyentes entre sí, ni creo que puedan contener la totalidad de la antología.

Fernando Ángel Moreno se refiere, en el prólogo, a siete elementos muy característicos de la ciencia ficción española, especialmente durante sus primeros años. Estos elementos, que me limitaré a mencionar, son: (1) la falta de personajes femeninos, (2) la ausencia de robots y extraterrestres, (3) el uso del humor como recurso, (4) la presencia de subtextos subversivos, (5) la falta de interés por las utopías, (6) el uso de referentes literarios clásicos y de recursos metaliterarios y (7) una obsesión con lo espiritual o religioso. Después de una primera lectura de la antología cabe hacerle una crítica menor —que el mismo prólogo reconoce de forma implícita— a una propuesta que parece reflejar con mayor acierto la evolución de la novela de ciencia ficción en español que la del relato. Aunque sí es posible detectar la presencia de algunos de estos elementos en varios de los relatos seleccionados, especialmente del humor y del espíritu subversivo. Otras características, como la falta de personajes femeninos o la ausencia de determinadas formas del género, me parecen más circunstanciales y, en cualquier caso, parecen estar cambiando en estos últimos años (lo cual, sobra decirlo, no le resta ningún valor a la propuesta de Fernando Ángel Moreno, interesada en resumir la historia del género y no su presente).

El prólogo es (demasiado) breve pero informativo y apunta la historia general del género en nuestro país, desde un inicio a finales del franquismo después del impacto que supuso leer, por traducidos por primera vez, a autores como Ursula K. Le Guin, Ray Bradbury o Robert Heinlein. Lo más sugerente del prólogo es su descripción del nacimiento humilde de la ciencia ficción en los arrabales de los bolsilibros y su posterior despliegue, durante la transición, con la llegada de las fotocopiadoras y la popularización de los fanzines, convertido en eclosión exhuberante con el advenimiento de internet y la facilidad de acceso, finalmente, a la totalidad del género. Como pasa siempre en este tipo de textos deja con ganas de más y es de agradecer la presencia de la bibliografía recomendada por Fernando Ángel en las notas a pie de página. Tal vez, por meterme en camisa de once varas, deje de lado un fenómeno que intuyo al que me referiré en la sección final de la reseña: la aparición, recientemente, de un grupo de autores que no proceden del fándom más “tradicional” o histórico, desconectado de sus tradiciones y de sus medios habituales. Probablemente sería exagerado hablar de un “segundo nacimiento” de la ciencia ficción, pero… el concepto me tienta. Aclaro que me refiero al prólogo y que la selección de relatos sí refleja este cambio. Aclaro, también, que no me refiero solo a la nueva generación de “extraños” a los que se ha referido Javier Calvo recientemente, sino también a autores con planteamientos más próximos a la ciencia ficción tradicional, como Miguel Santander o Cristina Jurado. Más allá de ejemplos más o menos acertados, lo que me llama la atención es la existencia de esta desconexión en la historia del género.

Impresiones de los relatos y características comunes

El volumen comienza con El Rebaño (1993), de César Mallorquí, para muchos el mejor cuento de ciencia ficción jamás escrito en castellano y uno de los mejores de la ciencia ficción. TODA la ciencia ficción… Ahí es nada… Leído con eso en mente ni el relato ni la prosa de Mallorquí están (no pueden estar) a la altura de las expectativas y no puede hacer más que defraudar, pero lo cierto es que se trata de un cuento potente con un párrafo final de impacto. El texto funcionaría mejor si el autor no hubiera cedido a la tentación de la antropomorfización y se acerca peligrosamente a la sensiblería con un tono de fábula moralizante que le resta parte de su frescura, pero no puede ser el mejor cuento de la ciencia ficción española cuando, para mí, ni siquiera es el mejor del volumen. Lo que me interesa destacar es el componente didáctico, o moralizante, del relato, uno de los ingredientes principales de otros relatos de la colección. No puedo dejar de pensar en Tren (2009), el intenso relato en el que Julián Díez recurre a los viajes en el tiempo y al atentado de Atocha en 2004 para reflexionar sobre el valor de la vida y el rol (¿carroñero?) de los medios de comunicación. El cuento es memorable porque Díez da con el tono, y el protagonista, perfectos y es capaz de conseguir varios niveles de lectura que van más allá de su intención moral. Lo mismo puede decirse de La Brigada Diógenes (2009), una distopía descorazonadora, descendiente directa del Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, que habla del rechazo de la sociedad a la vejez y se lee con creciente angustia. Es lo primero que leo de Muñoz Rengel y me ha parecido tremendo, uno de los puntos álgidos de la antología. El último de los relatos “moralizantes”, para mí, es el Últimas Páginas de una Autobiografía (2005) de Roberto Bartual, un cuento magnífico que puede aguantar mal el paso del tiempo por su estrecha vinculación a la producción artística de un período determinado. Se trata de una magnífica ucronía sobre la importancia del arte, la mierda del concepto de patria y el porqué hay que perseguir los sueños.

Otro de los elementos comunes de varios de los relatos de la antología es el sentido del humor, una de las siete características mencionadas en el prólogo. Está en el Mein Führer de Rafa Marín (1981), un cuento de viajes en el tiempo tremendamente divertido, con un gran control del estilo y al que solo puedo reprocharle que sabe a poco. Aparece de nuevo en La Carretera de Rodolfo Martínez (1990), un muy buen cuento que contiene fragmentos magníficos a pesar de ser algo irregular en su desarrollo y en su prosa; también en la ironía de Daniel Mares en Enseñando A Un Marciano (1995), una genial comedia estupenda que, inevitablemente, recuerda al Sin Noticias de Gurb de Eduardo Mendoza (por si a alguien le queda alguna duda: eso era un cumplido). De hecho, diría que la carga irónica de los relatos aumenta a medida que estos son más actuales y es el elemento principal de Arcan (2011), de Manuel Vilas, una gamberrada surrealista que tanto puede generar rechazo como seducir (es mi caso). Si es ciencia ficción lo es a duras penas, pero me he divertido tanto leyéndolo que no voy a ponerme muy pesado con ello.

También hay un grupo de cuentos que agruparía por su voluntad de evocar atmósferas o explorar  sentimientos concretos, más allá de tramas concretas. Entre ellos destaca un relato turbador de tranquila tristeza, Días de Otoño (2005) de Santiago Eximeno, sobre un señor que se aferra con todas sus fuerzas a su esperanza de un futuro mejor. Eximeno ha sido, quizás, uno de mis principales descubrimientos personales en la antología y un autor al que, sin duda, seguiré explorando. Otro de los autores que quiero conocer mejor es Matías Candeira, autor de un cuento brillante de resonancias kafkianas evidentes, El Extraño (2011). En el centro de este relato se encuentra el conflicto entre lo que queremos ser y lo que esperan los demás de nosotros, y Candeira trata el tema  —acercándose más a la fantasía que a la ciencia ficcion— con delicadeza en un cuento en el que la monstruosidad y la humanidad intercambian su lugar. Menos interesante me parece el planteamiento de Carlos Pavón en Poetik GmbH (1998), que saca buen partido de los recursos de la ciencia ficción hard en un estudio del resentimiento que flaquea a nivel narrativo. El último relato que incluyo en este grupo es Todo lo que un Hombre Puede Imaginar (2005), el homenaje de Juan Miguel Aguilera a un tipo de ciencia ficción optimista que persigue el sentido de la maravilla. Es un relato desigual que funciona mejor en su mitad “terrenal”, con una deliciosa atmósfera nostálgica de tintes victorianos, que en su parte fantástica. Vuela demasiado alto y no tiene aire que lo sustente, pero es difícil resistirse a su encanto.

El ingrediente principal de otro conjunto de relatos es su voluntad de estilo. No estoy sugiriendo que el estilo no sea un elemento importante del resto de textos, sino que en los de estos grupos el autor se propone escribir de una manera determinada y conseguir que el lector sea muy consciente de ello. Es el caso de relatos como Arcan (2011) de Manuel Vilas (sí, ya sé, ya he hablado de él), y de Patrick Hannahan y las Guerras Secretas (2012) de Eduardo Vaquerizo. Este último pertenece al subgénero de las historias secretas y Vaquerizo se alza triunfador con una historia que me recuerda a lo mejor de Neal Stephenson y de Greg Egan, que no es poco. En otros casos la voluntad de estilo se refleja más en su carácter imitativa, como sucede con Dragones en el centro (2003) de Joaquín Revuelta y Neo Tokio Blues (2012) de José Ramón Vázquez.  La propuesta de Joaquín Revuelta es una historia de viajes en el tiempo muy original que me ha seducido… y bien pueden ser imaginaciones mías… por su componente paródico. Me voy a permitir el lujo de enviar al incauto lector de esta entrada de excursión a la blogosfera: leed esto. ¿Ya? ¿Os habéis quedado con la frase “cansa leer tantos libros que parecen malas traducciones de libros en un mal inglés”? Es una afirmación con la simpatizo profundamente (“antipatizo” sería más exacto). Pues bien, pondría la mano en el fuego (figurativamente, no vayamos a tener una desgracia) en que Revuelta ha escrito su relato para que parezca una mala traducción de un libro en inglés, y lo hace con tanta deliberación y tanto estilo que le da la vuelta y su cuento… ¡Acaba siendo bueno!. Ahora, claro, si Joaquín Revuelta (a quien no tengo el gusto de conocer) me escribe un comentario y me dice que eso no es así y que malditas sean mis muelas no me quedará más remedio que tragarme mis palabras y decirme a mi mismo aquello de “nobody likes a smartass”. Asumo el riesgo. Neo Tokio Blues también es un homenaje, pero esta vez a los referentes estéticos y narrativos del anime japonés. Es puro argumento y funciona perfectamente, muy divertido.

Quedan por mencionar tres relatos de la antología que me cuesta relacionar entre sí o con los que ya he tratado. Uno de ellos es Besos de Alacrán (1994) de León Arsenal, un buen cuento al que tal vez se le pueda reprochar el tono algo distante que le impone al lector y, finalmente, los dos relatos que más me han decepcionado de todo el volumen: La Estrella (1991) de Elia Barceló, y El Olor Profundo de la Tierra (2004) de Juan Antonio Fernández Madrigal. He oído hablar mucho de Elia Barceló como uno de los mejores valores del género en español y ponerlo en duda porque no me ha gustado un relato estaría fuera de lugar, pero la verdad es que La Estrella mí no va más allá de una historia superficialmente bonita pero vacua. No he conectado con él y no tengo nada bueno que decir sobre él. El caso de El Olor Profundo de la Tierra es más complejo. Se trata de un relato lleno de buenas ideas que sugiere un mundo complejo y atractivo con solo dos pinceladas, pero despilfarra todo su potencial en una historia apresurada y distante que no proporciona ninguna gratificación para el lector. Fernández Madrigal no permite que su historia se despliegue y su texto se parece más al resumen de una novela que a un relato.

Conclusión, enlaces y dudas personales

Sin duda he disfrutado con esta antología. Me ha parecido un buena primera toma de contacto con la ciencia ficción que se escribe en España por más que el nivel de los relatos es desigual y esperaba un nivel global más elevado. Me ha costado plantear esta reseña e incluso ahora, a punto de darla por buena, me aquejan dudas sobre las opiniones que vierto en ella y sobre mi capacidad para valorarla como se merece. Como ya he mencionado forma parte de un propósito personal de hacerme una idea aceptable de lo que se escribe en el género en nuestro idioma (más allá de nacionalidades) y, por ello, agradeceré cualquier contribución vuestra en los comentarios o cualquier crítica a la reseña. Mientras leía la antología y durante el largo intervalo que me ha llevado a pensar y escribir este artículo he ido leyendo opiniones sobre Prospectiva en otros foros, además de otros artículos relacionados que hablaban de autores y temas relacionados. En ese sentido no puedo dejar de recomendaros que visitéis las reseñas de Prospectivas que han escrito Juan Manuel Santiago en Lecturalia y Elías Combarro en Sense of Wonder. Ellos hablan desde un conocimiento mayor que el mío y son algo menos prolijos y, por ende, pesados. Otro texto que me parece interesante, aunque no es una reseña y ha provocado algunas reacciones encontradas, el artículo de Javier Calvo en Jot Down. Será más o menos parcial, más o menos tendencioso, pero después de leer Prospectivas veo claro que se refiere a los autores de literatura fantástica de nuestro país que más me interesan a mí. Creo que también vale la pena recuperar la comparación que hizo Carlos García de uno de los títulos clásicos del género en nuestro país (Lágrimas de Luz, de Rafa Marín, publicada en 1984) y una novela breve escrita —en inglés, aunque para la cuestión de interés eso es anecdótico— en 2012 (Her Fingers, de Tamara Romeroreseñada también en La Biblioteca de Ilium—). En su texto, Carlos proponía que para los autores que empezaron a escribir ciencia ficción en los años de la transición supuso un lastre la falta de tradición y que, tal vez, autores contemporáneos con unos referentes más claros sepan sacar mayor partido de los recursos del género. Es una idea que concuerda hasta cierto punto con el énfasis de Javier Calvo en la aparición de una serie de autores que no orbitan en torno al fandom y beben de tradiciones que incluyen, pero no se limitan, a la fantastika. Concuerda también con mis impresiones sobre la evolución de los cuentos recogidos en Prospectivas, tal y como mencionaba en la introducción de este artículo. Cabe añadir que, al menos para mí, es una apreciación que no tiene relación con la calidad de los cuentos sino con su frescura y con la soltura con la que manejan los recursos del género. En cualquier caso, la existencia de un movimiento similar más allá de nuestras fronteras, con autores como Michael Chabon, Jennifer Egan o Cormac McCarthy, por mencionar algunos, obliga a ser prudente al tratar de buscar cualquier explicación en clave nacional y a enfocar el tema con una dosis sana de escepticismo.

No sé si la ciencia ficción española tiene un gran pasado, pero sospecho que tiene un futuro prometedor. Prospectivas es un volumen imprescindible para cualquiera interesado en el género escrito en nuestro país.

Tagged , , , ,

Redemption in Indigo, by Karen Lord

(Disclaimer: English is my second language, so I want to apologize in advance for there may be mistakes in the text below. If you find any, please let me know so that I can correct it. I’d really appreciate it. Thanks.)

‘I am a storyteller. I travel to collect stories, and I return to tell the stories of one place to the people of another. That is the important part of the trade. You must never tell people their own stories. They have no interest in them, or they think they can tell them better themselves. Give them a stranger’s life and then they’re content.

Redemption in Indigo Sometimes, some books take us back to that territory of the Realm of imagination where our love for fiction was born. We may have preserved some hold on it through our whole life, but I reckon that we tend to impede the accesss to that Realm with no end of obstacles named sophistication, cynicism, realism, avant-gardism, postmodernism, conventionalism, deconstructivism o whatever your favourite group of -isms might be. Far be it from me to deny the virtue in any of those resources when adequately used, and indeed I’m among the firsts to joyously raise my little finger whent the breakthrough writer of the day manages to surprise me with his or her last rethorical pirouette. But when a writer is able to manage that same level of surprise using the exact opposite mechanism, writing a seemingly straightforward -never less than elegant- text, so firmly grounded in the tradition of oral storytelling, as this Redemption in Indigo written by Karen Lord, both my pleasure and my admiration skyrocket.

Redemption in Indigo is a short novel that reminds me, in several ways, of “A Christmas Carol” by Charles Dickens in reverse. The novel depicts a world bursting with djombi -more or less benign or malignant spirits of shifting loyalties- whose eternal lives are devoted to help (or to pester) humans. We will follow one of these djombi whose faith in the human kind has withered in his dealing swith Paama, a coraugeous woman who has confronted tradition in order to flee a husband ruled by gluttony. While this is not an indulging novel, it has an undisguised positive attitude and a willingness to convey a moral, though who is the character in the story to whom the lesson is addressed is a curious choice (hence my mention to a reversed “A Christmas Carol”). My guess is that the tone of this story will remind most readers of some well-known fables read in some form or other. The narrative voice of Lord perfectly matches this approach and one of her achievements is to endow her invented world with a complexity that doesn’t condone the folklore character from which some of the uniqueness of the text derives, perhaps (I wouldn’t dare to be categorical about that) arising from the Caribbean origin of Karen Lord. And, as so often happens in the movies, once the credits are complete a little epilogue is found both surprising and enticing, that leaves us asking for more, more, more!

Redemption in Indigo What will you find in Redemption in Indigo? Magical objects, spirits disguised as animals, three (as custom has it) elderly priestesses that in my european tradition would be either good witches or goodfairies, Chaos sticks, ghosts, exotic landscapes, instant teleportation, time travel! What you will realy find is a magnificent tale that will help you remember why imagination is important. Karen Lord writes in a style both straightforward and elegant, chosing a very personal narrative voice that addresses the reader breaking the fourth wall whenever she deems it necessary. I have some minor issues with a character whose appearances throughout the story seem a little bit discordant to me, but I blame my limitations rather than the text itself. Overall, this is a really impressive debut, owing in no small part to its simplicity. I highly recommend it to anyone interested in fantastic literature.

Tagged , , ,

Redemption in Indigo, de Karen Lord

‘I am a storyteller. I travel to collect stories, and I return to tell the stories of one place to the people of another. That is the important part of the trade. You must never tell people their own stories. They have no interest in them, or they think they can tell them better themselves. Give them a stranger’s life and then they’re content.

Redemption in IndigoAlgunos libros nos llevan de regreso a ese territorio de la imaginación en el que nació nuestro amor por la ficción. Aunque podamos no abandonarlo nunca del todo, a veces la intuición me sugiere que tendemos a obstaculizar el acceso a ese reino mediante un sinfín de obstáculos que llamamos sofisticación, cinismo, realismo, vanguardismo, postmodernismo, convencionalismo, deconstructivismo o vuestro grupo favorito de -ismos. No seré yo quien discuta la virtud de cualquiera de estas herramientas cuando su uso es adecuado y soy el primero en alzar el meñique con gozo cuando el autor revelación de turno me sorprende con su última pirueta retórica, pero cuando un escritor (o, en este caso, escritora) consigue sorprenderme utilizando el recurso inverso, con un texto que aparenta ser sencillo y nunca es menos que elegante, que bebe tan directamente de la tradición oral, como el Redemption in Indigo escrito por Karen Lord, mi placer y mi admiración se multiplican.

Redemption in Indigo es una novela breve que, en muchos sentidos, me hace pensar en un reflejo inverso del “Un Cuento de Navidad” de Charles Dickens. La novela propone un mundo repleto de djombi, espíritus más o menos benignos o malévolos de lealtades cambiantes que pasan la eternidad ayudando o perjudicando a los humanos, y nos explica la relación entre un poderoso djombi que ha perdido la fe en la especie humana y Paama, una valerosa mujer que se ha visto obligada a enfrentarse a la tradición para alejarse de un marido cuya vida está completamente dominada por la gula. Aunque no se trata de una novela complaciente, el tono de la historia tiende sin disimulo a lo positivo y su voluntad de transmitir una enseñanza moral es evidente, aunque quién es el destinatario de esa enseñanza no deja de ser curioso (de ahí mi referencia a “Un Cuento de Navidad”). En este sentido recuerda a numerosas fábulas o cuentos que en una forma u otra todos conoceremos y la voz narrativa de Lord se adapta perfectamente a este formato. Uno de los logros de la autora es saber dotar de complejidad su mundo inventado sin renunciar al tono de folklore que le da su carácter especial, atribuible tal vez (no me atrevería a ser categórico al respecto) al origen caribeño de Karen Lord. Y, como sucede tan a menudo en el cine, después de los títulos de crédito hay una pequeña escena que deja con la boca abierta y con ganas de más, más, ¡más!

Redemption in Indigo¿Que encontraréis en Redemption in Indigo? objetos mágicos, espiritus disfrazados de animales, tres (como manda la costumbre) viejas sacerdotisas que en la tradición europea serían brujas buenas o hadas, varitas del caos, fantasmas, exotismo, cambios de lugar instantáneos, ¡viajes en el tiempo! Lo que de verdad encontraréis es un magnífico cuento que os ayudará a recordar porqué era importante eso de la imaginación. Karen Lord tiene un estilo sencillo pero elegante y adopta la voz de un narrador muy personal que interpela al lector atravesando la cuarta pared siempre que le resulta conveniente. Hay un par de detalles muy menores que me despistan, no acabo de verlos claro, un personaje que aparece en dos momentos de una forma un tanto inconexa, pero lo atribuyo más a mis limitaciones que a un problema del texto. En conjunto me parece un debut realmente impresionante, en buena parte gracias a su sencillez. Muy recomendado para cualquiera interesado en la literatura de fantasía.

Tagged , , ,