Tag Archives: inglés

The Three-Body Problem, de Liu Cixin

[Esta reseña forma parte de un conjunto coordinado con los blogs Más Ficción que Ciencia, de Cristina Jurado; El Voracilector, de Josep Maria Oriol; Leemaslibros, de Pedro Román; y La Biblioteca de Ilium. Cada uno de nosotros ha escrito su reseña de forma independiente y le ha hecho una pregunta distinta a los demás, que han (hemos) integrado sus respuestas en sus (nuestras) reseñas. Esperamos que esta iniciativa os parezca interesante y sirva para dar una visión poliédrica de The Three Body Problem, de Liu Cixin]

“You study the stars. How can that be useless?

t3bpThe Three-Body Problem (T3BP desde ahora), de Liu Cixin (traducido y apadrinado por Ken Liu), es la primera parte de una trilogía de ciencia ficción centrada en el primer contacto entre la humanidad y una raza extraterrestre. Cixin es el principal autor de ciencia ficción de China y desde que Odo, de Sense of Wonder, me habló de él lo he tenido en mi punto de mira. Tiene numerosos relatos traducidos al inglés —en castellano podéis leer su relato “Quién cuidará de los dioses” en la antología Terra Nova 3— y las críticas que he leído sobre ellos son prácticamente unánimes en sus elogios, destacando el carácter clásico de la ciencia ficción (dura) que practica. Bien, yo soy más aficionado a las novelas que a los relatos, y dado que en marzo finaliza el período de nominación a los premios Hugo y T3BP parece un candidato potencial —efectivamente: lo nominaré— he hecho de la necesidad virtud y lo he propulsado a los primeros puestos de mi Pila de pendientes. ¿Veredicto? Desconcertante; mi valoración es menos entusiasta que la mayoría de las que he podido leer por ahí (3,75 sobre 5), pero la balanza se inclina claramente hacia el lado positivo. Para mí, T3BP es una novela llena de ideas (especialmente, pero no solo, sobre la ciencia y su naturaleza) que sabe convertir en una historia apasionante, con algunas imágenes brillantes y una riqueza imaginativa notable que se suma a lo originalidad, para un lector occidental, de su voz china; por otro lado, tanto en estructura como en tratamiento de los personajes y en construcción de esquemas puede llegar a ser extremadamente torpe. Aquí me puede estar traicionando mi sensibilidad habituada a lo occidental, obviamente, pero como no veo forma de evitarlo ahí queda el disclaimer. Destaco esta discrepancia entre lo bueno y lo malo (para mí, insisto) de la novela porque me parece sorprendente la distancia entre ambos extremos en un mismo libro: lo bueno es magnífico, pero lo malo es terrible. Continue reading

Tagged , , , , , , , ,

Reseña de Wool (Espejismo), de Hugh Howey: un ovillo apocalíptico

Hugh Howey (izquierda) y yo (derecha)

Hugh Howey (izquierda) y yo (derecha)

El pasado 24 de octubre tuvo lugar en Gigamesh, la popular librería de Barcelona, un encuentro a puerta cerrada entre Hugh Howey y una selección de medios online. Tuve la suerte de estar invitado al encuentro y de poder plantearle varias preguntas al autor de Wool/Espejismo. Un tipo interesante, igual que el encuentro. Quería hacer una crónica del evento, pero lo cierto es que después de la exhaustividad de Marc J. Piarnau en La Casa de El o la síntesis de Sergi Viciana en Fantifica no le veo demasiado sentido. Os recomiendo leer ambos artículos (y el de Jordi Benavente en Martorell Negre, en catalán) para saber cómo fue la cosa, pero yo me limitaré a reseñar el libro refiriéndome a la presentación en algún momento. Una de las preguntas que le planteé a Howey fue si pensaba que la piratería de libros electrónicos tenía el mismo impacto en un autor autoeditado que en un autor publicado en una editorial tradicional y su respuesta, en breve, fue que no, que el impacto era mucho menor. Me parece muy interesante su respuesta, pero Marc la ha explicado tan bien que me parece un poco absurdo repetirme. Os animo de verdad a leer su crónica. Al cuerno con ese dogma del SEO que recomienda no enviar a la gente a visitar otros blogs. Volved luego, eso sí, a acabar de leer la reseña. Le agradezco mucho a Minotauro y a Gigamesh su invitación a la presentación. Fue una charla realmente interesante y la compañía fue inmejorable, tanto durante la presentación como durante la ineludible cata de zumo de cebada que tuvo lugar a continuación.

Continue reading

Tagged , , , ,

Cyberstorm, de Matthew Mather: por buscar Google en Google

cyberstormCyberstorm, de Matthew Mather, ha sido uno de esos libros que lees casi por casualidad, sin muchas expectativas, y te sorprende para bien. Después de leerlo me he enterado de que iba a ser publicado en español y, buscando un poco, que forma parte de un proyecto más ambicioso de su autor. ¿He dicho que además es autopublicado? Pues lo es, y eso suele hacer saltar todas mis alarmas pero en este caso la desconfianza era innecesaria: no sé de donde sale Matthew Mather pero sus recursos no son los de un autor primerizo. No quiero decir que se trate de una novela perfecta, pues no lo es y probablemente menos para un lector no estadounidense, pero consigue atraparte en su historia y sembrarla de momentos memorables.

La premisa de Cyberstorm es seductora y no es de extrañar, especialmente teniendo en cuenta su planteamiento, que haya llamado la atención de la 20th Century Fox: un ataque digital coordinado de origen desconocido provoca el colapso de internet y, con ello, una crisis mundial de proporciones devastadoras. El planteamiento recuerda un poco a lo que espero de otra novela que aguarda turno en mi estantería, el Zero Day: A Novel del experto en informática Mark E. Russinovich, aunque no dudo que encontraré numerosas diferencias entre ambas. El acierto, para mí, de Mather, consiste en situar la acción de la mayor parte de su novela en un entorno de máximo impacto: la isla de Manhattan durante una gran nevada. No resulta difícil imaginar el caos que puede representar la interrupción súbita de las comunicaciones y, sobretodo, de los canales de distribución de bienes, en una urbe tan dependiente de los suministros externos y la tecnología como la famosa isla. Así, casi toda la novela se convierte en una historia de supervivencia con un planteamiento muy verosímil, al menos cuando no idealiza a los supervivientes (aunque esa apreciación puede depender del cinismo del lector…) y hasta el momento en el que se adentra más en el terreno de la ciencia ficción (a través de la distopía).

El estilo de Mather es competente, y no lo digo como elogio tibio. Sabe narrar su historia y sacar partido del entorno y los personajes que va construyendo, y si bien es cierto que entre sus páginas encontraréis más de uno y más de dos lugares comunes, eso no quiere decir que la novela esté desprovista de originalidad. Es bien sabido que el hambre agudiza el ingenio, y los pobres habitantes de Manhattan se convierten en avatares del proverbio cuando tratan de organizarse para enfrentarse al caos de su ciudad. A pesar de algunos de los comentarios que haré a continuación creo que Mather sabe lo que hace cuando se sienta ante el teclado, tanto como constructor de historias como de imágenes hermosas. Nada de ello va a molestar en Hollywood, claro.

atopiaA este libro le veo algunos problemas y los que más me molestan son extraliterarios, uno de ellos (el que más me molesta) extraliterario. El primero de ellos es la lentitud con la que acumula la inercia que, a partir de un momento dado, hace imposible resistirse a su fuerza de arrastre. Mi impresión es que Mather ha tratado de anclar su historia en la cotidianidad de las vidas de sus protagonistas con tanto ahínco que ha estado a punto de anegar el motor de la novela. Es cierto que la jugada le sale bien. La discrepancia entre lo repentino de la “cibertormenta” y el cambio de mentalidad (la adaptación al desastre) de los protagonistas da lugar a algunas páginas en las que nada parece suceder, pero eso hace que al lector le resulte fácil aceptar dicho cambio. Creo que era posible mantener ese efecto sin renunciar al ritmo, pero tampoco me parece un problema grave, como tampoco me lo parece el salto de fe que le pide al lector en la resolución final, un tanto anticlimática, de su historia. Las cosas como son, me muero de ganas de saber como continuará la historia en la especie de secuela o spin-off que existe, The Atopia Chronicles (esta vez sí, claramente de ciencia ficción).

El otro problema tiene más que ver con el subtexto de la historia, aunque es algo a lo que tanto Hollywood como muchos bestsellers estadounidenses nos tienen acostumbrados a los lectores de otros países. Y cuando hablo del subtexto me refiero al machismo —son los hombres los responsables de proporcionar las provisiones mientras las mujeres se quedan en casa dedicándose a “sus labores”, en la medida que el fin de la civilización se lo permite—, al patriotismo hiperbólico —uno de los protagonistas, para nada caricaturizado, podría sentirse a gusto sentado entre Charlton Heston y Robert Heinlein— y un cierto tufo a xenofobia en el que no voy a entrar mucho por no revelar demasiados detalles de la trama. Nada nunca visto ni nada que no pueda hacerse a un lado con un suspiro para centrarse en otros aspectos de la novela, pero algo que no me sentiría cómodo si dejara de mencionarlo. El tema del patriotismo puede ser una espina personal que no moleste a todos por igual, pero ahí queda.

Y poco más que añadir. Creo que es un libro que vale la pena leer si os gustan las novelas con tintes post-apocalípticos, teniendo en cuenta que es un libro con voluntad de ser muy comercial y que eso condiciona su tono. Creo que mi reseña lo da a entender pero insistiré por si las moscas: no es exactamente ciencia ficción, al menos no hasta su tramo final. De hecho, creo que puede gustar a un abanico bastante amplio de lectores. Seguiré a Matthew Mather con interés.

Tagged , , ,

Lectura compartida en El Fantascopio, primera belleza: Neologismos Fictivos

7beautiesSiguiendo con la lectura conjunta de The Seven Beauties of Science Fiction, de Istvan Csicsery-Ronay Jr. en El Fantascopio, anuncio la publicación del comentario al primer capítulo en el blog de la escritora Cristina JuradoMás Ficción Que Ciencia.

El capítulo está dedicado a la primera de las siete bellezas propuestas por el libro: los neologismos en la ciencia ficción.

El tema es interesante de por sí, pero además Cristina ha elegido usar de ejemplo uno de los mejores libros de ciencia ficción de los últimos años: Embassytown, de China Miéville. Miéville es uno de los autores preferidos en La Biblioteca de Ilium y su afición extrema por el lenguaje inventado le convierte en un sujeto de estudio inmejorable para este capítulo. Además de poder leer mi reseña de Embassytown aquí, también ha sido publicado recientemente, traducido al español, en la nueva colección de literatura fantástica Fantascy.

Os invito a visitar la entrada de El Fantascopio en la que agruparemos la discusión en torno a este capítulo.

Os dejo con el calendario previsto para el resto de la lectura y los enlaces a los capítulos ya comentados y anuncio que aquí hablaremos de la última belleza: The Technologiade:

  • Jueves, 4 de julio: Introduction: Science Fiction and This Moment
  • Jueves, 11 de julio: First Beauty: Fictive Neology
  • Jueves, 18 de julio: Second Beauty: Fictive Novums
  • Jueves, 25 de julio: Third Beauty: Future History
  • Jueves, 1 de agosto: Fourth Beauty: Imaginary Science
  • Jueves, 8 de agosto: Fifth Beauty: The Science-Fictional Sublime
  • Jueves, 15 de agosto: Sixth Beauty: The Science-Fictional Grotesque
  • Jueves, 22 de agosto: Seventh Beauty: The Technologiade
  • Jueves, 29 de agosto: Concluding Unscientific Postscript: The Singularity & Beyond

Otros blogs participantes:

Tagged , , ,

Lectura compartida en El Fantascopio, primera parte: La Introducción

7beautiesComo dije en la entrada pasada, en El Fantascopio hoy da comienzo la lectura conjunta de The Seven Beauties of Science Fiction, de Istvan Csicsery-Ronay Jr. El libro se antoja denso, complejo e interesantísimo.

Aunque el otro día anuncié que la introducción del libro sería explicada en este blog los planes se han modificado. Os invito a visitar Fantástica-Ficción, el más que recomendable blog de Leticia Lara, donde podréis leer y comentar el artículo resumen del capítulo. También os invito a visitar la entrada de El Fantascopio en la que, en el momento de escribir esta nota, ya ha comenzado la discusión.

Os dejo con el calendario previsto para el resto de la lectura:

  • Jueves, 4 de julio: Introduction: Science Fiction and This Moment
  • Jueves, 11 de julio: First Beauty: Fictive Neology
  • Jueves, 18 de julio: Second Beauty: Fictive Novums
  • Jueves, 25 de julio: Third Beauty: Future History
  • Jueves, 1 de agosto: Fourth Beauty: Imaginary Science
  • Jueves, 8 de agosto: Fifth Beauty: The Science-Fictional Sublime
  • Jueves, 15 de agosto: Sixth Beauty: The Science-Fictional Grotesque
  • Jueves, 22 de agosto: Seventh Beauty: The Technologiade
  • Jueves, 29 de agosto: Concluding Unscientific Postscript: The Singularity & Beyond

Otros blogs participantes:

Tagged , , ,

Lectura compartida en El Fantascopio: The seven Beauties of Science Fiction

7beautiesHace poco que en El Fantascopio se ha anunciado la lectura conjunta de un ensayo sobre la ciencia ficción que me apetece mucho leer. Se trata de The Seven Beauties of Science Fiction, de Istvan Csicsery-Ronay Jr. El idioma del libro es el inglés, el de las discusiones, pues como que no.

La lectura se extenderá durante julio y agosto a un ritmo de capítulo por semana que se comentará de jueves a jueves. Cada capítulo tendrá un comentario inicial que se publicará en el blog del moderador de la discusión del capítulo en cuestión y que servirá para iniciar el debate. Ese artículo inicial, claro, se enlazará adecuadamente en El Fantascopio, que es donde tendrá lugar el debate principal. La Biblioteca de Ilium empieza pronto: El jueves 4 de julio inauguraré la lectura compartida hablando de la introducción del libro: Science Fiction and This Moment.

A continuación os muestro la tabla de contenidos del libro y el calendario previsto:

  • Jueves, 4 de julio: Introduction: Science Fiction and This Moment
  • Jueves, 11 de julio: First Beauty: Fictive Neology
  • Jueves, 18 de julio: Second Beauty: Fictive Novums
  • Jueves, 25 de julio: Third Beauty: Future History
  • Jueves, 1 de agosto: Fourth Beauty: Imaginary Science
  • Jueves, 8 de agosto: Fifth Beauty: The Science-Fictional Sublime
  • Jueves, 15 de agosto: Sixth Beauty: The Science-Fictional Grotesque
  • Jueves, 22 de agosto: Seventh Beauty: The Technologiade
  • Jueves, 29 de agosto: Concluding Unscientific Postscript: The Singularity & Beyond

Os muestro también el resumen de la contraportada del libro, traducida amablemente por Cristina Jurado:

Ahora que el mundo experimenta cambios a diario, gracias a la aplicación de la tecno-ciencia en cada aspecto de la vida, la ciencia ficción se ha convertido en un modo esencial para imaginar los horizontes de la posibilidad. Aunque muchos de los textos de ciencia ficción varían en cuanto a niveles de calidad artística y sofisticación intelectual, todos participan de una energía social y del deseo de imaginar un futuro colectivo para la especie humana y el mundo. En este momento, una impresionante cantidad de películas, publicidad, música, videojuegos y literatura no perteneciente al género se ha convertido en los que Csicsery-Ronay llama hábitos mentales que estimulan la ciencia-ficcionalidad. Ya no se trata la ciencia ficción como un motor genérico que produce efectos predecibles, sino como un modo de conocer capaz de enmarcar experiencias como si fueran aspectos de la ciencia ficción.
Este libro describe la ciencia ficción como una constelación de siete atracciones cognitivas que forman parte de la ciencia-ficcionalidad: neología fictiva, novums fictivos, historia futura, ciencia imaginaria, lo sublime ciencia-ficcional, lo grotesco ciencia-ficcional y la Tecnologiada o la épica del desarrollo tecno-científico en un régimen global.

¡Los Fantascópicos os invitamos a participar!

Actualización- También se han sumado a la letura:

Tagged , , ,

Entrevista de lectura: Odo nos habla de Las Luminosas

Tal vez recordéis que hace unos meses publiqué en La Biblioteca de Ilium una entrevista a Elías Combarro, a quién podéis invocar en twitter con el nick @odo, preguntándole por su experiencia leyendo Las Furias de Alera, la primera entrega de la serie de fantasía del popular autor Jim Butcher. Él, a su vez, publicó en el imprescindible Sense of Wonder una entrevista similar en la que el entrevistado era yo. El caso es que nos sentimos tan cómodos en este formato que hemos decidido repetir la experiencia con un libro que nos ha gustado muchísimo a ambos y que saldrá publicado en español en setiembre en la colección Literatura Fantástica RBA: Las Luminosas (The Shining Girls), de Lauren Beukes. Aquí podréis leer las respuestas de Elías a mis preguntas y en este enlace las mías a las suyas. Siempre es un placer visitar los cómodos y aireados salones de Sense of Wonder y hablar de libros con un buen amigo.

Antes de cederle la palabra a Elías me gustaría mostraros la portada que acompañará a la edición española de Las Luminosas, ilustrada por el siempre magnífico Alejandro Colucci. Le agradezco a Literatura Fantástica RBA que nos haya permitido presentar la ilustración en primicia. No me digáis que no es una pasada.

Las luminosas (1)

Y sin más, os dejo con Elías:

1. Las Luminosas es una novela a caballo entre varios géneros, especialmente la ciencia ficción (hay quien dice que más bien sería fantasía urbana) y la novela negra. ¿Como valoras el componente fantástico de la novela?

El elemento fantástico, principalmente a través de los viajes en el tiempo, está muy bien dosificado. Por un lado, es un elemento central de la trama, porque todo el misterio que rodea al asesino está basado precisamente en su capacidad de desaparecer sin dejar rastro. Pero, al mismo tiempo, Lauren Beukes no se recrea en el “mecanismo” de esos desplazamientos temporales, sino que se centra en el desarrollo de los personajes y de su historia.

Me parece que es una decisión sumamente acertada, porque la potencia de la obra no proviene de un par de detalles llamativos, sino de su solidez en todos los aspectos: personajes, trama, descripciones… El elemento fantástico está al servicio de todos ellos y no al revés.

2. ¿A qué tipo de lector crees que le podría gustar esta novela?

Creo que puede gustar a casi cualquier tipo de lector. Tanto los viajes en el tiempo como los “serial killers” son dos temas que están muy presentes en todo tipo de obras (novelas, películas, series de TV…) y con los que casi todo el mundo está familiarizado, por lo que no creo que supongan una “barrera” de entrada para nadie. Yo diría que puede ser una novela muy apropiada tanto para seguidores habituales de literatura de género (ya sea novela negra, de misterio, fantástica o de ciencia ficción), como para lectores de narrativa contemporánea o incluso personas que habitualmente no leen demasiado. Si la comparo, por ejemplo, con Los hombres que no amaban a las mujeres, creo que The Shining Girls tiene todas las virtudes que hicieron del libro Stieg Larsson un auténtico fenómeno editorial pero ninguno de sus (muchos) defectos. Y, además, infinidad de estupendas características propias. Me parece que va a ser uno de los grandes libros del año a todos los niveles.

3. Tú también has leído Zoo City, de la misma autora. ¿Qué es lo que más te gusta de su estilo y en qué crees que ha cambiado —para bien o para mal— desde su anterior novela?

He notado una clara evolución en muchos aspectos. Principalmente, el estilo es más maduro y el ritmo está mucho mejor controlado. Podría decir que Zoo City era una novela que mostraba un gran potencial y que ese potencial se ha desarrollado casi por completo en The Shining Girls, una novela casi perfecta.

shiningUK4. ¿Cuáles te parecen que son los puntos fuertes (y débiles) de Lauren Beukes como autora?

Con sólo tres novelas (de las que nada más he leído dos, aunque le tengo muchas ganas a Moxyland) y algunos relatos publicados, es difícil responder a esta pregunta. Pero voy a arriesgarme diciendo que Beukes tiene un talento especial para varias cosas: Por un lado, crear una ambientación muy llamativa con unas pocas pinceladas; esto es cierto en The Shining Girls (hablábamos antes de como el elemento fantástico es leve pero impregna toda la novela) y aún más en Zoo City, en mi opinión. Por otro lado, sabe mezclar géneros dispares de una manera asombrosa. Y, finalmente, es capaz de crear personajes femeninos fuertes y con mucho carácter pero que, a la vez, se alejan de los estereotipos. En The Shining Girls no lo hace sólo con la protagonista principal sino con TODOS los personajes secundarios (y en apenas unas pocas páginas).

En cuanto a sus puntos débiles, fijándome sólo en Zoo City quizá podría decir que descuida un poco la trama en favor de otros elementos, pero es que en The Shining Girls no pasa eso ¡ni mucho menos!

5. ¿Qué te parece la estructura de la novela? ¿Podrías describirla y valorar su contribución a la calidad de la novela?

La estructura de la novela es, al mismo tiempo, simple y compleja. Simple porque es muy, muy sencillo seguir todos los sucesos a pesar de que pasan muchas cosas en distintos momentos temporales. Compleja porque todos los hilos se van entretejiendo hasta llegar al espectacular desenlace final. En este sentido, la narración es engañosamente sencilla. No es fácil llevar al lector a través de tantos saltos temporales, tantos personajes, tantas escenas diferentes y que no sólo no se pierda sino que cada vez esté más enganchado al libro. Beukes lo consigue con un éxito total y esto contribuye decisivamente a la calidad de la novela.

6. ¿Cuales son tus personajes preferidos? ¿Hay alguno que te haya gustado menos?

Esa es una pregunta muy difícil. Todos los personajes de The Shining Girls están perfectamente construidos, aunque algunos de ellos aparecen en un solo capítulo (o incluso menos). Quizá el que me ha convencido un poco menos es el periodista (¡¡¡no me acuerdo cómo se llama!!!) que ayuda a Kirby, la protagonista principal, que me parece un poco estereotipado. Pero es que el resto son casi perfectos: Kirby, Las Luminosas… y, por supuesto, y por encima de todos, Harper Curtis, un personaje por el que se siente a la vez repulsión, rechazo y hasta compasión.

7. ¿Qué es lo que más te ha gustado y lo que menos te ha gustado de la novela?

Me ha gustado todo: la prosa de Beukes, que por momentos es bellísima; la caracterización de los personajes, que es magistral; el final, que es brillante… Es una novela a la que es muy difícil sacarle un pero. Quizá en algunos momentos el ritmo es ligeramente lento, pero es un detalle muy, muy menor ante las muchas cualidades de este libro. Lo he dicho y lo repito: va a ser uno de los libros del año.

MurderWall

Lauren Beukes nos muestra como realizó el seguimiento de las diferentes líneas temporales de la novela en su famosa “murder wall”.

Tagged , , , ,

Interviewing Karen Lord for Literatura Fantastica RBA

ProgramacionliteraturafantasticaRBARecently, I reviewed Karen Lord‘s highly enjoyable novel Redemption in Indigo, a rural fantasy that successfully mixing a modern sensibility and a tradition arising from oral narrative. Next week the spanish edition of her The Best of All Possible Worlds will be published, a very interesting science fiction novel that will soon be reviewed here at the Ilium’s Library. It’s a very different novel from Redemption in Indigo, a science fiction story exploring issues such as the formation of social networks and the interaction between cultures in a universe filled with life and mistery. I have been given the opportunity of interviewing Karen Lord for the Literatura Fantastica RBA imprint’s blog, and I have thoroughly enjoyed it, so I’m really happy to share the english version of the interview with all the international readers here at this internet thingy.

You can find the spanish version of the interview at the Literatura Fantastica RBA blog. There, you will also find the first chapter of the Spanish edition of the novel .

Ladies and gentlement, behold… Karen Lord!

Karen Lord, photo, 2012Your novel has been published in a moment in which science fiction is increasingly paying attention to the work of writers with origins other than the United States and England. What are your views on this apparent trend to make of science fiction (and fantastic literature as a whole) a more internationally inclusive genre?

It benefits everyone. Readers in the US and the UK are not monocultural. Global literature and art is built from sharing, borrowing and blending the experiences of many. Science fiction is supposed to take us to the farthest reaches of the universe, to the end (and sometimes the beginning) of time. How authentic can all that invented diversity be if we can’t even acknowledge the diversity on our own planet?

On a related note, how does your Caribbean origin influence your novel, both in terms of content and of narrative approach?

I may be too close to my own work to answer that accurately, but I believe the style of my writing, and possibly even the structure of my novels, has been influenced by an oral tradition and also by that peculiar kind of British English that you unconsciously absorb from theology, politics and comedy. The Caribbean region is a place of many nations and peoples, and that too has enriched the content of my stories.

Redemption in Indigo was very well received both by readers and critics, and it is a very different book than The Best of Possible Worlds. What did you learn writing it and what new grounds did you set to explore with The Best of Possible Worlds?

untitledThe best thing I learned from Redemption in Indigo is that a complex narrative can be organic, that you can grow a story rather than plan a story, that pruning (editing) and grafting (rewriting) are key skills that make the final result so much more than a wild thing or a lifeless construct.

I used The Best of All Possible Worlds to experiment with a voice that was informal and occasionally unreliable rather than the voice of a trained storyteller who knows everything and withholds intentionally. Because the narrator doesn’t know, the reader doesn’t know or is forced to guess from other clues. I played with non-linear plots, connected mini-arcs, and most of all pacing – finding that balance between the highly dramatic and the reassuringly domestic, and sometimes purposely mixing the two in order to unsettle the reader.

This novel has been compared with the Ekumen books by Ursula K. Le Guin and it certainly seems to share several themes with them. Where do you see your science fiction in relation with the work of Le Guin or other science fiction writers more interested in the anthropological sciences than in the physical ones?

I am still in the process of understanding my work in the context of the genre, and I think that a critic or academic would answer this better than I could. Some believe that because the physical sciences are called ‘hard science’ that means the ‘soft sciences’ – anthropology, sociology, psychology – cannot produce hard SF. But, in my opinion, anthropological knowledge is what makes a created world, fantasy or science-based, feel real. I suspect that writers who like worldbuilding tend to write SF based on anthropology, whether or not they also include a physical science component. It’s just another kind of thought experiment, but with people and societies as the key variables.

The Best of Possible Worlds is delivered almost through a series of vignettes. This gives a feeling of a “fragmented” world, almost a fantasy land (it even has fairies!) in which races exist with almost no knowledge of each other. It certainly is an intriguing setting and I have the feeling (though I might be wrong) that you have just begun to tap its potential. Could you describe this world to our readers?

untitledCygnus Beta is a a frontier planet populated by refugees and pioneers. There are big urban centres with the latest in galactic tech and small rural settlements that preserve the old ways. Its peoples create and maintain community with a balance of assimilation, adaptation, preservation and participation.

But let me give a little background. I live on a small island, and I once thought that people who lived on continents with boundaries beyond the horizon were naturally immune to both the joys and sorrows of insularity. After I’d travelled around for a bit, I realised that whatever the size of the city, the country or the continent, there are some people who will create a village for themselves defined by boundaries of class, religion, ethnicity or any combination of factors, and they will stay in that village of a few thousand people. Some villages overlap geographically but the human networks rarely connect.

The Sadiri are like that. They travel throughout the galaxy, but they carry their village with them. They never really mix because they’re convinced of their superiority and self-sufficiency. It was interesting to take that kind of society and put it through a series of ‘what ifs’ by looking at the encounter between present-day Sadiri and the descendants of previous Sadiri migrants to Cygnus Beta. Few things challenge the identity as much as people who you expect to be like you, but aren’t. They meet people who look like pure Sadiri but prove to be genetically varied and lack telepathic abilities. They find others who have the mental abilities but frame it in a different morality. They find a group who share the same the genetic heritage but have completely discarded the cultural heritage. This kind of drift and variation is common in Cygnus Beta, but for the Sadiri it is a new experience.

Speaking of untapped potential: Is there any chance of you writing about Naraldi previous adventures? That would really be something to behold. Or more broadly: are you planning to revisit this universe?

I have thought about writing short stories based on Naraldi’s travels, but that might be a bit too much like Doctor Who meets Quantum Leap. Don’t worry, though – I’m working on the sequel to Best right now and we will definitely be exploring the galaxy.

I can’t help to think that the approach to love and the search for life partners depicted in the novel is somewhat cold. Granted, the Sadiri have an enormous “esprit de corps” and they are under extreme circumstances, but even for other Cygnian societies the search for partners seem to be… too checklist-based. Would you like to comment on that?

That’s a very good observation about the Sadiri. My reasoning is that the two elder species of humanity, Sadiri and Ntshune, use their superior brain power in two quite different areas. The Sadiri excel at law, mathematics, physics and philosophy, which can be solitary and theoretical pursuits. Even their work as judges and diplomats puts them in social situations where they are expected to stand a little apart from the rest of the crowd. Their social skills are rather basic, and that is why their family networks are so structured and planned, including the simplification of mate selection.

The Ntshune, on the other hand, are highly social. They understand complex, organic systems. They have complicated family networks and several variants of marriage and adoption. They can remember and recognise more names, faces and histories than any of the other human species. They are known for their expertise in sociology, anthropology and network AI. Their modes of mate selection would be quite different from the Sadiri approach.

El mejor de los mundos posiblesOne of the more intriguing issues in the setting of the novel is the relation between the four main races depicted, particularly regarding the standing of Earth (Terra) among the other races. Some hints are given that the Sadiri have visited Earth in the past and that some Earthlings may have abandoned Earth. In fact, even though references to art from Terra are plentiful, I’m not sure that the story is set in so far a future. I would very much like to know more of this, if it’s something you are willing to disclose.

 

I’d rather not reveal the time in which the book is set, at least not yet, but I will say that the evidence is contradictory because some Cygnians come from different times and parallel Earths. However, with respect to the rest of the galaxy, Terra is very much the junior sibling.

Recently, several writers have suggested that science fiction may be “exhausted”, that it has ceased to be socially relevant. Do you thing this is the case?

That’s a very broad statement. I might be able to make that criticism of some science fiction, but I have also seen works that are very relevant. Part of the problem is lack of agreement on the definition of science fiction. Some might argue that the works I find relevant are literary rather than SF.

Where do you see science fiction literature going in the coming years?

I don’t know, and that’s as it should be. You would have to be a dual-prophet, predicting not only how the literature will evolve, but also how science will develop.

Can you tell us what are your next literary projects?

I’ve already mentioned the sequel for The Best of All Possible Worlds. There is also a sequel to Redemption in Indigo and a handful of short stories, some related to Cygnus Beta.

Are there any words that you would like to address to your Spanish readers?

My apologies for naming my main character Delarua and not de la Rúa! Her heritage does include Spanish ancestry but that was generations ago and names change. Her family’s homestead is in Montserrat, which was inspired by Monserrate (Bogotá, Colombia) and Montserrat (the island in the West Indies).

Tagged , , ,

Interviewing Christopher Priest for Literatura Fantastica RBA

Recently, Francisco García Lorenzana, director of the Literatura Fantastica RBA imprint, interviewed Christopher Priest as a sort of appetizer before the publication, next week, of the spanish translation of his novel The Space Machine in the imprint, with the title La Máquina Espacial and a wonderful cover by Alejandro Colucci. It was a really interesting interview and García Lorenzana has been so kind as to allow me share with all of you the english version of the interview. I am really happy and I hope that all of you enjoy the interview as much as I did.

 You can find the spanish version of the interview at the Literatura Fantastica RBA blog. I also encourage you to read the introduction to the Spanish edition of the novel written by one of our main fantasists, Javier Negrete.

 I’m very happy to introduce… Cristopher Priest!

 

Cover-La-maquina-espacial

 

In 1976, Christopher Priest was a young author who had published three novels very well received by audiences and critics, and had just won the BSFA in 1974 with The Inverted World and suddenly dares with two of the most important works of the British literature, The Time Machine and The War of the Worlds, posing an unauthorized sequel linking both storylines, in a clear tribute to HG Wells. Viewed from 2013, was it a stroke of genius, a daring or a youthful folly?

I think it was more youthful folly than genius. I just had the idea that maybe the Martians had a point of view that Wells had not described, and that the only existing description of the invasion was Mr Wells’s book, which I treated as a journalistic account. But as I wrote the drafts I gained a real respect for Wells, and his skilful writing, so my book quickly became what I hoped would be recognized as homage to a great writer.

Which role plays The Space Machine in your literary career?

The three books that had preceded it were all in different ways serious novels, and I wanted to show that I could also write in a more light-hearted vein. For a long time, The Space Machine was my personal favourite amongst my novels, but as time went on and I wrote more books that did change. But I am still fond of it.

Why Wells and not another British author of his generation, or from the Golden Age of American science fiction, or Verne, to give some examples?

There is no one else to match Wells, in my opinion. He is not only an “early” writer of science fiction, he is still one of the best. The War of the Worlds and The Time Machine, in particular, do not look like period pieces. But as well as his SF, Wells was a major writer – social novels, political journalism, campaigning journalism, comedies, satires, etc. Anyway, from my point of view when I wrote The Space Machine, no one else had written those two classic novels, so it had to be Wells.

priestIn Literatura Fantastica we have just published an omnibus edition of four major novels by Wells, The Time Machine, The War of the Worlds, The Invisible Man and The Island of Doctor Moreau, do you think that his work is still relevant today? And if the answer is yes, do you think The Space Machine is still interesting and can bring something to the modern reader?

Yes, I would say those are the four “best” SF novels by Wells, although you could add First Men in the Moon and perhaps In the Days of the Comet, plus many of his short stories. All of Wells’s early work is still of great interest to modern readers. With his later books you have to be a bit more selective, because he wrote a huge number of novels and some of those are a bit, well, out of date. But Kipps, Tono-Bungay, Ann Veronica, Christina Alberta’s Father and The Croquet Player are still excellent books by any standard.

As for The Space Machine – I don’t know. I hope readers will enjoy the plot, the relationship between the two main characters, the amusing events, and the various small insights into what Wells was writing about. One of the main motives for writing it was that there have been many dramatic adaptations of The War of the Worlds (from Orson Welles’s radio play in 1939 onwards), some good, some not so good, but they all have one thing in common: they have invariably “up-dated” the story. But this has always seemed to me to miss the unique pleasure of the novel: the vastly superior military technology of the Martians was fought by ordinary soldiers using rifles, artillery hauled by horses, communications using heliography, and all the general materiel of the 19th Century. There was real charm in that … so in one sense The Space Machine was a sort of dramatic adaptation set in the correct period.

Besides borrowing from the two storylines, The Space Machine is a conscious exercise to reproduce the literary style of the Victorian era, was it hard to imbibe the Victorian spirit?

I tried to write The Space Machine as a modern novel, not as an imitation of a past form, but within that modern ethos I wanted to try to re-create the mood, the environment, the comparative innocence of a past time. It was largely a question of choosing the characters and how they would behave, and the locations they would move about in, and the technology they would use … the vocabulary and style of the novel followed quite naturally from that.

Our edition of The Time Machine has a foreword by Javier Negrete which highlights the eroticism that distils the relationship between the two protagonists. Obviously this is a perfectly gentlemanly Victorian erotica, far from the current boom, but deep down, could we speak of this book as a “romance” and a “scientific novel”?

Oh yes! The subtitle of the English-language editions of The Space Machine was “a scientific romance”. This was Wells’s own description of his work at the time. I saw my novel as including a romance between two characters which a modern reader would enjoy, even though the characters would be properly restrained by the customs and social pressures of their time.

If now you had the idea for a similar tribute to HG Wells, would you write the same novel or it would be completely different?

I wouldn’t write The Space Machine again, or anything like it. I try to make all my books noticeably different from each other, and I wouldn’t want to “go back” to that sort of novel. However, my new novel, called in English The Adjacent, has a definite Wellsian theme, and explicit references to the great man: H. G. Wells himself. But what happens in the book is for the time being a secret!

Now a look at the immediate future, what are your next projects? Are you writing right now? Is there any prospect of your works adapted to film or television?

The Adjacent will be published in the UK in June 2013. I’m at present working on the next novel, which will probably be called The Mariners.

 My novel from 1984, The Glamour, is about to be filmed in the UK, directed by Gerald McMorrow, who a few years ago made a film called Franklyn. This film disappeared almost as soon as it came out, but it is easily one of the very best SF films made in Britain in the last 20 years. It is an amazing film, and starred Eva Green, Ryan Philippe, Susannah York, and others. Check it out on DVD if you can! After I saw Franklyn I made contact with Gerald, we became friends, and he decided he wanted to make The Glamour. We are hoping it will go into production this summer. I also have a stage play based on The Prestige, which is planned to open in the West End of London just before Christmas this year. (It is also being staged as a musical in Russia, but that is likely to be two years in the future.)

One last question: you have been very critical of the selection of the shortlist for the 2012 Arthur C. Clarke Award, which are your ideas about science fiction and literature in the last years?

The Arthur C. Clarke Award suffered from incompetent judging last year. I don’t know what the judging panel were thinking, but for some reason they ignored most of the genuinely interesting or ambitious novels published in 2011, and chose one decent novel (The Testament of Jessie Lamb by Jane Rogers, which in the end was the rightful winner), a mediocre novel from China Miéville (Embassytown), and four others of the most unimaginative and familiar kinds of traditional SF. There were many other novels that were better or more stimulating or just more adventurous in their subjects, but the judges seemed unaware of them. As I consider the Clarke Award to be one of the best and most reliable literary awards, one which has supported good or ambitious writing many times in the past, I felt the 2012 judges had failed horribly and embarrassingly. I said so in print, and got into trouble for doing so. But in the end I think it focused people’s minds on what modern SF should be doing, and how writers should be encouraged to try new or difficult material.

As for this year: some of the same judges are still there, so we can only HOPE for the best, but we should fear a return of their tame and conservative values. (There are a couple of new judges this year, so maybe they will improve things. Let’s hope so.) As for me – I have spent the last 12 months researching my next novel, so have not read any of this year’s SF books, and therefore have no plans to say anything about whatever happens …

Tagged , , ,

Her Fingers, de Tamara Romero. Una novela New Weird

El New Weird, un subgénero polémico

El new weird es una corriente peculiar dentro de la literatura fantástica. Como todos los subgéneros (afortunadamente, en mi opinión), resulta casi imposible adjudicarle una definición estanca que permita clasificar clasificar, sin lugar a dudas, un relato determinado dentro de esa categoría. Tal y como yo lo entiendo, el concepto de género (añadidle los subs- que queráis) sirve para poco más que para agrupar un conjunto de inquietudes estéticas, temáticas o formales  que, de forma más o menos explícita, o incluso más o menos consciente por parte del autor, ayudan a interpretar una obra concreta en el contexto de otras con las que comparte ese algo a partir del cual se define la etiqueta. Estoy de acuerdo con China Miéville, uno de los autores insignia del new weird, cuando hablando del concepto de género afirma que “una etiqueta no es más que una herramienta, y solo es útil en la medida que hace posible el debate y facilita la comprensión”. Una adhesión acrítica de la propia obra a una serie de valores de este tipo es tanto más negativa cuanto más seriamente se la tome el escritor y a nadie ayuda tanto como a los encargados de las estanterías de las librerías o a sus algoritmos de recomendaciones. Eso quiere decir que el concepto de género/subgénero no está desprovisto de significado, pero una utilización dogmática de sus parámetros conlleva, entre otros, el peligro del estancamiento de la imaginación y el conservadurismo tan frecuente en la literatura fantástica más mainstream.

The Etched City

Al new weird (no me consta que exista una traducción consensuada de la etiqueta y rechazo con horror la traducción literal “nuevo extraño”. Antes me quedaría con el “nuevo chungo” propuesto solo medio en broma en los círculos tuiteros que frecuento) se le ha acusado, precisamente, de cierta indefinición de sus características y de atribuirse unas particularidades que ni ha inventado ni son exclusivas suyas. Incluso su origen, que según los defensores de la etiqueta se remonta a autores pulp como H.P. Lovecraft o Clark Ashton Smith como precursores y tuvo como padrino a Michael Moorcock con su revista New Worlds como plataforma a través de la cual se consolidaron sus valores estéticos, ha sido puesto en duda por sus detractores. En su momento, las dudas de M. John Harrison, un autor frecuentemente considerado New Weird, dieron pie a un gran debate:

“El New Weird. ¿Quién lo escribe? ¿Qué es? ¿Existe de verdad? ¿Es siquiera nuevo? ¿Es, como sugieren algunos, no solo un eslogan mejor que “La Nueva Ola” sino algo incalculablemente más divertido de escribir? ¿No sería mejor referirnos a él como Surtido Variado?”

M. John Harrison, 29 de abril de 2003

 Mientras que Tim Maughan lo descartaba de un contundente plumazo en un artículo reciente:

 “El único problema que tiene el Weird es que nadie sabe qué cojones es en realidad, aparte, tal vez, de un puñado de escritores y críticos que no quieren que sus colegas más literarios piensen que les gusta la ci-fi.”

-Tim Maughan, 12 de diciembre de 2012

 ¿Qué es el New Weird, entonces, para sus principales defensores? En la introducción a la antología The New Weird, coeditada por Jeff y Ann Vandermeer, se propone la siguiente definición:

 “Un tipo de ficción urbana, situada en un mundo secundaria, que subvierte los escenarios idealizados habituales en la fantasía tradicional, especialmente eligiendo modelos realistas y complejos basados en el mundo real como puntos de partida para la creación de escenarios que pueden combinar elementos característicos tanto de la ciencia ficción como de la fantasía”.

– The New Weird, Tachyon Publications, 2008

 Antes, Steph Swainston, autora de The Year of the War (El Año de Nuestra Guerra, Bibliopolis 2004), considerado uno de los textos centrales del New Weird, trató de responder a Harrison refiriéndose a este subgénero como un “avance maravilloso de la fantasía literaria”, al que describió com “vívido”, “inteligente”, “ecléctico”, “laico y con fuertes connotaciones políticas”. Más importante, afirmó que:

 “Su tema principal es el detalle. Los destalles brillan como joyas, son alucinatorios, descritos meticulosamente… son estos detalles… los que hacen que los mundos del New Weird se parezcan tanto a los nuestros, que sean tan reconocibles y estén tan bien descritos. Es visual, y cada escena está empaquetada con detalles barrocos”

Steph Swainston, 29 de abril de 2003

pseCiertamente, como definiciones son algo vagas pero si pienso en las pocas obras fundacionales del New Weird que he leído, como Perdido Street Station (La Estación de la Calle Perdido, La Factoría de Ideas 2000) de China Miéville, The Etched City (La Ciudad del Grabado, Bibliopolis 2003) de K.J. Bishop, o la ya mencionada antología The New Weird, me caben pocas dudas de que todas ellas comparten una estética barroca y unos valores comunes que se reflejan en varios niveles, tanto en los excesos del texto como en lo retorcido de sus personajes y en unos esfuerzos por distorsionar escenarios y situaciones que pueden llegar a desplazar la trama como elemento principal de la narración. Si algo une a los autores que declaran (y suelen ser activistas al respecto) su adhesión al New Weird es su gusto por lo grotesco, la provocación y su voluntad de demoler (quizás ignorar sea más adecuado) las barreras entre los géneros y provocar una reflexión o reacción política. Tal vez no sea nuevo; tal vez no sea más extraño que multitud de otras obras anteriores o paralelas; tal vez sea una etiqueta innecesaria (¿más que otras? ¿Más que ciberpunk? ¿Space opera? ¿¡Género Z!?) y que se atribuye con tanta pose como arrogancia unos méritos cuya invención no le corresponden. Es difícil, sin embargo, discutir que detrás del New Weird existe un movimiento real con una tradición suficientemente amplia como para reunir a su alrededor a una serie de autores de imaginación fértil que están produciendo, en respuesta al adocenamiento del género fantástico más comercial, un conjunto de obras a las que sería un error no prestar atención. Una de las últimas adiciones a este grupo es la barcelonesa Tamara Romero con su primera novela: Her Fingers.

Reseña de Her Fingers, de Tamara Romero

Her FingersCon sesenta páginas escasas, Her Fingers tensa al máximo los límites que le impone su brevedad al empaquetar densamente una cantidad de ideas que son un homenaje a la imaginación fértil de su autora. Esta riqueza imaginativa es a la vez la mayor virtud y el principal problema del texto, que solo gracias a su enfoque no lineal de la construcción del mundo, al ritmo de la narración y a su voluntad de crítica social evita ahogarse en la superficialidad. En las páginas repletas de metáforas de Her Fingers puede encontrarse una crítica a la lucha entre sexos, una descripción de la destrucción de la personalidad que pueden provocar las drogas, una denuncia del control del individuo por parte del estado y una advertencia del peligro de las etiquetas cuando se dan por sentado y llevan a renunciar al control de la propia vida. Aunque la extensión del libro impide que la historia profundice en todos los temas que apunta, tal vez excesivos en número, Romero consigue utilizar lo extraño como una cámara de resonancia que evoca situaciones propias de nuestro mundo y aumenta el calado del texto sin necesidad de entrar en detalles, como por ejemplo esos adolescentes de la novela que se injertan implantes biónicos como forma de rebelión contra sus padres que, a su vez, les pagan tatuajes en un intento inane de satisfacer sus ansias de transgresión. Aunque algunos de los pasajes de Her Fingers pueden ser leídos como una declaración de principios del propio New Weird o de amor hacia lo extraño por lo extraño, ningún elemento de la narración es gratuito y todos cumplen alguna función que sirve a una historia que sabe a pesadilla y acaba como un despertar arrebatador.

 Me gustaría leer un libro de Tamara Romero en el que pudiera dedicar más espacio a desarrollar sus ideas, sus premisas y sus personajes. Her Fingers funciona perfectamente porque su autora sabe convertir su brevedad en virtud y soluciona con atajos la justificación del mundo que ha construido. No tengo quejas sobre lo que el cuento incluye, pero me queda el anhelo de leer todo lo que deja fuera. Una curiosidad del libro es que Tamara Romero lo escribió en español y luego lo tradujo al inglés (una de las recomendaciones para escritores noveles, por cierto, de Pedro Román). A eso le atribuyo, quizás, la tendencia a repetir determinadas estructuras sintácticas (“I…“, “I…“, “I…“) que interfieren ligeramente con el flujo de la prosa, pero es un problema muy menor que puede estar más en el eye of the beholder que en el texto en si mismo.

 Una historia muy recomendable y una nueva autora de la que estar pendiente.

[Le agradezco a Tamara Romero su amabilidad al enviarme una copia de cortesía de su novela para reseñarla]
Tagged , , , ,